martes, 5 marzo, 2024
InicioEconomíaEmpresarios de Santa Fe rechazan el fallo sobre Vicentin y alertan que...

Empresarios de Santa Fe rechazan el fallo sobre Vicentin y alertan que la empresa queda al borde de la quiebra

El Consejo Regional Económico del Norte Santafesino cuestionó el accionar del juez Fabián Lorenzini, quien el viernes pasado rechazó la homologación del acuerdo de pago y abrió un proceso de “cramdown”.

20 de septiembre 2023, 11:49hs

Los empresarios santafesinos sostuvieron que la decisión judicial sobre el concurso de Vicentin es

Los empresarios santafesinos sostuvieron que la decisión judicial sobre el concurso de Vicentin es «realmente insólita» y pone al borde de la quiebra a la agroexportadora. (Foto: Juan José García)

El Consejo Regional Económico del Norte Santafesino (CORENOSA) criticó este miércoles la decisión del juez de Reconquista, Fabián Lorenzini, de rechazar la homologación del acuerdo de pago de Vicentin para abrir un proceso de “cramdown”, última instancia para poder evitar la quiebra de la cerealera.

“El viernes al mediodía, de manera inesperada e intempestiva, el juez Lorenzini sorprendió con una resolución del concurso Vicentin realmente insólita”, consideraron los empresarios nucleados en Corenosa, integrado por más de una docena de entidades productivas de la provincia.

Leé también: “No al cierre de Vicentin”: empleados de la empresa se manifestaron frente a los tribunales de Reconquista

En ese sentido, remarcaron que el magistrado rechazó las impugnaciones al acuerdo presentadas por 5 acreedores (cuatro del Estado y un privado, que representan el 13% del pasivo), pero también la homologación de la propuesta, pese a que fue aceptada por más de 1000 acreedores (63% de las cápitas y 73% del capital).

¿Querés recibir más información sobre el campo?

Suscribite acá“Como corolario, abre un proceso de cramdown, que además de alargar en más de un año el derecho de los acreedores a recuperar parcialmente sus créditos, coloca a la sociedad, y a las miles de familias que trabajan directa o indirectamente en Vicentin, peligrosamente cerca de una quiebra, que puede precipitarse por un montón de cuestiones”, alertaron los empresarios.

En ese sentido, argumentaron que, si no se inscriben interesados comprando el pliego y poniendo los US$100 mil, Vicentin “quiebra automáticamente”.

Comunicado de CORENOSA cuestionando al accionar del juez Fabián Lorenzini en el caso Vicentin.

Comunicado de CORENOSA cuestionando al accionar del juez Fabián Lorenzini en el caso Vicentin.

En ese sentido, alertaron: “Durante el año largo que dure este proceso, la sociedad tiene que vivir, habiendo probablemente perdido el apoyo de los interesados estratégicos: Vicentin quiebra cuando se agote su caja”.

Asimismo, recordaron que, durante la semana anterior, la agroexportaodra había presentado medidas cautelares, en distintos fueros judiciales, para detener los “injustos embates” de la Administración Federal de Ingresos Públicos y del Banco Central de la República Argentina (BCRA). Por eso, evaluaron que la cerealera también entrará en bancarrota si “no son rápidamente concedidas” estas peticiones judiciales.

Leé también: El Banco Nación evalúa presentar una oferta por Vicentin: “Queremos evitar el desguace”

“Los interesados estratégicos inyectaban en la compañía más de U$S800 millones pese a la sequía, a la situación política y los embates de todo tipo sufridos por el concurso de Vicentin. Si algo parecido no se consigue luego del año de tramitación, Vicentin quiebra”, señalaron en referencia a queda así en suspenso la venta planificada a Viterra, Bunge y ACA.

Siguiendo con los cuestionamientos a la actitud del magistrado, remarcaron que, ese mismo día, el juez negó un acuerdo de cobro de la deuda de Friar, que ayudaría a la “caja exigua” de Viventin, “obligándolo a recurrir a un proceso judicial de largo y dudoso resultado para el cobro de su deuda”.

“Frente a tantos riesgos, CORENOSA busca explicaciones que no se encuentran en la resolución judicial”, concluyó el comunicado de los empresarios santafesinos.

En qué consiste el proceso de “cramdown”

La agroexportadora, que adeuda unos US$1300 millones en total, había realizado una oferta de pago que había sido aceptada por varios acreedores, pero era cuestionada por el Banco Nación, entre otros.

En ese marco, Lorenzini rechazó días atrás la homologación del acuerdo, al considerar que no era satisfactorio de modo integral y abrió el proceso de “cramdown”.

Leé también: Provincia por provincia, cuáles son las principales exportaciones de las distintas regiones del país

Si bien la cerealera apelará el veredicto, esta etapa es la última oportunidad antes de la quiebra, en la cual otros interesados pueden presentar propuestas mejoradas de pago y planes de salvataje para la empresa.

En la explicación de su veredicto, el magistrado detalló que el período de concurrencia, también llamado “cramdown” por asociación con la legislación de bancarrotas de Estados Unidos, es opuesto al de exclusividad.

La agroexportadora, que adeuda unos US$1300 millones en total, había realizado una oferta de pago que había sido aceptada por varios acreedores, pero era cuestionada por el Banco Nación, entre otros.

La agroexportadora, que adeuda unos US$1300 millones en total, había realizado una oferta de pago que había sido aceptada por varios acreedores, pero era cuestionada por el Banco Nación, entre otros.

Es decir, que cualquiera puede presentarse, cumpliendo ciertas pautas, con la intención de lograr el acuerdo que el deudor o empresa en crisis no pudo conseguir.

Se trata generalmente de los mismos acreedores o de terceros inversores que pueden estar interesados en adquirir las acciones de la empresa en crisis y lograr así una transición o traspaso de dueños en el marco de este proceso, evitando la quiebra y liquidación y manteniendo la actividad empresaria.

“Se entiende como un mecanismo que intenta evitar la desaparición de una empresa como generadora de actividad y trabajo”, indicó Lorenzini.

Al respecto, también aclaró que antes la apertura del “período de concurrencia” significaba el desplazamiento definitivo del dueño o empresario original. Pero luego de la reforma que se introdujo en el año 2002, los dueños originales continúan en carrera y pueden competir abiertamente con cualquier otro interesado oferente.

Más Noticias