martes, 5 marzo, 2024
InicioSociedadOportunidad para crecer

Oportunidad para crecer

17 de septiembre de 2023 – 02:35

Entre el 20 y el 27 de agosto pasados, tres jóvenes amazonas participaron de una enriquecedora clínica y tres días de competencia en Estados Unidos, como parte del trabajo que realiza la escuela Dinastía Hípica y el Club Hípico de Catamarca. Julieta Andrada Frías (12), Martina D’Agostini (10) y Francesca Mosca Pedró (10) representaron a la provincia acompañadas por su entrenadora, Marlene Molins, en el prestigioso concurso del Wellington Equestrian Center de Miami, Florida.

Las jóvenes fueron invitadas por la escuela de equitación Lozada Show Stables y tuvieron cuatro días de una intensa clínica en Fort Lauderdale, donde tuvieron oportunidad de probar caballos y aprender nuevas experiencias.

En diálogo con Revista Express, las tres coincidieron en que lo mejor de la experiencia fueron los animales. “Los caballos eran lo más lindo. En la clínica fuimos probando varios caballos y el último día elegimos el caballo con el que mejor nos sentíamos para ir al concurso”, contaron. Probaron cuatro caballos cada una, excepto Francesca que montó dos. “Eran caballos más rápidos. Es distinta técnica, es otra monta, la rienda de acá es más corta. Además, las clases eran muy lindas, son distintos los montureros, nos enseñaban cómo limpiar, cómo ensillar. Algunas cosas que acá no se enseñan”, explicaron. “Nos gustaría repetir la experiencia pero montar otros caballos distintos”, valoró Julieta.

Al mismo tiempo, destacaron que en los tres días de competencia obtuvieron muy buenos resultados y quedaron “muy contentas”. Martina D’Agostini fue la ganadora de la prueba principal en la categoría de 70/80 centímetros, con 75 segundos, quedando como campeona; Julieta Andrada Frías clasificó en el cuarto lugar con 45 segundos sin puntos en contra en la misma categoría, mientras que Francesca Mosca Pedró también realizó una buena actuación, pero en la categoría 60/70 centímetros.

En el Wellington Equestrian Center, contaron, había varias categorías y ellas elegían en cuál competir. “Los dos primeros días en nuestras categorías había 20 participantes y en el último día había 40”, contó Julieta. “Hubo más gente los últimos días porque era fin de semana”, explicó Francesca.

Martina puso énfasis en el método de competencia, que es “muy diferente” a las que estaban acostumbradas. “En Wellington no se hace la premiación. Están los premios ahí, y el jurado te autoriza que vos lo saques. En cambio acá te dan el premio y vos das una vuelta galopando. Allá vos vas, saltás, te bajás y te vas. Después cuando termina nuestra prueba vas y le preguntás al jurado y agarrás la cucarda”, explicó. De los resultados finales se enteraron incluso en el aeropuerto.

En la competencia fueron las únicas representantes de Argentina, junto a otra amazona de La Rioja que viajó con la misma entrenadora. Allí se midieron con otras chicas de Europa y también de Estados Unidos.

“Había varias pistas donde se separaban e iban compitiendo, porque no todos iban a la misma pista. Igual, a diferencia de acá, la gente ahí salta y se va”, contó Julieta.

¿Cómo empezaron en el deporte?

Julieta Andrada Frías cuenta que practica equitación desde hace casi tres años. “A los 6 años empecé con volteo, que es como gimnasia arriba del caballo. Después dejé y retomé en una pretemporada en El Rodeo”, contó y recordó que empezó con una yegua y hoy monta a Quality Faith.

Martina D’Agostini cuenta que también empezó con volteo, pero después “empecé a galopar, trotar y saltar”.Hoy, a diario, monta a Lady Francesca, una yegua nueva en el Club Hípico.

Francesca Mosca Pedró también empezó hace tres años, primero con volteo y después en salto. “Mi yegua se llama Reina Mora, pero está preñada y monto un caballo que se llama Tokio”, explicó a RE.

Las tres coincidieron en que el salto “es lo más divertido, porque lo hacés con amigas y es lo que más nos gusta”.

La entrenadora, Marlene Molins, es de La Rioja y la escuela Dinastía Hípica está conectada al Club. “Casi todos los torneos son en La Rioja, pero esta es la primera vez que viajamos afuera a un torneo de este nivel”, contaron. Las tres ya participaron de otras competencias en San Juan, Córdoba y La Rioja, donde se hacen varios concursos al año. “En San Juan se hacen más o menos tres concursos al año: un campeonato, un aniversario y unconcurso. El más importante es El Cordillerano”, explicaron.

Un trabajo planificado

En la escuela entrenan unas 10 chicas divididas en grupos de nivel inicial, intermedio y avanzado.“Entrenamos los lunes, miércoles y viernes, pero también hay otra profesora que entrena martes, jueves y sábados con otros grupos”, explicaron.

Las tres van todos los días al Club a montar los caballos, bañarlos, cepillarlos y también compartir algunos almuerzos, darles “premios” a sus caballos y planificar los entrenamientos.

“Los lunes hacemos trabajo de piso. Los miércoles gimnasia, que es como un recorrido, pero es lo que lo muscula al caballo. Los viernes hacemos recorridos; y la semana siguiente repetimos lo mismo los lunes y miércoles, pero el viernes hacemos un recorrido un poco más largo. Cada recorrido dura menos de un minuto, pero sólo en las competencias se toma el tiempo”, explicaron.

Con apenas 10 y 12 años, las niñas ya adquirieron una prometedora experiencia en la disciplina y hablan con mucha pasión de este deporte que las entusiasma. El objetivo ahora es seguir creciendo.

Texto: Peze Soria

Fotos: Gentileza

Más Noticias