lunes, 26 febrero, 2024
InicioSociedadEl cuesta-arriba de ser oposición

El cuesta-arriba de ser oposición

domingo, 20 de agosto de 2023 02:49

Lejos de las voces que pronosticaban una virtual resurrección de Juntos por el Cambio en la provincia, la realidad volvió a golpear con crudeza. El sector sufrió el domingo 13 otra catástrofe electoral, como ya ocurriera en los años posteriores a la caída del exFrente Cívico y Social, allá por 2011. Por cierto, el hachazo más duro cayó sobre la otrora poderosa UCR, cabeza de la coalición y promotora de las principales precandidaturas que, si en octubre se confirman los resultados, podría disminuir considerablemente su poder de fuego. Ni hablar de los socios. El PRO logrará algunas bancas (Natalia Saseta, por ejemplo), como ya lo hizo otras veces, pura y exclusivamente por ser el gestor de los dineros que se consiguen en Buenos Aires para la campaña. De no ser por eso, su exposición electoral sería tan mustia como la de la Coalición Cívica que, con la precandidatura a gobernador del diputado Rubén Manzi, perdió prácticamente todo su capital. Sin embargo, es un error hablar de “muertos políticos” en una materia que nadie puede pronosticar el futuro. Quizá para los perdedores, por quimérico que parezca, haya una nueva oportunidad, pero la realidad indica que resulta problemático enfrentar con chances a un río bravío.

La ventaja oficialista

El oficialismo, que durante cuatro años aguantó a pie firme las críticas más acerbas, finalmente dobló en votos a posiciones que jamás acercaron propuestas para la gente y redujeron sus acciones a denostar y denostar. Si no fue la compra de un avión, que se necesitaba, fue la estafa de Bacchiani-Bulacios, el manejo supuestamente turbio de la minería o acusaciones que, todavía, no pudieron ser probadas por la Justicia del crimen de un funcionario (Juan Carlos Rojas). Para ellos (los precandidatos), nada hizo bien el gobierno de Jalil. Tampoco el de Gustavo Saadi en la Capital, que logró la victoria más contundente que se recuerde en todos los circuitos. Así las cosas, resulta muy difícil entusiasmar a la militancia, a lo que se suma actuar desde el llano, que es duro y demasiado cruel hasta con aquellos que persiguen nobles propósitos. De hecho, el peronismo sufrió en otros tiempos ser oposición y pagó con 20 años de aislamiento (1991-2011). El mismo fenómeno lo sufre hoy la UCR, que llegará a tener, en 2027, nada menos que 16 años fuera del poder. Y por si alguien tiene dudas del “cuesta arriba” que recorre la oposición, solamente recordemos que una sola vez en la historia de Catamarca perdió el oficialismo: fue en 2011, cuando Brizuela del Moral sucumbió ante la entonces emergente Lucía Corpacci, hoy senadora nacional. Un pequeño consuelo para los comandos radicales: el partido fue vapuleado por Milei en todo el país. Hasta un precandidato a vicepresidente, a su vez presidente de la UCR (el gobernador Gerardo Morales), no pudo resistir el ventarrón violeta. 

Los cargos de diputado nacional

Según lo afirman todos los consultores y analistas de la política local, la fórmula de gobernador y vice (Jalil-Dusso) y la intendencia de la Capital (Gustavo Saadi) están aseguradas para el peronismo. El escrutinio definitivo marcó que Jalil aventaja a Flavio Fama 103.210 a 51.367 votos. Si estos números se parecen a los de la categoría diputado nacional, no sería extraño que Unidos por la Patria se quede con las dos bancas en juego y consagre a Sebastián Nóblega y Fernanda Avila, dejando en el camino a Luis Lobo Vergara, el postulante del radicalismo. Esta situación, un tanto inédita -lo normal sería que cada fuerza se lleve una banca-, solamente se produjo en 2011 cuando el Frente para la Victoria triplicó a Cambiemos (120.019 a 39.839) y convirtió en diputados nacionales a Manuel Isauro Molina y Marcia Ortiz Correa a expensas de la eliminación de Gustavo “El Gallo” Jalile.

El fenómeno Milei

Catamarca fue uno de los pocos distritos donde la Libertad Avanza no ganó, pero convengamos que sin fiscales, sin movilidad y, prácticamente, sin boletas tuvo una actuación excepcional. ¿Quién podía pensar antes que José Jalil Colomé, que no hizo campaña y vivió en las últimas décadas allende nuestras fronteras, podía alzarse con 28.672 votos en la categoría gobernador? Pero más allá de este candidato -primo hermano del actual mandatario-, los números de los “libertarios” podrían determinar que coloque tres diputados provinciales -Fernando Baigorrí, Verónica Vallejos y Carlos Brizuela- y hasta tenga una remota posibilidad de alcanzar una diputación nacional con Horacio Almada, de la Libertad Avanza. También el candidato a intendente, el expolicía Javier Varela, podría acercar el bochín”. Por lo pronto anotemos que, individualmente, sacó más votos que Francisco Monti y Alfredo Marchioli, los propuestos por JxC. Cuidado con lo que decimos: si con organización cero y sin que Milei haya pisado suelo catamarqueño se consiguió acercarse peligrosamente a las cifras de Juntos por el Cambio, no queremos imaginar lo que puede ocurrir con una base organizativa.

Javier Galán y “Grillo” Avila

El empresario de la construcción -dueño del corralón “San Javier”- estuvo a punto de ser presidente de Villa Cubas y por la oposición interna resolvió dar un paso al costado. Al poco tiempo, anunció que sería el candidato de Milei en Catamarca, cuando Milei no era más que una amenaza. Entró en disputa con el volátil dirigente paclinense “Chichi” Jalil y volvió a hacerse a un lado.

Hoy, seguramente, deberá estar lamentándose de esta decisión ya que tenía el perfil casi perfecto para acompañar a Milei. A otro que le pasó algo parecido fue al diputado Hugo Daniel “El Grillo” Avila. El hombre habría sido tentado por los “libertarios”, pero tomó la opción de ser precandidato a vicegobernador de Flavio Fama, quien hizo una elección bastante pobre. Con la actividad militante de Avila, no dudamos que si no equivocaba el camino, hoy podría estar disputando el poder. Por si no alcanzara esta explicación, bueno es señalar que para lograr la diputación logró más de 10.000 votos, cifra que en algunos casos superó individualmente el haber de varios radicales.

La nueva Cámara de Diputados

Siempre barajando la hipótesis que se mantengan los resultados o cambien mínimamente, la composición de la Cámara de Diputados puede generar alguna sorpresa. Es que el peronismo, con 23 soldados, tiene quórum propio y podría sumar alguno o aliados que provengan de una fuerza distinta al radicalismo. Con ello no sería impensado llegar a los 27 diputados, lo que significa tener los dos tercios del cuerpo, lo que no es poco. Con ese número se pueden hacer varias cosas, entre otras dictar la necesidad de reformar la Constitución provincial, a la que se opone desde hace años el radicalismo lugareño.

Larreta, el gran derrotado

Si se muestra con claridad los números de la primaria a nivel país, claramente se llega a la conclusión que hubo un gran mariscal de la derrota. Nos referimos a Horacio Rodríguez Larreta, el Jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires. No solo cayó ante su antagonista de la interna, Patricia Bullrich, que lo superó por dos millones y medio de votos, sino que quedó a tres millones de Javier Milei. Apenas consiguió el 11% de los sufragios y hasta perdió en su propio distrito, CABA. Por cuerda aparte, y ya desde lo estrictamente político, fue humillado por Mauricio Macri, su antiguo jefe político que apoyó a Bullrich y, en menor medida, a Milei. En síntesis, el domingo 13 fue un “día negro” para Horacio que, desde hace más de dos años, vino preparándose para ser Jefe de Estado. El atenuante que le queda es que sus socios radicales, comenzando por el precandidato a vicepresidente (Gerardo Morales), no lo ayudaron en nada. Es más. Fueron una mochila para sus caras aspiraciones.

La atención en OSEP

Claro que no todas son color de rosa para el peronismo. Antes y después de las PASO recibimos en El Esquiú una serie de quejas sobre la atención que brinda OSEP. Varios de sus afiliados, a través de audios o escritos perfectamente documentados, se quejaron de los descuentos, de permitir que los médicos cobren plus -su implementación está totalmente naturalizada, cuando se trata de un ilícito- o de la limpieza de los baños de la institución, considerados por la mayoría como un verdadero desastre.

El Esquiú.com

Más Noticias