sábado, 13 julio, 2024
InicioSociedadBuen pibe, entrador, simpático. Quién era el jardinero asesinado de un tiro...

Buen pibe, entrador, simpático. Quién era el jardinero asesinado de un tiro en la vereda durante una persecución policial

Roberto Mario Iannizzotto era un enamorado del fútbol. Nunca dejaba de mostrar su pasión por Boca y por Estudiantes de Caseros. Exhibía su simpatía permanentemente. Querido en el barrio, conocido en la Municipalidad de Tres de Febrero. Gran padre de un adolescente de 16 años. Un hombre joven, de 38 años, con sueños y proyectos de progreso que se quebraron de forma absurda, producto de la inseguridad que desangra al conurbano. Esta mañana, muy temprano, cuando el calor todavía no apretaba, Mario cortaba el pasto de los canteros de las veredas, tarea para la que contaba con autorización oficial. No lo sabía, pero el destino lo puso en el lugar y el momento equivocados.

Había dejado la bordeadora en el piso y estiraba la espalda para descontracturar sus lumbares cuando vio pasar, a toda velocidad, una Toyota Hilux blanca e, inmediatamente detrás, un móvil del Comando de Patrullas. A las 7.46 con 42 segundos, según los registros de una cámara de seguridad que grabó el suceso, Iannizzotto cayó al piso. Una bala lo había alcanzado en el abdomen. Por la posición, se deduce que el disparo provino de la camioneta que un grupo de delincuentes acababa de robar en Villa Bosch, quizás, un tiro que buscaba ahuyentar a los policías que les pisaban los talones en la persecución. Un ayudante corrió para asistirlo a Mario, a quien la vida se le escapaba. La tragedia estaba consumada. La inseguridad en el conurbano sumaba, así, una nueva víctima a su lista sangrienta.

María Laura, compañera de trabajo de Iannizzotto durante varios años, relató a LA NACION que ambos se conocieron trabajando en la Municipalidad de Tres de Febrero en 2012, en tareas de vigilancia, y mantuvieron contacto continuo.

“Fuimos compañeros de trabajo por muchos años. Él era una gran persona, buen compañero, buen padre, hincha de Boca y del ‘Pincha’ de Caseros. Tenía un hijo de 16 años. Era un buen pibe, muy entrador y simpático. Nunca dejamos de hablar. La semana pasada hablamos y me contó que tenía mucho trabajo y que estaba contento porque se había hecho su clientela”, señaló María.

Matan de un tiro a un jardinero mientras cortaba el césped y quedó en medio de una persecución

«La semana pasada hablamos y me contó que tenía mucho trabajo y que estaba contento porque se había hecho su clientela»

María Laura, ex compañera de trabajo del jardinero asesinado.

En las redes sociales, por estas horas, se multiplican los mensajes de despedida y los pedidos de justicia. “Triste noticia, qué dolor. Mi gran compañero y amigo Mario Iannizzotto, justicia por su vida”, comentó una usuaria de Facebook. En un grupo, de esa misma red, denominado “Partido 3 de Febrero – Denuncias de Vecinos”, Liliana Villalba publicó una placa con el texto: “Vecinos, pidamos justicia por nuestro vecino Mario Iannizzotto. Un vecino ejemplar. ¡Nos cortaba el pasto a todos! Que en paz descanse”. Ante esta publicación, varios vecinos se unieron al llamado, expresando su conmoción y solicitando no solo justicia por Mario, sino también un aumento en la seguridad de la zona para prevenir futuros incidentes.

Era un hombre servicial, un buen vecino. Hablaba con todos, por ese motivo lo contrataban todos por la poda de pastos y árboles. La verdad es que estamos muy tristes con esta noticia”, comentó Villalba a LA NACION.

Roberto Mario Iannizzotto, jardinero asesinado en medio de una persecución

Según fuentes judiciales y policiales, el robo de la camioneta dio origen a una persecución que fue captada por cámaras de seguridad. Iannizzotto, que se encontraba frente a una vivienda en la calle Guaminí y General Hornos, fue impactado por una bala en la zona abdominal. A pesar de ser trasladado al Hospital Carrillo, su muerte fue confirmada al llegar.

El video de seguridad muestra a la camioneta perseguida por un patrullero, y a Iannizzotto que se desploma tras recibir el disparo. Los delincuentes, finalmente, abandonaron la camioneta robada después de chocar contra otro móvil policial y continuaron su fuga a pie.

El fiscal Ernesto Farber, a cargo de la causa, inició una investigación para identificar y detener a los responsables, incluyendo peritajes balísticas para determinar el origen de los disparos. Se secuestraron una pistola calibre .22, vainas servidas de 9 milímetros y una munición intacta dentro de la camioneta de los asaltantes, además de dos pistolas Bersa Thunder 9 milímetros de los efectivos policiales, que también serán analizadas.

Conocé The Trust Project

Más Noticias