sábado, 13 julio, 2024
InicioEconomíaLa jefa del FMI dijo que no se negocia un nuevo programa...

La jefa del FMI dijo que no se negocia un nuevo programa con Argentina y aprobó la decisión de retirar el paquete fiscal de la Ley Ómnibus

La directora ejecutiva del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, dijo que el organismo no está negociando otro plan con Argentina, más allá del que está en curso: «En este punto no estamos discutiendo un nuevo programa», dijo ante la posibilidad de renegociar un acuerdo diferente que se ajuste más a los compromisos que plantea el nuevo gobierno de Javier Milei.

La funcionaria habló con la prensa un día después de que el miércoles el directorio ejecutivo diera luz verde al desembolso de US$ 4.700 millones correspondientes a la séptima revisión del acuerdo, con fuertes elogios para las políticas “ambiciosas” del libertario.

En diálogo con agencias de noticias en Washington, Georgieva fue consultada sobre la posibilidad de reemplazar el programa en curso –que fue acordado durante el gobierno de Alberto Fernández— con otro nuevo que esté más acorde a la visión de la economía del nuevo presidente, mucho más favorable a un duro ajuste fiscal, incluso con mayor intensidad de lo que esperaba el Fondo.

Georgieva negó que “en este punto” estén discutiendo ese tema, “En mi opinión, el Gobierno argentino decidió correctamente retomar el programa existente«, dijo. Y añadió que «dada la ambición que mostraron cuando discutimos la séptima revisión parecía la revisión número uno, porque hay un enfoque drásticamente diferente», dijo en referencia al giro abrupto que tomó la relación con el Fondo desde que asumió respecto de la gestión anterior.

El gobierno de Fernández venía incumpliendo metas, pero el programa se “descarriló” definitivamente, dijo el organismo, con graves distorsiones macroeconómicas los últimos meses del año pasado, cuando el ministro y candidato Sergio Massa lanzó el “Plan Platita” que hizo explotar todos los objetivos.

Cuando Milei llegó al gobierno se puso a negociar rápidamente el programa caído con nuevos y más ambiciosos objetivos que implican un fuerte ajuste: un superávit fiscal primario del 2% del PBI y US$ 10.000 millones de reservas a fin de año. El acuerdo maltrecho resucitó y así se aprobó la última revisión.

La idea de un nuevo programa que reemplace al actual circula en Washington, pero por ahora el Fondo no ha movido las piezas en ese sentido. Más bien prefiere esperar a que el actual finalice a fin de año.

De hecho, dio un paso claro en ese sentido al extender el miércoles el plazo de la última y décima revisión (que estaba pactada para septiembre) hasta el 31 de diciembre de este año, una movida que se entendió que era para dar más tiempo a la gestión de Milei bajo este programa para que pueda implementar sus reformas.

El programa que está en curso ya fue aprobado en su momento por el Congreso y ahora que se “encarriló” con metas más restrictivas y con promesas de cambios drásticos en subsidios a la energía, simplificación cambiaria, impuestos como el IVA, pensiones, leyes laborales y levantamiento del cepo, entre otras, el Fondo está más cómodo y en modo “wait and see”: esperar y ver que las reformas puedan implementarse con consenso. Están cansados de promesas incumplidas.

Un nuevo programa necesitaría pasar otra vez por el Congreso, con todo el debate y la tensión que eso implica, y se entiende que los legisladores este año estarán ocupados en menesteres más urgentes. No significa que quizás en las negociaciones del actual programa no se esté hablando del futuro.

Qué opina Kristalina de Javier Milei

En el Fondo confían en las buenas intenciones de Milei y Georgieva no ahorró elogios. «Respaldamos totalmente la decisión de abordar los problemas (inflación, pobreza) con más ambición que la que hemos visto en años anteriores y decirle la verdad a la gente», declaró. «Lo que puedo decirles es que hasta ahora hemos visto un buen equipo» y «un presidente muy pragmático, no limitado ideológicamente» sino que busca «maneras de que el país pueda salir de esta dificultad», añadió.

Incluso Georgieva se refirió a la decisión la semana pasada de retirar el controvertido capítulo fiscal de la ley Omnibus con el que pensaba garantizar el déficit cero y que la oposición rechazaba: «Fue una decisión pragmática, te mueves hacia donde tienes más consenso», afirmó la funcionaria, que asegura que el FMI ha analizado sus consecuencias sobre los objetivos fijados y están «satisfechos de que existe un plan de contingencia». El ministro Luis Caputo ha dicho que las metas se mantienen, aunque el paquete fiscal no sea aprobado.

«Lo que está muy claro es que superar este año tan difícil requerirá más planificación para contingencias y más agilidad y adaptabilidad», recalcó. «Existen riesgos», advierte, porque «superar una gran transformación, el cambio Big Bang, nunca es fácil».

Más Noticias