viernes, 19 julio, 2024
InicioTecnoLa era de las modelos creadas por Inteligencia Artificial: éxito, controversia y...

La era de las modelos creadas por Inteligencia Artificial: éxito, controversia y desafíos

En un día típico, pueden comenzar en una sesión de fotos en Nueva York, triunfar en la pasarela de Milán al mediodía, y sincerarse con sus fans en un directo de TikTok desde su apartamento en Barcelona por la tarde. Estas modelos no se cansan, no enferman, no se quejan. Poseen el don de la ubicuidad, siempre impecables y encantadas de interactuar con millones de seguidores. Tienen tiempo para todos, siempre y cuando estés dispuesto a pagar en privado. Su apariencia es perfecta, atractiva, siempre cumplen con las expectativas y despliegan un esfuerzo incansable para generar deseo. Pueden tener clones y trabajar sin descanso. Además, son referentes para sus seguidoras, quienes idealizan una perfección que, en realidad, no existe. Este negocio suculento y controvertido ha dado paso a una nueva generación de modelos generadas por inteligencia artificial (IA), que se presentan como modelos e influencers de IA.

A pesar de ser creadas por algoritmos, la admiración y el deseo que generan son reales, y en eso radica su éxito. «Existe una contradicción entre el sentido común y el deseo», reflexiona Francesc Núñez, experto en sociología y comunicación de la UOC. «Es igual que sepas que son falsas; las modelos tienen capacidad para generar emociones y las emociones son reales«, añade.

La sorprendente popularidad de estas nuevas modelos de IA es también una realidad innegable, con un alto nivel de aceptación, especialmente entre los jóvenes.

«Siempre ha existido, sobre todo entre el público juvenil, la necesidad de admirar a unos ídolos. Y con la explosión de las redes sociales y los influencers se intensifica. Es un modelo de perfección al que seguir e imitar», explica Enrique San Juan, director de Community Internet y experto en IA, marketing digital y redes sociales.

Modelos creadas por IA: los casos más populares

Varias de estas modelos, mayoritariamente mujeres jóvenes y atractivas, han logrado convertirse rápidamente en influencers de éxito, siendo la imagen publicitaria de marcas importantes. Es el caso de Aitana, una joven barcelonesa de veinticinco años aficionada a los videojuegos y al fitness, creada por la agencia de publicidad catalana The Clueless, que ya cuenta con 274.000 seguidores en Instagram.

Esta agencia surgió como respuesta a las dificultades económicas de muchos clientes que no podían costear las campañas con modelos reales. «Quiero tener a Monica Bellucci pero no puedo pagarla. Ahora puedes tener la modelo que quieras y solo tienes que preocuparte del color de sus ojos», explica Rubén Cruz, uno de los socios fundadores de la agencia de Aitanam según publicó La Vanguardia.

Aitana, una joven barcelonesa de veinticinco años aficionada a los videojuegos y al fitness, creada por la agencia de publicidad catalana The Clueless, que ya cuenta con 274.000 seguidores en Instagram.

Aitana, la influencer creada mediante IA por la agencia de publicidad The Clueless, cuenta con 274.000 seguidores en Instagram

El fenómeno de las modelos de IA está generando un debate en sus primeras etapas en diversos aspectos: ética, educación y psicología. «Si comparas estas modelos con la realidad, la realidad será siempre decepcionante«, sostiene Núñez (UOC). ¿Se está generando más presión y frustración para los jóvenes al idealizar estándares inalcanzables?

«Hasta ahora, fuera una actriz o una influencer, el faro y el espejo eran personas reales», señala San Juan. «Con la inteligencia artificial pasamos a otro universo psicológico: engaña al cerebro, que lo percibe como real. Es un patrón perfecto que no es ni una persona ni un personaje», agrega.

Modelos creadas por IA: resultados prometedores

Las modelos de IA responden a arquetipos cuidadosamente diseñados, conectando con diferentes públicos segmentados basados en estereotipos. «Hemos analizado qué influencers españolas estaban en auge. Aitana se parece a estas chicas. Nos critican porque cumplimos cánones estéticos que son ideales; queremos parecernos a la competencia», explica Cruz.

Con el éxito inicial, las marcas están explorando la publicidad con modelos de IA, y los resultados son prometedores. Sin embargo, el futuro de este fenómeno es incierto, como ocurre con la mayoría de los campos en los que la inteligencia artificial irrumpe.

Como suele ocurrir con la IA, la controversia también ha llegado a las redes sociales, su ecosistema natural de crecimiento. Aitana, por ejemplo, generó dudas entre sus seguidores sobre su autenticidad. «La gente quiere realidad, alguien que querrías ver por la calle pero nunca verás», explica Cruz (The Clueless). Aunque en la descripción de su perfil se especifica que ha sido generada por IA, el juego del despiste continúa.

El debate ético sobre estas modelos de IA no se limita a la apariencia, sino también a la herencia de estereotipos de belleza y éxito. «Cada vez será más difícil distinguir la ficción de las imágenes reales; los algoritmos siguen aprendiendo», advierte Roger Guimerà (URV), informático especialista referente en IA. «Las tecnologías no son neutras, debemos tener este debate. Y es importante que estén bajo control democrático, ahora están en manos de empresas y existe un potencial de hacer daño a muchos niveles», alerta.

El boom de estos personajes suscita nuevos debates: ¿Se está generando más presión y frustración para los jóvenes al idealizar estándares inalcanzables?

El boom de estos personajes suscita nuevos debates: ¿se está generando más presión y frustración para los jóvenes al idealizar estándares inalcanzables?

Las modelos de IA, como Aitana, son un producto de marketing que plantea interrogantes sobre el impacto futuro en la industria de la moda y la publicidad. El debate ético y los desafíos que presentan estas figuras generadas por inteligencia artificial seguirán evolucionando a medida que la tecnología avance y se integre aún más en nuestras vidas. La línea entre la realidad y la ficción se desdibuja, planteando preguntas fundamentales sobre la autenticidad y los estándares de belleza que se perpetúan en esta nueva era de la moda digital.

Más Noticias