lunes, 15 julio, 2024
InicioSociedadSolo por las dietas?

Solo por las dietas?

18 de enero de 2024 – 01:30

La irrupción de los libertarios en la escena política catamarqueña no ha tenido como correlato una participación significativa en la discusión pública.

Los cinco diputados elegidos por esa fuerza, sin dudas beneficiados por la tracción de la candidatura de Javier Milei, se han limitado a prestar juramento y aposentarse en sus bancas, sin que hasta ahora hayan hecho el menor movimiento para afianzarse como alternativa opositora.

Las polémicas medidas que pretende implementar Milei y sus controversiales conductas son caldo de cultivo de un debate intenso, pero la voz de los libertarios catamarqueños brilla por su ausencia.

Y no es que les hayan faltado asuntos para fijar posición.

Está, para no ir demasiado lejos, la brutal caída de los ingresos de la coparticipación federal a raíz de los cambios instrumentados durante la campaña electoral en el régimen del impuesto a las Ganancias. Es cierto que Milei los votó junto al Frente de Todos, coherente con su postura ideológica teórica contraria a los tributos, pero el caso es que la merma obedece a una táctica proselitista de Sergio Massa que los gobernadores del peronismo respaldaron pese a las obvias consecuencias que tendría sobre las finanzas de sus provincias.

La reposición de la escala de Ganancias derogada por razones electorales o la compensación de las pérdidas a través de la coparticipación de otros impuestos forma parte central de la discusión por las relaciones entre el Gobierno nacional y las provincias en este momento.

Al parecer, los libertarios de Catamarca no tienen nada que decir al respecto.

Tampoco han manifestado interés por el conflicto que se desató entre la litífera china Zijin-Liex, sus empleados y el municipio de Fiambalá a raíz de despidos aparentemente injustificados ejecutados por la firma y la intención de las nuevas autoridades municipales de endurecer los controles sobre la actividad minera.

Por supuesto, los seguidores de Milei son muy dueños de mantenerse al margen de la actividad política, pero esta prescindente conducta contrasta con la de otros actores que buscan adaptarse al incierto ecosistema político que empieza a conformarse en torno a Milei, sea buscando puntos de contacto con él o enfrentándolo abiertamente.

Los feroces mandobles que desde sectores del oficialismo se descargan sobre al proyecto libertario cabalgan sin réplicas de importancia.

El peronismo local afronta una encrucijada compleja, por los riesgos que supone a su estabilidad malquistarse con la Casa Rosada.

No obstante, agrupaciones oficialistas se han pronunciado de modo tajante en contra de Milei, sin que ningún autoproclamado libertario local les saliera al cruce, ni siquiera para dar señales de existencia.

Acaso los libertarios vernáculos esperen que les asignen los puestos en las delegaciones de los organismos nacionales para activarse. Sería una actitud especulativa típica de la “casta” que tanto denostaron en campaña, pero la abrupta desaparición tras haber protagonizado un fenómeno como el de desplazar al tercer puesto en el orden provincial a quienes hasta su legado venían ocupando el lugar de principal oposición no deja demasiadas alternativas.

¿La pelea electoral colgados de Milei fue tan solo oportunismo para cobrar las dietas de diputados y los sabrosos emolumentos de ANSES, PAMI, etc.?

Si así fuera, y hasta el momento no ofrecen indicios de otra cosa, sería una defección del rol opositor, que el electorado les asignó en octubre por encima de Juntos por el Cambio, cuyos dirigentes, de modo ostensible, empiezan a probarse la peluca.

Más Noticias

Artículo anterior
Artículo siguiente