sábado, 18 mayo, 2024
InicioDeportesEl juego de las diferencias que divide a los ATP de Córdoba...

El juego de las diferencias que divide a los ATP de Córdoba y Buenos Aires

En sólo cuatro semanas el circuito masculino desembarcará en Argentina con los torneos de Córdoba y Buenos Aires. Se trata de sendos ATP 250 pero, aunque la categoría de ambos sea la misma, está claro que hay diferencias entre lo que ofrecerá cada uno de ellos. La distancia más amplia y visible se da en los protagonistas: allá por diciembre el torneo porteño oficializó los nombres de Carlos Alcaraz, Cameron Norrie, Arthur Fils y Stan Wawrinka. Ellos, junto a los mejores tenistas argentinos liderados por Francisco Cerúndolo, son un atractivo difícil de ignorar. Del otro lado Córdoba anunció el martes el cierre de su lista de jugadores y, más allá de que estarán los mejores locales, el austríaco Sebastian Ofner, 27 años, 37° del mundo y semifinalista la semana pasada en Hong Kong, será el extranjero de mejor ranking. La grieta es notoria.

¿Cuál es la razón principal? El peor enemigo de Córdoba es la fecha. Si bien el torneo se juega apenas una semana antes que Buenos Aires, esos siete días son clave. Un ejemplo: quien sea protagonista en Australia, de no mediar sorpresas llegará a la segunda semana del torneo. Después habrá Copa Davis y, de inmediato, el desembarco cordobés. No hay tiempo de recuperación bajo ningún punto de vista.

Más allá del apoyo provincial y municipal -el riocuartense Agustín Calleri, titular de la Asociación Argentina de Tenis, es, además, el presidente de la poderosa Agencia Córdoba Deportes-, el dinero para seducir de una manera más potente a alguna figura del circuito no sobra en el ATP cordobés cuyos dueños son Octagon y Torneos. Ese dinero, en cambio, sí apareció en las arcas de Tennium, la dueña de la cita porteña, y por eso hubo garantías para repartir entre cinco de los mejores jugadores del cuadro.

A pesar de todo, las expectativas en Córdoba son buenas mientras se arma el predio sobre el asfalto caliente del Polo Deportivo Kempes. Sus organizadores, con el director Mariano Ink a la cabeza, están entusiasmados con el ritmo de la venta de las entradas y no dejan de agradecer la presencia de los jugadores argentinos sabiendo que hay variables muy difíciles de manejar. Saben también que la de 2024 será apenas la sexta edición de un torneo que aparece como un hermano menor pero que pretende alcanzar la mayoría de edad bien rápido. Le vendrá bárbaro llegar a ese momento.

Más Noticias