lunes, 20 mayo, 2024
InicioSociedadJaimito, el apóstol de Sierra Chica que lleva casi 35 años preso...

Jaimito, el apóstol de Sierra Chica que lleva casi 35 años preso y pide que le abran las puertas

«Cuando caí detenido, en el país había 33 millones de habitantes«. Jaime Pérez Sosa (54) dice esto mientras se filma con un teléfono celular en su celda de la Unidad Penal N° 5 de General Roca, en Río Negro. Para que quede claro: en el tiempo que medió entre su captura, en enero de 1989, y su realidad de «preso récord», nacieron 13 millones de argentinos.

En total, «Jaimito»– como le dicen todos- lleva casi 35 años ininterrumpidos tras las rejas. Como se le unificaron tres condenas (una de ellas a prisión perpetua) y se benefició por el 2×1, su cómputo da la asombrosa cifra de 43 años y dos meses. Forma parte del grupo de presos, como Carlos Robledo Puch, que más años lleva encerrado.

Al igual que «El Ángel de la Muerte», Pérez Sosa quiere salir en libertad. Pero, a diferencia de Robledo Puch, «Jaimito» acaba de lograr un espaldarazo a su favor de parte de la Sala 2 de la Cámara de Casación Penal de Capital.

Un fallo firmado el 7 de noviembre por los camaristas Eugenio Sarrabayrouse y Horacio Díaz -al que tuvo acceso Clarín– colocó al «apóstol» en una posición inmejorable para conseguir la libertad condicional. Esta ahora deberá ser analizada por el juez de Ejecución Penal N° 4, el cual la había rechazado en junio de 2020.

«Estoy esperando muy ansioso que se me abran las puertas«, dice Perez Sosa mientras se filma con un celular que no debería estar en su poder pero es moneda corriente en cualquier cárcel.

El video -que le costó una sanción impuesta por el Servicio Penitenciario Federal– fue grabado hace nueve meses y puede verse en el imperdible canal de YouTube de Ariel «El Gitano» Acuña, famoso asaltante de bancos y blindados.

«Los 12 Apóstoles» que lideraron el motín en Sierra Chica.Allí, Pérez Sosa valora a su colega, advierte que «un compañero no se traiciona y no se vende» y completa: «A todos los giles y a todos los peluditos que salen hablando giladas, que te quieren ensuciar, o que nos quieren embarrar la cancha, me gustaría cruzarlos en la vida, a ver si son tan machitos«.

«Y si no los puedo cruzar en la vida, también me gustaría cruzarlos en la muerte, en algún lado me gustaría cruzarlos y tenerlos frente a frente, a ver si son tan perritos«, cierra.

Como uno de «Los 12 Apóstoles» (como los llamaron porque la revuelta ocurrió en Semana Santa), «Jaimito»- al igual que «El Gitano»- protagonizó el sangriento motín de Sierra Chica (1996), que duró ocho días y en el que murieron ocho internos a manos del grupo que integraba Pérez Sosa.

El penal de Sierra Chica. Foto Juano Tesone.El penal de Sierra Chica. Foto Juano Tesone.Los presos tomaron 17 rehenes, entre ellos la jueza que intervenía en el caso. Las historias (reales o no) de lo que ocurrió entre el 30 de marzo y el 7 de abril de 1996 incluyen empanadas de carne humana, un partido de fútbol con la cabeza de un preso (Agapito Lencina) como pelota, y violaciones.

En el motín, Jaime Pérez Sosa era de uno de los encargados de vigilar a los rehenes y por eso lo condenaron a 15 años de prisión.

A la cárcel de Sierra Chica, Pérez Sosa había llegado tras matar de un balazo al esposo de su amante, el 22 de enero de 1989, en Mayor Buratovich. Por este «homicidio agravado por alevosía«, la Sala I de la Cámara de Apelaciones de Bahía Blanca ya lo había condenado a prisión perpetua en un fallo dictado el 15 de marzo de 1990.

El motín en Sierra Chica. Fueron ocho días en el infierno con El motín en Sierra Chica. Fueron ocho días en el infierno con «Los Doce Apóstoles», un caso que conmocionó a todos.Luego de la masacre de Sierra Chica, él y los otros «apóstoles» fueron trasladados la Unidad 1 de Caseros, que estaba en el barrio porteño de Parque Patricios y ya no existe. Allí, al mes y medio, habrían intentado fugarse.

Por este último episodio, el Tribunal Oral Criminal N° 11 le impuso una pena de 7 años de prisión en diciembre de 1999. Él siempre dijo que el SPF les había tendido una trampa.

El dilema de la prisión perpetua

El caso de Jaime Pérez Sosa vuelve a poner en discusión el tema de la prisión perpetua y los límites temporales.¿Cuántos años son?¿Cuándo se obtiene la libertad condicional? ¿Qué requisitos debe evaluar la Justicia?

En 2020 el juez de Ejecución Penal N° 4 le negó a Jaime Pérez Sosa la libertad condicional. Argumentó que los informes del Consejo Correccional (SPF) que daban el OK a su salida no se correspondían con la evaluación del equipo interdisciplinario. Incluso, según el juez, había incongruencias con los datos personales que constaban en los informes penitenciarios.

La noticia de la perpetua por el crimen cometido por La noticia de la perpetua por el crimen cometido por «Jaimito» Pérez Sosa, en el diario La Nueva Provincia, de Bahía Blanca.Ante la negativa, los defensores oficiales apelaron a la Cámara de Casación, que les dio la razón hace unas semanas.

En el video de YouTube, «Jaimito» habla de que está por cumplir los 35 años preso y que, por eso, le corresponde salir en condicional. La realidad es que su situación es mucho mejor de lo que él piensa, al menos de acuerdo a los jueces de Casación.

A Pérez Sosa se le unificaron sus tres condenas en mayo de 1996 unos meses antes de que se sancionara la ley de la Ejecución de la Pena Privativa de la libertad (la 24.660, promulgada en julio de ese año) que, entre otras cosas, agrava las condiciones de la prisión perpetua.

La jueza María de las Mercedes Malere estuvo ocho días cautiva. Vivió un calvario.La jueza María de las Mercedes Malere estuvo ocho días cautiva. Vivió un calvario.Los camaristas sostuvieron en su fallo que a «Jaimito» hay que evaluarlo con la ley vieja que otorga la condicional, en casos de prisión perpetua, a los 20 años. Además, el condenado sólo debe demostrar que cumplió con el régimen penitenciario. El «pronóstico de reinserción social favorable» es algo que se impuso en el año 2004.

Claro que, aunque «Jaimito» es el «apóstol» que más tiempo lleva encerado, no es el único que sigue preso. Marcelo «Popó» Brandán Juárez (56), la cara más visible del motín, por el que fue condenado a perpetua, está alojado en la Unidad 23 de Florencio Varela, del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

Marcelo Alejandro Brandán Juárez, alias Marcelo Alejandro Brandán Juárez, alias «Popó», durante el juicio.En 2010 -vía 2×1- había logrado salir en libertad. Pero solo duró tres veces en la calle: cayó por asalto y secuestro.

«Jaimito» Pérez Sosa asegura que él sí esta listo para salir. Por lo pronto, los jueces de Casación, con su fallo, y los penitenciarios, con una calificación «Conducta Ejemplar 9. Concepto Muy Bueno 8«, lo adelantaron algunos casilleros hacia la libertad. El problema con los pesados de verdad es la duda de si alguna vez dejan de serlo.

Los hornos de la panadería en los que calcinaron los cuerpos de las víctimas.Los hornos de la panadería en los que calcinaron los cuerpos de las víctimas.EMJ

Más Noticias