jueves, 23 mayo, 2024
InicioEconomíaBienes Personales: estrategias inteligentes para no pagar de más

Bienes Personales: estrategias inteligentes para no pagar de más

Se acerca fin de año y se hace necesario revisar qué estrategias son convenientes para morigerar el efecto del Impuesto sobre los Bienes Personales y poder, así, cumplir con la carga tributaria de manera más eficiente.

¿En qué consiste este impuesto, quienes se encuentran alcanzados, cuáles son sus alícuotas y qué estrategias podrían ayudar a los contribuyentes a reducir su carga tributaria de manera legal y efectiva? A continuación, un intento de dar respuesta a esos interrogantes:

¿Qué es el Impuesto sobre los Bienes Persónales?

Es un impuesto que recae sobre los contribuyentes que posean bienes situados en el país y en el exterior al 31 de diciembre de cada año, siempre que los mismos se encuentren gravados en el impuesto y que superen un determinado mínimo no imponible (MNI).

Desde 2022, este MNI se actualiza según la variación del índice IPC entre los meses de octubre del año en curso y el anterior. Si bien la AFIP aún no ha publicado los importes actualizados, del cálculo se estima que el nuevo MNI para el periodo fiscal 2023 será $ 27.377.408,28.

En cuanto a las alícuotas a aplicar, para los bienes del país varían según una escala que oscila entre el 0,5% y el 1,75% y para los bienes del exterior entre el 0,7% y el 2,25%.

Cómo impacta la inflación y el dólar en Bienes Personales

Si nos detenemos a analizar cómo han evolucionado en lo que va del año estas variables, se puede apreciar que hay un ganador: la inflación ha ido por encima de la devaluación del dólar oficial, pero no así de los tipos de cambio financieros, como el dólar MEP y el dólar contado con liquidación.

Considerando una inflación estimada para noviembre del 14,5% entonces, el acumulado de enero a noviembre es de 151,91% mientras que el dólar oficial al 1 de diciembre de 2023 se ha apreciado tan solo 103,50% y los dólares financieros 176,80% y 162,80%, respectivamente.

A simple vista se puede observar que el tipo de cambio oficial se encuentra atrasado y que es muy posible que sufra una corrección considerable de aquí a fin de año.

Es por ello que, ante un posible escenario de aumento de tipo de cambio oficial antes de fin de año, se hace necesario repasar ciertas estrategias:

1) Revisar activos y exenciones disponibles:

Aprovechar las exenciones disponibles en la normativa es crucial. Algunas implican un mayor riesgo, todo dependerá de cada contribuyente:

Casa Habitación: Para 2023, la casa habitación no tributará Bienes Personales hasta el valor de $ 136.887.041,42. En caso de superar dicho importe, la diferencia queda sujeta a impuesto;Inmuebles Rurales pertenecientes a personas humanas y sucesiones indivisas tanto en el país como en el exterior. Sobre esta exención en particular hay que tener especial cuidado, pues el Ministerio de Economía, a través de una separata en el proyecto de presupuesto 2024, habría aconsejado analizar la quita de esta exención para el año que viene.Títulos, bonos y demás títulos valores emitidos por la Nación, las Provincias, las Municipalidades y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Si bien no se trata de una recomendación de inversión y cada contribuyente debe hacer su propio análisis financiero, invertir en títulos públicos argentinos no solo sirve para reducir la carga tributaria sino también que tienen altas tasas de retorno, todo ello sujeto a que el Gobierno de turno cumpla con sus compromisos y no reestructure nuevamente la deuda.Los depósitos en caja de ahorro, a plazo fijo o en cuentas especiales de ahorro en moneda argentina y extranjera efectuados en bancos (instituciones comprendidas en el régimen de la ley 21526). Respecto a esta exención, los dichos del presidente electo de los últimos días han traído un poco más de calma, pues ha manifestado en medios periodísticos que descarta un “Plan Bonex”, esto quiere decir que los depósitos bancarios no deberían correr riesgos. Para quien confía en el sistema financiero argentino en el corto plazo, puede ser una opción.2) Repatriación:

A su vez, se encuentra la opción de repatriar fondos del exterior con el fin de quedar exceptuados de la alícuota diferencial (2,25%) tributando por la totalidad de los bienes, como si fueran bienes en el país.

La AFIP aclara que se entiende por repatriación al ingreso al país del dinero en moneda extranjera que se posea en el exterior y se podrá realizar hasta el 31 de marzo de cada año, en este caso 2024.

Lo importante a señalar es que el monto total de los bienes repatriados debe alcanzar, al menos, el 5% del total de los bienes situados en el exterior al 31 de diciembre de 2023 y los mismos deberán permanecer en el país hasta el 31 de diciembre de 2024, depositados en una cuenta abierta a nombre de su titular en una entidad financiera o en plazo fijo.

La mayoría de las alternativas propuestas para reducir la carga del Impuesto sobre los Bienes Personales tienen aparejado cierto riesgo financiero y dependerá del perfil de cada contribuyente tomarlas o no.

Faltan 4 días para la asunción del nuevo presidente electo y aún es un interrogante qué pasará con el tipo de cambio oficial, el cual se utiliza para valuar los bienes en moneda extranjera. Seguramente en caso de haber una devaluación significativa, sea buena opción tomar alguna de las propuestas sugeridas. Será clave no llegar a fin de año con los deberes por hacer.

Enzo Celleri es director de Impuestos en Lisicki Litvin & Asoc

Más Noticias