sábado, 18 mayo, 2024
InicioSociedadNeutralidad trucha

Neutralidad trucha

4 de noviembre de 2023 – 01:15

Impelida por la sorpresiva alianza de Mauricio Macri con Javier Milei, la Unión Cívica Radical se pronunció orgánicamente neutral en el balotaje que el libertario dirimirá contra Sergio Massa el 19 de noviembre.

“La UCR no apoyará a ninguno de los dos candidatos. Ninguno de los dos garantiza un futuro de progreso para la Argentina. Sergio Massa es tan responsable como Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner del estado del país, de su empobrecimiento, del proceso inflacionario, la corrupción y el deterioro social y económico de la Argentina. El extremismo demagógico de Javier Milei se encuentra en las antípodas de nuestro pensamiento. Su plataforma política y la violencia que se desprende de sus palabras y gestos, atentando siempre contra la convivencia, no tienen nada que ver con nuestro partido. Jamás podríamos tener nada que ver con su espacio”, consignó el documento que difundió el Comité Nacional el 25 de octubre, poco después de que Macri y Patricia Bullrich lanzaran el torpedo contra la integridad de Juntos por el Cambio.

La prescindencia en la disputa presidencial se justificó en la necesidad de sostener desde la oposición diques institucionales para contener eventuales desbordes de dos propuestas que, de acuerdo a la lógica planteada, son nocivas.

“Los argentinos –argumentó la UCR- colocaron a nuestra coalición en un rol de oposición. Y eso es lo que debemos hacer. Esa responsabilidad es sumamente relevante, ya que contamos con 10 gobernadores, cientos de intendentes, 93 diputados y 24 senadores nacionales. Ese mandato de las urnas para con Juntos con el Cambio es el que vamos a honrar, reconstruyendo los liderazgos, los proyectos y las visiones que vuelvan a enamorar a los argentinos, al tiempo que controle y ponga los límites necesarios a quienes vayan a ser gobierno nacional a partir del 10 de diciembre”.

El documento tenía una gran relevancia en esas primeras horas del acuerdo Macri-Milei porque el radicalismo, que tiene presencia en todas las provincias, es el componente que le dio a Juntos por el Cambio la estructura para adquirir proyección nacional. Desde la perspectiva radical, las gobernaciones e intendencias y la gravitación obtenidas en el Congreso por Juntos debían instrumentarse para fiscalizar el desempeño republicano de Massa o Milei, a los que condenaba respectivamente por kirchnerista y fascistoide.

Que el Comité Nacional saliera tan decididamente a sustentar la neutralidad contribuía a aislar la maniobra de Macri, que había sido rechazada por parte del PRO, la Coalición Cívica y el resto de los partidos y agrupaciones de Juntos.

Esto es: lo que Macri fracturaba era el PRO, no la alianza Juntos por el Cambio.

Sin embargo Gerardo Morales, presidente del Comité Nacional y por lo tanto principal suscriptor formal de la neutralidad, se encargó de desvirtuarlo con su apoyo a Sergio Massa, con una declaración de hipocresía antológica.

“Todo lo que tenga que hacer para que no gane Milei, lo voy a hacer”, dijo.

¿Qué clase de neutralidad es esa?

Si no gana Milei, ganará Massa. Es una neutralidad trucha que, por provenir del presidente de la UCR, no tardó en abrir fisuras en la posición que tan monolíticamente había planteado el Comité Nacional. En lugar de neutralidad, lo que empieza a materializarse es una libertad de acción que divide a la UCR.

El gobernador de Corrientes Gustavo Valdez se desmarcó de la curiosa neutralidad pro-Massa. “Voy a votar positivamente por uno de los dos candidatos, no voy a votar en blanco. La Argentina tiene que cambiar, seguir trabajando por un cambio. Cualquiera (por Massa y Milei) tiene que cambiar”, dijo.

“Tendríamos que estar mucho más consustanciados en fiscalizar el comicio para que no haya fraude en muchas de las provincias del norte, donde el kirchnerismo tiene un peso estatal y podría hacer justamente fraude”, consideró por su parte el gobernador electo de Mendoza, Alfredo Cornejo.

Más Noticias