jueves, 29 febrero, 2024
InicioEconomíaLa «canasta» que evalúa Massa para pagar al FMI y el vencimiento...

La «canasta» que evalúa Massa para pagar al FMI y el vencimiento que le caerá al próximo presidente

Del mismo modo que se hizo entre junio y agosto para amortiguar el impacto de los vencimientos de deuda sobre los dólares de las reservas, el Gobierno evalúa recurrir a una canasta de monedas para pagar la deuda con el Fondo Monetario que vence hoy por US$ 2.600 millones y mañana por US$ 840 millones.

En total, las obligaciones representan un 14% de las reservas brutas del Banco Central, hoy en torno a US$ 24.600 millones.

En ese marco, fuentes oficiales aseguraron que hoy se pagará «lo de octubre», es decir, los US$ 1.300 millones que vencían el 6, los $ 650 millones que vencían el 12 y US$ 640 que vencían hoy. El Gobierno los unificó para que evitar una nueva caída de las reservas antes de las elecciones del domingo pasado.

En el Ministerio de Economía estiman que cuentan con un remanente de US$ 1.900 millones de Derechos Especiales de Giro (DEGs) del último desembolso del FMI. Como ese monto es insuficiente para afrontar todos los pagos de hoy y mañana, se evalúan otras alternativas, como los yuanes de China.

“Quiero agradecer al Banco Popular de China por la ampliación del swap de monedas, que fortalece las reservas del BCRA, aumenta la capacidad de intervención y garantiza que las obligaciones comerciales y financieras se puedan afrontar de aquí a fin de año sin dificultades”, dijo Massa el lunes tras su batacazo electoral.

En los días previos, el ministro había anunciado que precancelaría los vencimientos luego de la primera vuelta y la activación del segundo tramo del swap por US$ 6.500 millones, pero no ocurrió. En Economía, aseguran que siguen en conversaciones con el organismo y que «no habrá ningún problema con los pagos».

El ingreso al balotaje de Massa con el 36% de los votos y la ampliación del dólar exportador moderaron un poco las presiones cambiarias. Sin embargo, todavía hay dudas sobre los alcances del del swap, cuyos detalles son secretos. En algunos despachos, incluso, creen que el monto de libre disponibilidad aún no está activo.

En ese marco, no se descarta que el Gobierno repita el modus operandi adoptado entre junio y agosto, cuando usó yuanes y recurrió a préstamos «puente» (CAF, China y Qatar) para cancelar vencimientos con el Fondo ante su rechazo a adelantar desembolsos, que liberó después de la devaluación post PASO.

Para pagar la deuda con el organismo, Argentina utilizó en ese período US$ 1.000 millones del primer tramo del swap con China, un préstamo puente de ese país por US$ 1.700 millones, US$ 1.000 millones de la CAF y US$ 800 millones de Qatar. En total, unos US$ 3.500 millones, que en gran medida fue devolviendo.

«Dado que el gobierno sólo dispone de U$S 1.860 millones de DEGs, el resto podría ser cubierto por un mix entre fondos provenientes del segundo tramo activado del swap chino y financiamiento multilateral de corto plazo (CAF, etc), con un rol preponderante de la ayuda china en estos tiempos electorales», señaló Delphos.

Con el uso de yuanes, China volvería a cumplir un rol de prestamista de última instancia en medio de la presión del FMI para corregir «desvíos» y aplicar medidas más «restrictivas». El Gobierno también aguarda desembolsos de organismos, como el BID y la CAF, que podría calzarlos con los vencimientos inminentes.

Según el calendario del FMI, este miércoles está previsto el inicio de la séptima revisión del programa, de cuya aprobación depende un desembolso de US$ 3.400 millones. Durante la última auditoría, Massa convalidó un salto del dólar del 22% para liberar un giro de US$ 7.500 millones tras las PASO.

En respuesta a la suba de los dólares paralelos y la aceleración de la inflación a un ritmo del 12% mensual fruto del impacto devaluatorio, el Gobierno expandió el gasto, atrasó el dólar y aumentó la intervención en la brecha cambiaria, lo que llevó al organismo a exigir una corrección de los «desvíos.

Ahora, las miradas están puestas en la próxima gestión, que deberá afrontar un pago de US$ 900 millones el 21 de diciembre y sentarse con el staff. El Fondo advirtió el 13 de octubre pasado que el plan del próximo gobierno en Argentina debe ser «fuerte y creíble» y debe contar con un firme apoyo político.

Más Noticias