sábado, 13 julio, 2024
InicioDeportesEra panadera y leyenda en Córdoba, pero dejó todo para jugar en...

Era panadera y leyenda en Córdoba, pero dejó todo para jugar en River: la Pepa Gómez tiene mucho que decir

Cuando a Romina “Pepa” Gómez le llegó la propuesta para jugar en River, no lo dudó: cerró su panadería en Córdoba e hizo las valijas para desembarcar en Buenos Aires. A los 33 años, la histórica del fútbol femenino de su provincia, que tiene más de 20 títulos con Belgrano y hasta murales y remeras con su cara, pudo cumplir su sueño de vivir por primera vez del deporte.

Leé también: La futbolista de la Selección que habla de su cáncer en las redes: “Nunca nadie muestra la enfermedad como es”

“El día de mañana me iba a arrepentir si no venía”, le dijo a TN la futbolista a pocas horas de jugar el primer Superclásico de su carrera cuando las Millonarias reciban a Boca desde las 15 en el predio que el club tiene en Ezeiza.

En los últimos años, las Gladiadoras han marcado una superioridad sobre sus clásicas rivales y hasta han logrado goleadas aplastantes. Sin embargo, la Pepa no presta atención a esos antecedentes y confía en las actualidad de las Millonarias: “Somos 11 contra 11 dentro de la cancha. Nos estamos preparando con todo, estamos enfocadas y mentalizadas. Vamos a salir a ganar y a dar todo”.

“Va a ser mi primer Superclásico y tengo muchas expectativas”, sostuvo la futbolista que se ilusionó con que en el futuro este tipo de partidos puedan jugarse en los estadios principales de los clubes para sentir “otro marco” y “el clima que se genera”.

De los picados en el barrio a convertirse en leyenda del fútbol cordobés

De pequeña, la Pepa vivía enfrente del estadio Chateau Carreras, actualmente denominado Mario Alberto Kempes. Con sus amigos del barrio jugaba en la calle y en una escuelita de fútbol en la que era la única nena. A veces, no la dejaban participar de los torneos con sus compañeros y eso la frustraba: “Sufría bastante”.

Romina

Romina «Pepa» Gómez es un símbolo del fútbol femenino cordobés y ahora juega en River (Foto: Instagram @riverplate.fem)

A los 12 años empezó a entrenar por primera vez con un equipo de mujeres, pero sus compañeras eran mucho más grandes que ella, por lo que pronto abandonó. Recién a los 15, tras mudarse a la zona de Villa Esquiú, entraría en el club en el que cual se convertiría en un símbolo y una referente: Belgrano de Córdoba.

“No es como ahora que hay inferiores femeninas, las de mi generación ni siquiera tuvimos formación”, recuerda la delantera. Y agrega: “En ese momento no había liga en Córdoba y nos preparábamos solo para jugar torneos nacionales cada seis meses. Teníamos muy poca competencia y nos las arreglábamos para solventar los gastos de la actividad, a pesar de que el club nos ayudaba con una parte”.

En 2012 finalmente empezó la competencia femenina en la Liga cordobesa y Belgrano, con la Pepa como capitana y figura, empezó a arrasar. “Nosotras veníamos jugando hace muchos años y se notaba la diferencia”, contó la futbolista que ganaría más de 20 títulos con las Piratas.

La protagonista de los murales cordobeses que trabajaba en la panadería familiar

A pesar de que su nombre no era desconocido para ningún futbolero de Córdoba y de que su cara había sido retratada en murales que se pintaron en distintos barrios, la Pepa no vivía del deporte.

“Yo tenía mi panadería en la casa de mi mamá. Trabajaba de 5 de la mañana hasta las 13.30 que cerraba y a las 15 tenía que estar entrenando. A veces salía de la práctica y seguía trabajando. Nunca descansaba bien: iba a entrenar cansada y no es lo mismo”, comentó.

En 2021, Belgrano fue incluido por primera vez en el fútbol de AFA. Arrancó en la Primera C y logró dos ascensos seguidos con números impactantes hasta llegar a la máxima categoría. ”Luchamos un montón para que se pudiera dar. Fue un salto muy grande para el fútbol femenino de Córdoba. Hicimos historia y eso va a quedar para siempre”, destacó la jugadora que para ese entonces ya llevaba más de 15 años vistiendo la camiseta celeste.

Romina

Romina «Pepa» Gómez es un símbolo del fútbol femenino cordobés y ahora juega en River (Foto: Instagram @pepita_10)

La oportunamente de jugar en River y la decisión drástica que tomó

En mayo de este año, a la Pepa le llegó la propuesta para sumarse a River. Sin titubear, tomó una drástica decisión: “Cerré la panadería y me dediqué a venir a disfrutar solamente del fútbol. No me importó nada más que eso”.

“Fue muy fuerte. Ya desde el año pasado tenía la posibilidad de venirme, pero prioricé a Belgrano porque recién habíamos ascendido. Pero después, poniendo los pies sobre la tierra, era una experiencia importante y nueva la de venir a un club de Buenos Aires y sobre todo a un club tan grande como River”, reflexionó.

La jugadora aseguró que en la actualidad está viviendo “uno de los sueños que tenía cuando era chiquita”. “A mí el profesionalismo me agarró casi en los últimos años (de carrera). Lo estoy disfrutando, yo antes vivía de mi panadería y hoy estoy viviendo del fútbol”.

Su nuevo presente

“De River me impactó mucho la forma en que se trabaja, el cuerpo técnico que tiene, cómo manejan los entrenamientos y la infraestructura que hay. Son como diez personas en el cuerpo técnico que están permanentemente con nosotras. Es una institución muy grande: tenemos todo y no nos falta nada. Siempre hay que seguir creciendo y mejorando, pero en cosas mínimas. Está bueno entrenar así”, reconoció la Pepa.

Su debut goleador con la camiseta de las Millonarias fue ante Banfield y en la fecha pasada repitió, justamente en el empate 2-2 frente al club de sus amores: “Fue un momento especial porque era ante Belgrano, el equipo que me formó como futbolista y que siempre va a tener mi respeto. Fueron muchas emociones encontradas en ese gol, no lo podía creer”.

Video Placeholder“El cariño que recibo de todos es increíble, me siento muy valorada por la gente, pero siempre con la humildad ante todo. El que me conoce y sabe todo lo que luche por el fútbol femenino, siempre me apoya y me banca: peleé siempre por mis compañeras y por tener mejores condiciones para todas”, recalcó respecto del legado que dejó al irse de Córdoba para emprender una nueva aventura.

La mirada puesta en el futuro

Aunque aún no piensa en el retiro, la Pepa Gómez ya tiene en mente el próximo paso en su carrera: está haciendo el curso se directora técnica y sueña con poder ejercer en el futuro. “No me pongo plazos, voy a dejar que el fútbol me siga sorprendiendo. Me siento muy bien físicamente, nunca tuve lesiones y eso es fundamental”, comentó.

Una de esas sorpresas del fútbol llegará esta misma tarde, cuando juegue el primer Superclásico de su carrera. Aunque apeló a la cautela, la cordobesa se animó a aventurar cómo festejará si le toca hacer un gol: “Va a ser con todas mis compañeras, ojalá que se pueda dar”.

Más Noticias