sábado, 15 junio, 2024
InicioEspectáculosSilvestre y la Naranja, el nuevo fenómeno del rock que viene de...

Silvestre y la Naranja, el nuevo fenómeno del rock que viene de Zona Norte y llega a Obras

Para muchos es apenas otro grupo nuevo y prometedor, pero Silvestre y La Naranja ya es toda una realidad en la escena actual del rock argentino. La banda actualmente tiene más de un millón de oyentes mensuales en Spotify y va a tocar en el legendario estadio Obras, un lugar reservado para los más grandes.

Silvestre y La Naranja es el insólito nombre del grupo que se formó en Zona Norte en 2013 y tuvo un fuerte cambio de integrantes en 2018, quedando conformada por el cantante Justo FM, el guitarrista Fran Nicholson, el bajista Luco Grasso (bajo) y Ferla Laprida (batería).

Si bien era un nombre que sobresalía en el under antes de la pandemia, después de la larga cuarentena vivieron un boom de ascenso cada vez más rápido, todo coronado por la salida de nuevos singles que anticiparon su quinto álbum Sueño cítrico, grabado en Chile y finalmente editado en abril de este año.

Silvestre y La Naranja, antes de su show en Obras, que será este 15 de septiembre. Foto: Martin Bonetto.Silvestre y La Naranja, antes de su show en Obras, que será este 15 de septiembre. Foto: Martin Bonetto.En lo que va del 2023, han tenido una excelente repercusión en el Cosquín Rock y Lollapalooza Argentina, luego llevaron su música por primera vez a México, donde tocaron en el Festival Vive Latino, en Foro Indie Rocks en CDMX y en Guadalajara. Además, estuvieron en el Festival Selvámonos, en Perú.

Rumbo a Obras

Sentados en en café en Belgrano, antes de dirigirse a un ensayo en las salas del Polo Cultural Saldías, Fran y Justo hablan un poco sobre el momento actual de la banda.

«Estamos en el medio de esta gira de Cítrico -arranca Justo- que es nuestra primera gira nacional y latina, con shows propios de una envergadura mucho más picante. Antes era más de hacer un recital en Mendoza, por ejemplo, y volver. Ahora tiene forma de gira, con muchas fechas seguidas, y todo toma otra altura. Cada show se vive muy intensamente y ahora que se viene el Obras, estamos con esos preparativos».

La banda Silvestre y La Naranja está formada por el cantante Justo FM, el guitarrista Fran Nicholson, el bajista Luco Grasso (bajo) y Ferla Laprida (bateria). Foto: Martín Bonetto.La banda Silvestre y La Naranja está formada por el cantante Justo FM, el guitarrista Fran Nicholson, el bajista Luco Grasso (bajo) y Ferla Laprida (bateria). Foto: Martín Bonetto.Según Fran, «Vamos viendo cómo reacciona la gente a las canciones cuando las tocamos en vivo. Siempre te encontrás, por ejemplo, que algunos temas funcionan más de lo que te esperabas y otros menos. Eso es muy loco. Y todos estos shows son recontra intensos en sí mismo, pero al mismo tiempo funcionan para probar cómo viene todo para el Obras».

-Cómo se les ocurrió tocar en Obras?

Justo: -El año pasado hicimos un Vorterix, que era la despedida del disco anterior, Supersticiones. Al tiempito sacamos Fiebre temporal, el primer single de adelanto del nuevo disco, y nos pusimos a hablar de dónde presentar el álbum y qué íbamos a hacer en 2023.

Nuestro manager dijo que en 2023 hacíamos Obras. ¡Parecía un delirio! Pero de pronto todo se fue dando de cierta forma que fue creciendo de manera orgánica y natural. El disco empezó a andar bien con los adelantos, los shows se empezaron a agrandar y todo comenzó a tomar una dimensión donde tenía sentido Obras.

Fran: -Fue muy loco porque ese Vórterix se agotó una semana antes del show y estaba la posibilidad de hacer dos. Lo pensamos y para subir la vara después del Vórterix pensamos en diferentes alternativas para dar el siguiente paso. Una opción era un teatro, que parece un punto medio a nivel capacidad, entre Vórterix y Obras.

Podía ser un teatro como el Ópera o el Gran Rex para más de 3000 personas más o menos, pero viendo la energía que hubo en Vórterix, sentimos que era para que la gente se parara, bailando y agitando. Eso fue también lo que nos terminó de convencer por este lugar. Porque la butaca es una experiencia buenísima también, pero para este momento de la banda preferimos a la gente bailando.

Silvestre y La Naranja. Foto de prensaSilvestre y La Naranja. Foto de prensa-Además es un lugar con una carga emotiva e histórica

Justo: -La semana que anunciamos el show fue cuando salió la serie de Fito, donde en el primer capítulo el actor que hace de Baglietto dice, “Llamó Julito nuestro manager y vamos a tocar en Obras”, ¡y nuestro manager se llama Julito también! O sea, la emoción fue muy parecida. La verdad es que es un lugar histórico, como tantos otros, pero tenemos fans por ahí que dicen que no puede ser que sea real estar haciéndolo ahí.

Los primeros pasos

-Ya cumplieron diez años ¿Llegaron a festejar o fue en pandemia?

Justo: -En realidad en 2013 fue el primer momento de la banda, pero después hubo un recambio absoluto de formación, de estilo y como de energía.

Fran: -Se disolvió.

Justo: -Hubo cambio de integrantes a mitad del proyecto.

Silvestre y la Naranja en la sala de ensayos en Polo Cultural Saldías. Foto: Martín Bonetto.Silvestre y la Naranja en la sala de ensayos en Polo Cultural Saldías. Foto: Martín Bonetto.-¿Solo quedaron ustedes dos de los originales?

Justo: -Sí. En 2018 con Lucas y Fer se armó el cuarteto actual. Para nosotros, todo lo que empezó a pasar a partir de ahí fue lo que nos llevó hasta acá. La formación actual arrancó ahí.

Fran: -Este Silvestre actual lo sentimos muy de 2018. Es verdad que la banda tiene diez años, pero en los shows casi no tocamos nada de lo anterior, donde hubo dos discos. La gente que nos va a ver piensa que Animales, que fue el primer disco de esta formación, es nuestro primer álbum. Realmente fue una nueva etapa que terminó siendo casi la única.

Justo: -La banda conservó el nombre, pero podría haberlo cambiado. Los primeros dos discos están en Spotify y en todos lados, y esa etapa de la vida fue muy linda, pero fue un cambio de página absoluta.

-Qué diferencia de estilo había; era más folk?

Justo: -Era un poco más folk. Había diferentes aristas. Siempre la canción cantable fue lo que nos motivó, en todos sus formatos, pero se vestía diferente. Era un poco más folk y acústico al principio, un poco más psicodélico después.

-Pero no es que se le fue un compositor.

Justo: -No. Eramos más chicos y los cambios ahí son más fuertes. Cuando hicimos el primer disco teníamos 18 y estábamos quizás más entusiasmados con un sonido más acústico, mirando lo que estaba pasando afuera. A partir de Animales fue mirar más a lo que nos salía de adentro. A nivel producción fuimos más a las raíces, a canciones más simples, más beatleras.

Fran: -Con Animales, a partir de esa nueva etapa, se generó el sonido de Silvestre que nos identifica más. A partir de ahí seguimos una línea que fue virando obviamente hasta llegar a Cítrico, y se plantó como un germen más sólido y una identidad más real.

La tapa del último disco de Silvestre y La Naranja, La tapa del último disco de Silvestre y La Naranja, «Sueño cítrico»-Si bien «Cítrico» tiene una variedad más amplia de estilos, todos los temas tienen una raíz de canción y seguramente se pueden tocar en un fogón.

Justo: -Tal cual. Eso es lo que decimos siempre, porque realmente somos cancioneros. Estilísticamente somos bastante de la canción que llega al corazón. Eso es lo que nos motiva la música, con los arreglos vocales, las armonías. Todas las canciones de hecho nacen de una guitarra o un piano, entonces después las disfrazamos un poco.

El disco atraviesa diferentes estilos, muchos de los cuales fueron decididos en la grabación. Fuimos a grabarlo a Chile a un estudio cerrado y algunas decisiones se tomaron ahí, llevando el tema a una versión más rockera, al punk o una balada solo piano.

El boom actual

-En Spotify tienen 1.300.000 seguidores, que es realmente mucho. ¿Aumentó con este último disco o ya venían con tantos fans?

Justo: -Fue aumentando el año pasado, pero este disco creo que fue parte de ese proceso. La verdad que nos pone muy contentos. Esto es una locura.

Fran: -El envión mas zarpado fue el último año, donde hubo un crecimiento fuerte a nivel de oyentes y streams por todas las plataformas.

El crecimiento de Silvestre y La Naranja ocurrió después de la pandemia, cuando dieron un salto de popularidad. Foto: Martin Bonetto.El crecimiento de Silvestre y La Naranja ocurrió después de la pandemia, cuando dieron un salto de popularidad. Foto: Martin Bonetto.-Hubo algún hito, sea show o lanzamiento de un single, que marcó ese crecimiento?

Justo: -Siempre hablamos de un hito que fue la salida del disco Animales, en 2019. Sentimos que a fines de ese año y lo poquito que pasó del 2020 hasta que llegó la pandemia fue cuando pasamos del grupo de amigos y familia que venían a ver todos los shows, y empezamos a ver gente extraña cantando las canciones. Ahí empezó a correrse el famoso boca en boca, eso que uno siempre busca que suceda.

Fran: -Lo más difícil en la música es que se prenda esa primera chispa. Me acuerdo que en plena pandemia tocamos un show acústico en Palermo y vimos un montón de gente.

Justo: -Antes de que arranque la pandemia, teníamos una gira de presentación de Animales y un show en La Tangente, que se había agotado e íbamos a hacer otro, pero por pandemia se canceló. El siguiente recital recién fue en el Hipódromo Palermo, o sea que el salto fue grande, pasamos de 150 a 2000. Después de armó la bola de nieve.

Silvestre y La Naranja en Lollapalooza Argentina 2023, escenario Flow.Silvestre y La Naranja en Lollapalooza Argentina 2023, escenario Flow.-¿Con qué otras bandas se sienten cercanos; cuál es la generación de ustedes?

Justo: -Hay una banda con la que iniciamos nuestro camino, que fue Bandalos Chinos. Somos todos de Zona Norte y en esa primera formación compartimos integrantes. El baterista original de Silvestre era Chappy, que es ahora el tecladista de Bandalos. Ensayábamos en su casa y luego compartimos fechas. Somos más o menos de la misma generación; son un poquito más grandes nomás.

Fran: -Desde 2018 estamos más en contacto con grupos como Isla de Caras y Gauchito Club; en los inicios compartimos muchas fechas. Ahora también se arman muchos contactos en Saldías, donde hay festivales todos los años y tocamos juntos. En la vida actual de la banda Saldías es un polo de encuentro importante y muy cotidiano. Para mí es algo bastante histórico lo que está pasando ahí. Siento que tiene mucho que ver con el presente actual de la música.

Más Noticias