sábado, 15 junio, 2024
InicioPolíticaPatricia Bullrich pone un ojo en Córdoba, para remontar en la provincia...

Patricia Bullrich pone un ojo en Córdoba, para remontar en la provincia anti K en la que también irrumpió Javier Milei

Los referentes locales se encontraron para mostrar unidad y empezar a diseñar la estrategia en ese distrito que fue clave para Macri en 2015.

Exhibir unidad, mostrar “equipo, programa y gobernabilidad” para apuntar al electorado de Javier Milei, salir a la pesca de los que se ausentaron y apelar al “voto útil” para atraer a los que se inclinaron por Juan Schiaretti. Salvo el punto sobre el actual gobernador, la estrategia de Juntos por el Cambio en Córdoba no difiere del resto del país aunque la provincia tiene una relevancia central en el propósito de Patricia Bullrich de crecer en las generales para de mínima llegar al balotaje.

Se trata de un distrito con una fuerte impronta antikirchnerista, que había sido clave para el triunfo de Mauricio Macri en 2015 y para su recuperación entre las PASO y las generales de 2019, y en el que Juntos por el Cambio quedó tercero este domingo (con 25,16%), detrás de Milei (33,61%) y Schiaretti (27,53%).

Con el objetivo de avanzar con la integración entre los sectores que compitieron en las primarias y esbozar la nueva etapa, los principales referentes se encontraron en la tarde del jueves en un hotel sobre Boulevard Mitre. Convocados por Laura Rodríguez Machado, jefa de campaña, asistieron desde legisladores nacionales como Luis Juez, Mario Negri, Soledad Carrizo y Soher El Sukaria a dirigentes como Oscar Aguad, los intendentes y candidatos a diputados Luis Picat (Jesús María), Pedro Dellarosa (ex de Marcos Juárez), Gerardo Zuin (Justiniano Posse) y Javier Dieminger (La Falda), y los presidentes de los partidos. Rodrigo de Loredo estaba de vacaciones y Héctor Baldassi no llegó por el retraso de su vuelo desde Buenos Aires.

Como contó Clarín, Juntos por el Cambio perdió en Córdoba unos 500.000 votos entre las PASO de 2019 y el domingo. En porcentaje, 23 puntos: de 48,18% cosechados por Macri-Pichetto a 25,16% entre las dos fórmulas que compitieron en este caso. La cuenta casi se duplica y se acerca al millón de votos entre las generales de aquel año y estas primarias.

En la reunión analizaron el triunfo de Milei por departamentos, con un voto transversal en cuanto a regiones y estratos sociales. A Juntos por el Cambio le fue mejor en zonas de clase media y al libertario en los barrios populares. “Hay que recuperar votos. En Córdoba tenemos mucha gente joven, hay nueve universidades, y aprovechar la estructura para levantar en los sectores humildes”, resumió uno de los presentes.

Referentes, legisladores y candidatos cordobeses de Juntos por el Cambio, en un encuentro este jueves en Córdoba.

Referentes, legisladores y candidatos cordobeses de Juntos por el Cambio, en un encuentro este jueves en Córdoba.

En cuanto a Schiaretti, procurarán resaltar la mayor competitividad de Bullrich. Las derrotas de Juez ante Martín Llaryora para la gobernación y la de De Loredo en la Capital incidieron en el resultado, según evaluaron. También las controversias por el acuerdo fallido que había impulsado Rodríguez Larreta con el mandatario peronista. “Con eso nos pegamos un tiro en el pie”, graficó uno de los referentes.

“Todos los sectores de Juntos por el Cambio vamos a trabajar juntos y definimos que a la campaña nacional le vamos a agregar como buenos cordobeses nuestros aportes locales, que tienen que ver con la territorialidad, la gran cantidad de intendentes, y nuestra idiosincrasia provincial”, dijo Rodríguez Machado a Clarín.

“Vamos a trabajar para que Patricia sea presidenta, desde el lugar que nos toque y que sea útil”, se comprometió Baldassi, alineado con Rodríguez Larreta en la interna. Después de Mendoza, Córdoba fue la provincia en la que Bullrich sacó más diferencia a su rival en cuanto a porcentaje: 75% a 25%, por lo que el escrutinio definitivo confirmará si la lista de diputados del jefe de Gobierno alcanza el piso para intercalar con la ganadora. Los precandidatos de cualquier modo participarán en la campaña: “Hay que asegurar que lo que sacó Horacio no se vaya a Massa ni a Schiaretti”.

Sobre los que se ausentaron (en Córdoba votó el 67,9%), se propusieron aprovechar la estructura (más de 200 jefes comunales, entre los actuales y los electos, de un total de 427 distritos) para convocarlos. Uno de los dirigentes hizo autocrítica sobre la campaña previa a las PASO: “Faltó cercanía con la gente”.

Al terminar la reunión transmitieron expectativas de remontar en la provincia, aunque reconocían que no será fácil captar votos de Milei. “Los que lo eligieron con bronca puede ser. Pero preguntás y algunos te dicen que les genera esperanza. Contra eso es muy difícil”. Con 3.065.088 personas habilitadas para votar, Córdoba es el segundo distrito electoral del país detrás de la provincia de Buenos Aires.

Más Noticias