martes, 5 marzo, 2024
InicioPolíticaDenunciaron a Carla Vizzotti por haber violado la cuarentena al gestionar la...

Denunciaron a Carla Vizzotti por haber violado la cuarentena al gestionar la visita a un internado por Covid

No sólo se realizaban fiestas de cumpleaños y reuniones sociales en la Quinta de Olivos, y se aplicaba la flamante vacuna contra al Covid a funcionarios y sus familiares, periodistas del poder y unos pocos elegidos cuando correspondía dársela a pacientes de riesgo, sino que al parecer la discrecionalidad en la gestión de la pandemia por parte del gobierno también habría incluido el pase para visitar a enfermos de coronavirus internados, cuando nadie supuestamente podía hacerlo.

Esa revelación, difundida involuntariamente por la presidente de la Liga Argentina de Protección al Diabético (LAPDI), Sylvia Brunoldi, en un emocionado agradecimiento personal a la ministra de Salud, Carla Vizzotti, por haberle permitido visitar a su esposo, disparó la polémica y este mismo viernes también causó una denuncia penal ante la justicia federal porteña.

Integrantes de la Fundación Apolo, vinculada con el espacio político Republicanos Unidos, denunció a Vizzotti por haber violado el artículo 205 del Código Penal, que establece la obligación de los funcionarios públicos de hacer cumplir las leyes, resoluciones y disposiciones vigentes «para impedir la introducción o propagación de una epidemia». Es el mismo artículo por el que Alberto Fernández y Fabiola Yañez fueron investigados por la fiesta en Olivos.

A la ministra también le atribuyen haber cometido abuso de poder, ya que habría usado su cargo para permitir una excepción que no le era posible conseguir a ningún otro argentino con algún ser querido internado con Covid.

«Cabe recordar que, en 16 de Agosto de 2020, el Decreto 677/2020 prorrogó nuevamente el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio. La prórroga especificaba en su Art. 9° apart. 2. entre las actividades prohibidas “los eventos sociales o familiares en espacios cerrados y en los domicilios de las personas, en todos los casos y cualquiera sea el número de concurrentes”. Recién a partir del Decreto 714/2020 del 30 de agosto de 2020 (Art. 27) se determinó expresamente como excepción al ASPO que debía permitirse el “acompañamiento durante la internación y en los últimos días de vida, de los y las pacientes con diagnóstico confirmado de COVID-19 o de cualquier otra enfermedad o padecimiento”, racconta la denuncia firmada por Yamil Santoro y Juan Manuel Otegui.

”Es evidente que la intervención de la señora Vizzotti, en abuso de su puesto de autoridad como Secretaria de Acceso a la Salud -cargo que tenía en el momento en que habría favorecido a Sylvia Brunoldi- estuvo directamente dirigida a evadir las medidas de prevención sanitaria», concluyen.

Los denunciantes también recuerdan que el artículo 248 del Código Penal reprime con prisión de un mes a dos años e inhabilitación especial por doble tiempo al “funcionario público que dictare resoluciones u órdenes contrarias a las constituciones o leyes nacionales o provinciales o ejecutare las órdenes o resoluciones de esta clase existentes o no ejecutare las leyes cuyo cumplimiento le incumbiere.”

Entonces, «como funcionaria del Ministerio de Salud, correspondía a Vizzotti especialmente cumplir -y hacer cumplir- las medidas de prevención ordenadas por diversos Decretos de Necesidad y Urgencia, por lo que su omisión, o una actividad dirigida decididamente a evadir su cumplimiento, aparecen como acción típica».

​El referente de la Fundación Apolo y de Republicanos Unidos, Yamil Santoro, respondió a Clarín que «durante toda la pandemia trabajamos para garantizar la libertad de las personas, cuestionando la irracionalidad y violencia de muchas medidas. Lo denunciamos penalmente con el OlivosGate, también con el vacunatorio VIP y presentamos decenas de amparos. En síntesis, hubo dos pandemias: una para los ciudadanos y otra para los gobernantes y sus amigos. Otra gran muestra de corrupción.»

Vizzotti intentó justificarse

En una entrevista con Cadena 3, este viernes Vizzotti intentó justificarse: “el 10 de agosto sale el protocolo de acompañamiento y el 31 lo que sucede es que se da el marco legal que acompaña la evolución. A la señora se le murió el marido, no voy a hablar de cuestiones personales, no voy a entrar en eso; traer ese momento de dolor, personalizarlo y querer generar más…”, farfulló la funcionaria, sin terminar su frase. Sólo justificó el agradecimiento de Brunoldi: “visibilizó cómo el Estado pudo acompañar a los familiares para poder cambiar el protocolo”.

Molesta, la ministra se quejó de “que alguien piense que un ministro estaba disfrutando de ese momento, autorizando a gente a entrar o a salir. Estábamos pensando cómo se moría la menor cantidad de gente posible, cómo acompañar a la gente. No hubo favoritismo, los hospitales lo estaban haciendo, tenían protocolo. Es falso, es mentira, es hacer generar más dolor, no voy a entrar en eso”.

Poco después, el Ministerio de Salud emitió un comunicado en la misma línea: “el 30 de agosto de 2020, en consenso federal, se emitió el Decreto 714/2020 por medio del cual se modificaron condiciones tanto del aislamiento social, preventivo y obligatorio como del distanciamiento social, preventivo y obligatorio”.

“Luego de escuchar y atender los pedidos de muchos familiares y los equipos de salud de las jurisdicciones, se oficializó para todo el territorio nacional, mediante dicho decreto, algo que ya ocurría en instituciones y jurisdicciones: el acompañamiento familiar durante la internación de pacientes en sus últimos días de vida, con diagnóstico COVID-19 o de cualquier otra enfermedad o padecimiento”, continuó el comunicado.

Respecto de la señora Brunoldi, el ministerio aclaró que “el 10 de agosto de 2020 el Ministerio ya tenía publicado en su web un documento con recomendaciones para el acompañamiento en los últimos días de pacientes terminales, elaborado por el propio Foro de Sociedades Científicas Argentinas, de Organizaciones de la Sociedad Civil y de Universidades, ante el cual se realizó el balance de gestión. Para ese momento, cada institución, a través de sus autoridades, analizando cada caso particular, otorgaba autorización y generaba el protocolo”.

Más Noticias