zlatan-ibrahimovic-a-lo-marcos-rojo:-habano-y-champagne-en-el-festejo-de-milan-campeonDeportes 

Zlatan Ibrahimovic a lo Marcos Rojo: habano y champagne en el festejo de Milan campeón

Dentro o fuera de la cancha, Zlatan Ibrahimovic siempre da que hablar. Y en la celebración del Milan por la consagración en la Serie A, el sueco volvió a llevarse todos los flashes. Es que a sus 40 años, no sólo logró el 34º título de su carrera, sino que además, fiel a su estilo, hizo una espectacular entrada a la hora de la premiación.

¿Qué pasó? Tras la consagración luego del triunfo frente al Sassuolo y los primeros festejos en el campo de juego, los jugadores se fueron al vestuario y uno a uno fueron regresando a la cancha para recibir sus respectivas medallas. Cada uno aportó su show, pero el que la rompió -como siempre- fue Zlatan.

Al mejor estilo Marcos Rojo (aunque el sueco seguramente dirá que fue Rojo quien lo copió), Ibrahimovic ingresó fumándose un habano y con una botella de champagne en la mano. Después de descorchar y de bañar a todos los que tenía cerca, el crack tiró la botella y siguió camino al escenario con el habano en la boca.

La presencia del sueco generó una de las ovaciones más contundentes de la tarde-noche y las risas de todos los espectadores. Sus compañeros no se quedaron atrás.

El show de de Zlatan. Foto: Reuters

El recuerdo a Mino Raiola

En pleno festejo, Zlatan también mostró su lado más sensible y no se olvidó de Mino Raiola, su histórico representante, quien murió el pasado 30 de abril. “Le dedico este scudetto a Mino Raiola. Estaba muy cerca del Napoli, y él me dijo que era el único que podía salvar al Milan. Así fue. ¿Qué me habría dicho hoy? Que debería jugar unos 10 años más, así robamos más dinero”, expresó entre risas. ​

Por otro lado, sobre el título, agregó: “Es mi satisfacción más grande. Cuando dije que conmigo el Milan habría vuelto a la cima muchos se reían, y aquí estamos. El Milan ha cambiado mucho, le transmití lo que pude a los jóvenes, que necesitaban una guía”.

Y para cerrar, también habló de su futuro y de un posible retiro: “Debo estar bien y ver cómo está mi situación. Cuando estoy en la cancha sigo marcando la diferencia. Sufrí demasiado, a nivel físico y personal, y ahora gané este título. Le tuve miedo a retirarme, pero quiero hacerlo como yo quiero”.

Zlatan Ibrahimovic celebra con los hinchas tras la conquista del Scudetto. Foto: EFE

El líder del vestuario

Esta Serie A arrancó con la obligación del Inter de repetir y con una Juventus que patinó feo en el tramo inicial y quedó fuera de competencia. El Milan, en silencio, siempre estuvo arriba y pasó a ser puntero para no bajarse más. “En Milan solo se acuerdan de los jugadores que ganaron el Scudetto y la Champions League. Si queremos que se acuerden de nosotros, tenemos que dar todo”, les dijo Zlatan a sus compañeros.

Aportó ocho goles en 23 partidos, casi todos en el tramo inicial de la temporada camino a este título. Después, problemas en una rodilla y en un tendón de Aquiles le hicieron difícil estar, apenas como recambio unos minutos como sucedió este sábado vs. Sassuolo. Y casi fue perfecto: el VAR le anuló su gol.

Poco le importó a Ibra, que a los 40 años disfrutó con todo la consagración.​ Ganó su segunda Serie A con el Milan y ya tenía tres con Inter y dos con Juventus pero quitadas por arreglo de partidos de los de Turín.

En 2011, lo acompañaban Ronaldinho, Pirlo, Seedorf, Gattuso, Robinho, Cassano, Alexandre Pato, Nesta, Zambrotta o Thiago Silva en un equipazo que comandaba Carlo Ancelotti.

Ahora, lo logró con compañeros como Mike Maignan, Theo Hernández, Pierre Kalulu, Sandro Tonali, Franck Kessie, Rafael Leão, Ismael Bennacer o Brahim Díaz, todos menores de 30 años. Sólo Olivier Giroud (35) fue el otro veterano destacado e importantísimo.

¿Seguirá?

Su contrato termina el 30 de junio, por lo que este partido consagratorio pudo haber sido el último en Milan. Con 40 años (cumplirá los 41 en octubre) no sería loco que el gran Zlatan Ibrahimovic renueve para jugar un año más y seguir guiando a este Rossonero -desde adentro o desde afuera- a más gloria.

“Conociéndolo, por la determinación, la ambición y las ganas que tiene de ayudar al equipo, estoy convencido de que va a querer seguir jugando”, había dicho hace meses Stefano Pioli, el DT con el que tiene una relación bárbara. Juntos lideraron al Milan de vuelta a lo más alto.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados