“a-lucio-se-lo-debio-haber-escuchado”:-otro-capitulo-de-desidia-judicialSociedad 

“A Lucio se lo debió haber escuchado”: otro capítulo de desidia judicial

La violencia y la tensión estaban presentes desde hacía tiempo en el seno familiar de Lucio. Los vaivenes de la relación entre la madre de Lucio, Magdalena Espósito Valenti (24) y el papá, Christian Dupuy (27) y la familia paterna, marcaron el devenir de la vida del nene de La Pampa de 5 años asesinado, tras recibir una fuerte golpiza.

La Justicia nunca me escuchó, siempre favoreció a la madre por más abogados y mediaciones que realice. Hoy pagó mi hijo”. denunció el papá del nene a través de su Facebook y aseguró ante los medios que reclamaba la tenencia desde hace mucho tiempo.

El caso estuvo marcado por conflictos que se desarrollaron con intervención de un juzgado (en General Pico) y dos jurisdicciones policiales (Santa Rosa y Pico). El punto de inflexión se produjo con la separación de la pareja, a principios de 2018.

La madre biológica, que ahora está detenida junto a su pareja por la muerte del niño, tenía la custodia. El papá había pedido varias veces el cuidado personal pero no fue escuchado.

Clarín habló con cuatro especialistas para analizar en abstracto por qué la Justicia suele inclinarse hacia el lado de la madre a la hora de otorgar la tenencia.

Abigail Páez y Magdalena Espósito Valenti, detenidas por el crimen de Lucio (5), hijo de esta última.

Débora Hambo, abogada especialista en familias, analiza: “Creo que la jueza se llevó por la tendencia jurisprudencial, basada en la perspectiva de género, al creer que la madre siempre va a proteger al niño. Pero, en una situación de tan extrema gravedad debió haber intervenido el Asesor de Menores e Incapaces”.

Observa varios casos de culpa concurrente. “Fallaron varios factores: no se aplicó una sentencia puntual para el caso de estudio, ni evaluó el riesgo potencial y se le creyó a la madre como se hace históricamente se hace”.

Greta Pena se presenta como abogada activista lesbiana y especialista en niñez. Señala que el derecho no tiene ninguna preferencia por la madre en ninguna edad porque el ejercicio de la responsabilidad parental es indiferente y compartido por ambos padres. “Lo que se puede hacer es un acuerdo judicial. Acá no intervino la Justicia, no se dictaminó nada, sino que se presentó un acuerdo de mediación privada que permitió que la madre se llevara al niño a General Pico”.

Y agrega: “No podemos utilizar este maltrato infantil para atacar la defensa de los derechos de las mujeres o la orientación sexual lésbica. A Lucio se lo lo debió haber escuchado”.

Por su parte, Anabel González, abogada especialista en violencia familiar, indica que algunos juzgados no tienen perspectiva de género mientras que otros presentan una visión errónea y cuestiona que el niño, ante la sospecha de maltrato, no haya sido puesto a resguardo.

Lucio Dupuy (5), asesinado en La Pampa.

“Muchas veces, la perspectiva de género se aplica de forma sistemática y se olvida que también implica un enfoque jurídico sociológico, es decir, hay que analizar cada circunstancia porque no toda denuncia emanada de una mujer lo es. Tiene que existir una asimetría de poder en que la mujer sienta miedo o se vea menospreciada”, resalta y agrega: “Creo que se aplicó por default, sin escuchar lo que tenían para decir el padre ni el abuelo. Se olvidó la perspectiva de niñez”.

Luján Rossetto, psicóloga y @maternarse en Instagram, expone: “Históricamente, el espacio social/cultural que se le otorga a la maternidad es un lugar de sacrificio, de abnegación, de entrega, de amor incondicional. La madre pareciera que es inmaculada y salvadora. Todavía hay quienes creen que la maternidad es instintiva”.

Y sigue: “Así, se sigue replicando discursos de ‘madre hay una sola’, ‘Madonna santa’, ‘mamita querida’. Pero, lejos de empoderar a las mujeres/madres, las siguen colocando en un lugar ‘sagrado’ y se convierte en un formato fiel del discurso patriarcal”.

Para Rosetto, “suponer que el mejor lugar para un hijo/a es al lado de su madre es un pensamiento patriarcal, y reivindicar el feminismo y la perspectiva de género y de derechos es también considerar que una madre puede ser peligrosa con su descendencia”.

MG

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados