¿las-finales-de-la-copa-davis-pueden-mudarse-a-abu-dhabi?Deportes 

¿Las Finales de la Copa Davis pueden mudarse a Abu Dhabi?

Cuando en agosto de 2018, la Federación Internacional de Tenis (ITF) firmó un acuerdo con el grupo Kosmos para modificar el centenario formato de la Copa Davis e introducir un cambio radical en el torneo, la compañía que lidera el futbolista Gerard Piqué se comprometió a invertir en el certamen 3.000 millones de dólares a lo largo de 25 años. Pero el debut de las nuevas Finales, en 2019 en Madrid, no despertaron el interés esperado entre los fanáticos; algunas estrellas del circuito fueron muy críticas con el nuevo sistema; y el año pasado ni siquiera se pudo celebrar la competencia por la pandemia de coronavirus. Y los número no cerraron. Por eso, el jugador de Barcelona y su equipo están listos para apostar por un nuevo cambio, que aunque todavía no se confirmó, ya generó polémica.

Según anticipó el periódico británico The Telegraph, Kosmos habría llegado a un acuerdo para mudar las Finales del torneo a Abu Dhabi durante cinco años, a partir de 2022, seducido por una multimillonaria oferta de la capital de los Emiratos Árabes Unidos -no se divulgó aún ninguna cifra-, que le permitiría a los organizadores aliviar las pérdidas que sufrieron en los últimos dos años. 

Ante las versiones que comenzaron a circular en el mundo de la raqueta en las últimas horas, la ITF emitió este jueves un comunicado en el que aseguró que aún nada está decidido.

“Las especulaciones sobre una sede para las finales de la Copa Davis en Oriente Medio no son nuevas. El Consejo de la ITF está revisando las sedes para 2022 junto con Kosmos y esperan tomar una decisión para el cierre de las Finales”, aseguró el organismo, poco antes de que se pusieran en marcha las series de la fase final en Madrid, Innsbruck y Turín.

España se llevó el título en 2019, la primera edición del nuevo formato que no tuvo el éxito esperado. Foto GABRIEL BOUYS/AFP

Sin embargo, varios medios europeos aseguraron que solo faltan acordar detalles y que el contrato se cerraría en una reunión que sostendrán la semana próxima en la capital española los representantes de Kosmos y sus nuevos socios de los Emiratos Árabes.

De confirmarse, la nueva mudanza será un nuevo golpe para un certamen con más de 120 años de historia, que, para muchos fanáticos y jugadores, perdió su esencia cuando se aceptó el proyecto de Piqué. Los nuevos responsables del torneo cambiaron el formato tradicional de series de local y visitante por el actual, que incluye una etapa clasificatoria de 24 países -la que jugará Argentina en marzo próximo para intentar volver a la elite- y una fase final con 18 equipos (serán 16 desde 2022), disputada en una sede única.

Esa modificación generó muchas críticas cuando fue anunciada. El francés Yannick Noah, por ejemplo, acusó a la ITF y a los jugadores y la prensa que recibieron el novedoso sistema con los brazos abiertos, de haber vendido el espíritu de la competición. Y algunos jugadores del circuito, como el alemán Alexander Zverev, se negaron a jugarla. Es más, el número tres del mundo, reciente campeón del Masters de fin de año, ratificó este año su posición y no forma parte del equipo de su país que está disputando la edición 2021.

Más allá de los detractores, la nueva Davis debutó en 2019 con menos éxito que el esperado y con gran descontento entre los protagonistas por el cronograma de juego. Es que con la acción concentrada en un solo escenario, las jornadas se hicieron larguísimas y algunos partidos terminaron bien entrada la madrugada. Así, en este 2021 se apostó por tres sedes y, con la vuelta del público (salvo en Innsbruck, por el confinamiento vigente desde el lunes en Austria por el aumento de casos de Covid), se espera que los ingresos sean mayores.

Otro golpe a la economía de la Davis: Innsbruck albergará sus series a puertas cerradas por un nuevo confinamiento. Foto AP/Michael Probst

Pero para compensar las pérdidas ya sufridas y pensando en el futuro y esa promesa de inversión millonaria hecha en 2018, Piqué apunta ahora a una nueva mudanza, seducido por el poderío económico del mundo árabe que en los últimos años se convirtió en destino de grandes eventos deportivos, como varias fechas del campeonato de Fórmula 1, importantes torneos de atletismo y hasta el Mundial de Fútbol, que se disputará a fines de 2022 en Qatar.

La decisión de llevar la Davis a Abu Dhabi le cierra a Kosmos, pero no cayó del todo bien en el mundo del tenis. En Madrid, Innsbruck y Turín corrió la versión de que varios jugadores avisaron, puertas adentro, que no estarían dispuestos a viajar a Oriente Medio tan tarde en la temporada. 

Leon Smith, capitán de Gran Bretaña, reclamó que ni la ITF ni los organizadores del torneo consultaron con ellos esos posibles cambios.

“Todo el mundo quiere que la Copa Davis tenga un papel importante en el futuro. Y todos coinciden que la atmósfera y el ambiente son muy importantes. Sé que las cosas tienen que cambiar. La ITF y Kosmos intentarán encontrar lo mejor, pero tiene que haber un diálogo abierto sobre el futuro de la competición”, afirmó en charla con la prensa en la previa del comienzo de las Finales.

El Pala Alpitour de Turín, con pocos espectadores en las tribunas, en la previa del choque de este jueves entre Australia y Croatia. Foto REUTERS/Massimo Pinca

En tanto, Michael Kohlmann, capitán del equipo alemán, llamó a darle una oportunidad al nuevo formato, aunque avisó: “Hace dos años en Madrid, el evento fue algo especial, pero extrañamos el público. Y no creo que los fans vayan a viajar alrededor del mundo cada año para acompañar la competencia. Esto no es fútbol”.

Allí radica otra preocupación que surgió cuando se comenzó a hablar de la posible llegada a Abu Dhabi: el público. Los Emiratos Árabes no son países con mucha tradición en tenis y muchos pronostican que el torneo no atraerá muchos espectadores locales. Y los altos costos que implica viajar y hospedarse en esos países serán un gran obstáculo para los fanáticos extranjeros. El resultado: menos gente en las tribunas y pérdida de popularidad.

¿Terminará de convencer la nueva mudanza a los detractores de la nueva Davis? ¿O abrirá aún más la brecha entre quienes aplauden el cambio introducido por Piqué y los que siguen reclamando la vuelta del viejo formato? Habrá que esperar para averiguarlo.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados