martin-guzman-y-miguel-pesce,-pendientes-de-grandes-discusiones-globales-y-no-de-especificos-problemas-nacionalesEconomía 

Martín Guzmán y Miguel Pesce, pendientes de grandes discusiones globales y no de específicos problemas nacionales

Ayer el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, y el ministro de Economía, Martín Guzmán, hablaron en las Jornadas Monetarias del Banco Central. En sus presentaciones se refirieron a cuestiones académicas y conceptuales como suele ocurrir en este tipo de eventos.

Pesce dijo que el organismo necesita flexibilizar plazos y tasas para los países que acceden a préstamos por encima de su cuota (crédito excepcional). Y Guzmán, que los sectores públicos coordinen herramientas para gravar a los segmentos más ricos de la población.

Como sus palabras sonaron en el marco de una negociación con el FMI, se leyeron con esa intencionalidad. Pesce instaba al FMI dar mayor laxitud a sus reglas. Y Guzmán que anticipaba un aumento de impuestos en Argentina.

El Banco Central salió con una aclaración, de que no fue como ‘se entendió’. Y Economía a decir que lo que Guzmán se refirió fue la aprobación del G-7 del impuesto mínimo global de 15% para las multinacionales.

El economista y diputado electo Martín Tetaz tuiteó luego de criticar los dichos de Guzmán (“Necesitamos más acciones impositivas para que los ricos no se hagan más ricos) que “me cuenta @Martin_M_Guzman que en la conferencia del @BancoCentral_AR se refirió a las acciones globales (coordinadas por ejemplo en el G-20) contra los que que aumentan su riqueza eludiendo a los fiscos y no a los que acumulan produciendo”.

O sea, ni Pesce ni Guzmán hablaron ayer entonces de la Argentina y sólo de cuestiones globales, lejanas al votante. Insólito en un país y una economía donde el riesgo país está en un nivel más alto que en 2001, con una tasa de inflación mayor a la del año pasado (y sin vista de que baje en 2022) y una pobreza arriba de 40%.

El Gobierno necesita definir cuanto antes un programa económico que sintetice todas las miradas del Frente de Todos y pueda presentar al FMI. Pero también que suene creíble para el staff y el mercado. ¿Quién será el miembro del staff que hoy se juegue por firmar un programa con un país que viene incumpliendo históricamente sus compromisos si entre miembros del propio equipo económico se pasan chicanas y se corrigen entre sí?

Desde ese punto de vista, la principal definición de ayer fue que el Gobierno no va a prorrogar ni la doble indemnización ni la prohibición de despido para el año que viene. Es una señal al FMI pero también la decisión de atender un problema puntual: en Argentina no se crea empleo porque el régimen laboral actual crea incertidumbre para contratar futuros trabajadores. De ahí que lo de Claudio Moroni anunciando el fin de la doble indemnización y prohibición de despido, haya sido mucho más concreto que lo de Pesce y Guzmán.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados