magnus-carlsen,-el-campeon-mundial-de-ajedrez-que-convirtio-su-don-en-un-negocio-millonarioDeportes 

Magnus Carlsen, el campeón mundial de ajedrez que convirtió su don en un negocio millonario

Cuando Magnus Carlsen, un gran maestro noruego de ajedrez, tenía 16 años, ya había alcanzado el suficiente éxito como para que sus padres, Henrik y Sigrun, decidieran crear una pequeña empresa para gestionar sus ganancias. Henrik dijo entonces que esperaba que Magnus ganara lo suficiente a los 25 años para que, si decidía dejar de jugar, al menos fuera económicamente independiente.

Magnus ha superado ese objetivo relativamente modesto.

Carlsen, actual campeón del mundo, cumplirá 31 años a fines de mes, sólo unos días después de que inicie su defensa del título mundial en Dubai, Emiratos Árabes Unidos, en un encuentro al mejor de 14 partidas contra Ian Nepomniachtchi, un gran maestro ruso. La bolsa de premios del evento es de 2 millones de dólares. Hasta el 60% será para el ganador.

Sin embargo, gane o pierda, el premio sólo se sumará a los millones de dólares que Carlsen ha ganado en su carrera. También ha hecho algo que ninguno de sus contemporáneos o predecesores, ni siquiera Garry Kasparov, quien ostentó el título mundial de 1985 a 2000, consiguió: haber aprovechado su fama para convertirse en uno de los principales empresarios del mundo del ajedrez. En el proceso, amasó una pequeña fortuna.

Carlsen tiene varios acuerdos de patrocinio privado, entre ellos con Unibet, un sitio de apuestas deportivas; Isklar, una empresa noruega de agua; y Simonsen Vogt Wiig, un estudio de abogados noruego. Pero el principal vehículo de sus aventuras empresariales es Play Magnus, una empresa que cofundó en 2013, año en que se convirtió en campeón del mundo.

Diseñada inicialmente como una aplicación que permitía a los usuarios imitar el estilo de juego y la fuerza de Carlsen a diferentes edades, Play Magnus se ha expandido, sobre todo mediante adquisiciones, hasta convertirse en una empresa con una decena de filiales. Ahora incluye un sitio de juego en línea, múltiples plataformas de enseñanza y entrenamiento, y divisiones de publicación digital y de libros.

Según Andreas Thome, director general de Play Magnus, la empresa tiene unos 250 empleados y unos 4 millones de usuarios registrados de sus productos y programas de aprendizaje propios. Un año después de su cotización en bolsa en Euronext Growth Oslo, Play Magnus tiene ahora una capitalización de mercado de unos 115 millones de dólares. Es la única empresa de ajedrez que cotiza en bolsa.

Magnus Carlsen posa en 2018 tras defender su título mundial de ajedrez. Foto AFP

Magnus Chess, la entidad privada creada cuando Carlsen tenía 16 años para gestionar sus ganancias, posee el 9% de Play Magnus, lo que la convierte en el segundo mayor accionista. Magnus Chess, a su vez, es propiedad de Carlsen en un 85%, lo que hace que su participación personal en Play Magnus tenga un valor de casi 9 millones de dólares.

Aunque Carlsen no participa en las operaciones diarias de la empresa que lleva su nombre, tiene una gran influencia en su estrategia. Su padre forma parte del Consejo de Administración y Magnus Carlsen es consultado sobre las decisiones más importantes.

“Tenemos muy buena comunicación con la dirección de la empresa -dice Henrik Carlsen. Estamos muy en contacto. Realmente quieren tener a Magnus a bordo en cada decisión importante. Es una simbiosis, en cierto modo”.

Thome se hizo eco de la cuestión. “Lo importante para Magnus es hacer que el juego sea más accesible para más aficionados de todo el mundo -dijo-. Las ideas que él defiende son sin duda la columna vertebral de lo que la empresa cree”.

Las ideas de Carlsen han influido durante mucho tiempo en la estrategia de adquisición de la empresa.

“Él quería mucho una zona de juegos cuando sólo teníamos las aplicaciones”, dijo Henrik Carlsen. Así que Magnus impulsó la fusión en marzo de 2019 con Chess24, uno de los principales sitios de juego en Internet.

Luego, el año pasado, cuando por la pandemia se cerraron todos los torneos presenciales y también se pospuso el campeonato mundial, la empresa decidió crear sus propias competiciones. Una vez más, dijo Thome, se recurrió a Carlsen para que asesorara.

“Trabajamos bastante con Magnus en eso -dijo-. ¿Cuál podría ser un concepto interesante para atraer a más aficionados de todo el mundo? ¿Cuál debería ser el formato?”.

La empresa de Magnus Carlsen llevó adelante supertorneos online durante la pandemia.

Play Magnus organizó una serie de 10 torneos, en su mayoría online, con 1.600.000 dólares en premios. En los eventos participaron 44 de los mejores jugadores del mundo, incluido Carlsen.

La inclusión de los mejores jugadores, incluido el campeón del mundo, permitió a la gira atraer patrocinadores. Entre los que se inscribieron se encuentran Meltwater, una empresa de inteligencia de medios de comunicación, por la que se rebautizó el circuito; FTX, una bolsa de criptomonedas; y Mastercard. Julius Baer, un banco suizo de gestión de patrimonios, se convirtió en el principal patrocinador de un segundo circuito llamado “Challenger Tour” para jugadores prometedores.

La final del Meltwater Tour se celebró el mes pasado, en parte, en un estudio de deportes electrónicos en Oslo, Noruega, construido por Play Magnus. Como era de esperar, Carlsen ganó. También se llevó la mayor parte de la bolsa de la temporada: algo más de 315.000 dólares. El estadounidense Wesley So quedó segundo y embolsó 215.000 dólares.

Esto hizo que la gira creada y dirigida por la empresa de Carlsen fuera financieramente lucrativa para él, un resultado que Thome insistió en que no era un problema.

“El hecho de que Magnus apoye firmemente el circuito, juegue en él, se lo tome en serio y compita hace que otros jugadores de primera fila jueguen en él y es muy valioso para la empresa”, dijo. Eso, argumentó, es bueno tanto para la empresa como para sus accionistas.

En su informe del tercer trimestre para los accionistas, Play Magnus informó que la gira había tenido 115 millones de visualizaciones de retransmisiones en directo y 29 millones de horas de video vistas, lo que la situaba, según Thome, en una situación de equilibrio financiero.

No obstante, la empresa registró una pérdida de 5,3 millones de dólares en el tercer trimestre, lo que eleva sus pérdidas de 2021 a más de 14 millones de dólares. Con reservas de efectivo de casi 22 millones de dólares, esas pérdidas parecen ser sostenibles por ahora.

Play Magnus ya anunció que celebrará otra gira de campeones, con nueve torneos, a partir de febrero. La empresa también está creando una gira regional en la India.

“Con el tiempo, nos gustaría que nuestro Champions Chess Tour fuera para el ajedrez lo que la PGA es para el golf o lo que la Fórmula 1 es para las carreras automovilísticas”, dijo Thome.

Un estratega todoterreno

Magnus Carlsen, frente al tablero. El noruego lleva 10 años al frente del ranking mundial de ajedrez. Foto Instagram magnus_carlsen

Henrik Carlsen, que ha estado siempre presente al lado de su hijo durante su carrera -en parte confidente, en parte equipo de apoyo-, reconoció que ser la cara de Play Magnus ha añadido presión a su hijo. Pero dijo que Magnus siempre ha sido capaz de compartimentar sus intereses comerciales y competitivos.

“Pensar en las consecuencias comerciales cuando juega un torneo o incluso para el campeonato del mundo es absurdo”, dijo Henrik.

Su hijo es el favorito para retener el campeonato mundial cuando juegue contra Nepomniachtchi. Está mejor clasificado que su contrincante y tiene mucha más experiencia en partidas. Pero incluso si pierde puede que no tenga un efecto material en las perspectivas financieras de sus intereses empresariales.

“El grupo de empresas Play Magnus está muy diversificado en cuanto a sus flujos de ingresos -afirma Thome-. Algunos de esos flujos están más relacionados con Magnus que otros, por lo que es mejor tenerlo como campeón del mundo. Pero creo que Magnus ha alcanzado un estatus en el mundo del ajedrez debido a sus actuaciones durante mucho tiempo, lo que significa que será una leyenda del juego para siempre“.

De hecho, Carlsen y su familia creen tanto en la empresa que, cuando el precio de las acciones bajó recientemente, intervinieron para comprar acciones: unas 100.000 en los últimos seis meses, según Henrik Carlsen.

En cuanto al objetivo de independencia financiera que él y su esposa fijaron para Magnus cuando tenía 16 años, Henrik Carlsen lo descarta ahora con un gesto de la mano. Su hijo, dijo, lo ha superado “con creces”.

Por Dylan Loeb McClain

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados