los-pumas-y-un-ano-a-puro-retroceso-que-termino-con-una-dura-derrota-que-obliga-a-replanteos-multiplesDeportes 

Los Pumas y un año a puro retroceso que terminó con una dura derrota que obliga a replanteos múltiples

La caída por 53 a 7 ante Irlanda en Dublín, en un partido en el que el dueño de casa fue ampliamente superior en todos los aspectos del juego, le bajó el telón a un 2021 para el olvido para Los Pumas. Los argentinos llegaron al choque ante los irlandeses con un récord negativo de tres victorias, un empate y siete derrotas en este año, seis de ellas en el Rugby Championship. El triunfo hace una semana por 37 a 16 ante Italia, en el segundo test match de la ventana de noviembre, había levantado un poco el ánimo y había ilusionado con la chance de poder despedir la temporada con la frente en alto. Nada de eso ocurrió.

La demoledora goleada en contra de este domingo, la peor que sufrió en la historia ante el seleccionado del Trébol, fue un cierre durísimo y doloroso para una temporada complicada del seleccionado nacional, pobre en resultados y rendimientos y con una nueva polémica afuera de la cancha. Y fue, además, el último partido del contrato actual de Mario Ledesma con la Unión Argentina de Rugby, que igual -aunque no fue confirmado aún oficialmente- continuaría al frente del equipo, con la esperanza y el objetivo de dar vuelta este duro presente.

Los Pumas terminaron este 2021 con “números en rojo”, tras un 2020 de buen crecimiento deportivo (con histórico triunfo ante los All Blacks, incluido). En la ventana de julio derrotaron por 24 a 17 a Rumania, un equipo del segundo nivel mundial, en Bucarest y sumaron un empate (20 a 20) y una victoria (33 a 11) ante Gales en Cardiff. Con buenas sensaciones, encararon el compromiso más importante del año: el Rugby Championship. Pero en el torneo organizado por la SANZAAR y ante las grandes potencias del mundo, las cosas no salieron bien.

Los argentinos arrancaron con dos derrotas ante Sudáfrica en Port Elizabeth (32-12 y 20-10). Luego de la reestructuración del certamen -que a partir de la tercera fecha se disputó en Australia por las restricciones por coronavirus vigente en Nueva Zelanda que impedían jugar partidos en ese país-, hilvanaron otras cuatro caídas: 39-0 y 36-13 ante los All Blacks y 27-8 y 32-17 frente a los Wallabies. Así, finalizaron sin victorias ni puntos, algo que no ocurría desde la edición 2017.

“En el Rugby Championship no hicimos pie en casi ningún aspecto del juego. Definitivamente, no fue lo que esperábamos. Y mucho tuvo que ver con lo mental. No pudimos estar conectados ni muy presentes en el lugar y en el momento que estábamos viviendo”, analizó Ledesma en charla con Clarín unas semanas después del final del torneo.

El entrenador ya estaba pensando entonces en la ventana de noviembre, para la que tenía un objetivo claro. “Si hablamos de rugby, hay muchas cosas para mejorar. Pero creo que lo primero que tenemos que hacer es ordenar la cabeza. Si estamos conectados, disfrutando y viviendo intensamente el momento, eso impactará directamente en el juego”, comentó.

En el primero de los últimos test matches del año, ante Francia en París, mostraron una defensa más sólida y una mejoría en el scrum, pero terminaron cayendo 29-20. Luego llegó esa victoria por 37 a 16 a Italia en Treviso, que cortó una sequía de 119 días sin festejos e ilusionó con un cierre de año en alza. Sin embargo, este domingo, esa esperanza chocó contra la superioridad y la eficacia de Irlanda, uno de los mejores equipos de la actualidad, que le propinó un durísimo golpe a Los Pumas y cerró el récord final del año en tres triunfos, un empate y ocho derrotas.

Un caída que dejó además una marca negativa de Tomás Lavanini. El segunda línea vio la tarjeta roja a el minuto 19 del segundo tiempo, cuando Irlanda ya ganaba 34-7, por golpear con el hombro en la cara al irlandés Healy. Y se convirtió en el primer jugador de la historia del seleccionado que recibe tres tarjetas rojas en test matches internacionales.

A este flojísimo momento deportivo se sumó, encima, un nuevo episodio polémico extra rugbístico, en pleno Rugby Championship. Fue en la previa del último duelo ante Australia, cuando ocho integrantes del plantel -entre ellos, seis jugadores- viajaron desde Queensland, donde estaban alojados, a Nueva Gales del Sur para hacer una excursión en el día libre, violando la burbuja fronteriza vigente en el primero de esos estados. No pudieron reingresar, debieron permanecer aislados en Nueva Gales del Sur y los rugbiers se perdieron el último encuentro del torneo. 

El escándalo -uno más en la historia reciente de Los Pumas, que en el Rugby Championship del año pasado fueron centro de críticas por los tuits racistas de algunos jugadores- reavivó la tensión en la relación entre Argentina y la Sanzaar, que aseguró estar muy “decepcionada por la transgresión de los argentinos”. 

Desde la UAR -que días antes se había mostrado indignada porque Julián Montoya había sido excluido de la foto oficial de los capitanes del certamen- iniciaron una investigación interna que terminó con el despido de Lucas Chioccarelli, manager del equipo y uno de los integrantes del grupo que había roto la burbuja.

Este domingo, tras la derrota ante Irlanda, Ledesma pidió que, a la hora de analizar este 2021 de muchos puntos bajos y pocas cosas positivas, se tuviera en cuenta que este fue un año más desafiante que otros para el plantel. Los jugadores llegaron a la ventana de julio casi sin descanso y encararon el Rugby Championship sin hacer una pretemporada adecuada, a diferencia de lo que ocurrió en 2020, cuando tuvieron casi tres meses para preparar el torneo.

Además, jugaron todos los partidos de visitante, pasaron muchos meses lejos de su casa y sus familias y otra vez tuvieron que moverse en burbujas y cumplir cuarentenas, con el consecuente desgaste mental que generan esas condiciones, algo que destacaron esta temporada muchos atletas y jugadores de varios deportes.

Irlanda pasó por arriba a Argentina y consiguió su victoria más abultada de la historia ante el equipo celeste y blanco. Foto REUTERS/Clodagh Kilcoyne

El coach argentino, igual, aclaró que esas condiciones no son excusas para lo que se vio en la cancha a lo largo del año: un equipo que falló en la obtención de la pelota, volvió a cometer faltas y errores que se habían corregido desde su llegada al equipo, que fue desbordado en la defensa por casi todos sus rivales y al que le faltó fluidez en el juego y reacción ante situaciones adversas.

Ante Irlanda tocó fondo y esa caída, que encendió una alarma de cara a un par de temporadas que se vienen con varios compromisos importantes, caló hondo en el plantel.

“No esperábamos este resultado”, afirmó Ledesma. “Perder por esta diferencia nos golpea muy fuerte, pero Irlanda fue claramente superior. Es un momento de analizar y hacer autocrítica”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados