“hemos-ido-con-diego-a-buscar-droga-al-bajo-flores”:-carlos-ferro-viera-bajo-la-lupa,-el-hombre-que-llevo-a-mavys-ante-maradonaSociedad 

“Hemos ido con Diego a buscar droga al Bajo Flores”: Carlos Ferro Viera bajo la lupa, el hombre que llevó a Mavys ante Maradona

El 10 le había puesto de apodo “Fierrito, cento por cento” por su supuesta “efectividad”. Lo conoció en la cárcel cuando estuvo preso Cóppola. “Yo estaba detenido y les hacía de mozo”, cuenta. De las anécdotas naif a la truculenta historia del consumo y la grave denuncia de Mavys Álvarez por trata.

MIRÁ LA ENTREVISTA CON CARLOS FERRO VIERA. Estuvo más de cinco años al lado de Diego Armando Maradona (Foto: Carlos Ferro Viera).

Carlos Alberto Ferro Viera se dio cuenta de adolescente que tenía cintura para los negocios y que aquella habilidad lo haría escapar de la obligación que le imponían sus padres para cuando terminase la secundaria: estudiar, formarse con una carrera de grado y convertirse en un hombre notable de La Plata.

A su manera, con el paso de los años y la experiencia de la nocturnidad a cuestas, su rostro fue el más conocido de una ciudad en la que sus fiestas no pasaban desapercibidas. Acumuló propiedades y abusó temprano del champagne.

Se compró un chalet en Pinamar, invitó sin preocupaciones y fue en uno de aquellos encuentros masivos el que lo llevó a la cárcel en 1996 por supuesto tráfico de drogas. A partir de allí, su nombre y su entorno siempre estuvieron relacionados con las drogas.

“Yo estaba allá arriba y, cuando bajaba, sabía que iba a volver”, cuenta en diálogo con TN quien actualmente volvió a las primeras planas luego de que Mavys Álvarez narrara el calvario que sufrió al lado de Diego Maradona durante los años que el 10 vivió en Cuba.

Leé también: “Me dijo, ¿y este angelito de dónde vino?”: en exclusiva, Ferro Viera cuenta cómo llevó a Mavys Álvarez ante Diego Maradona

En Roma, Carlos Ferro Viera y Diego Maradona compartieron una noche con Leonardo Di Caprio (Foto: Carlos Ferro Viera).

Mavys Álvarez denunció a Ferro Viera y a varios hombres del entorno de Maradona por trata de personas. Él, por su parte, asumió en una entrevista con TN haber sido quien llevó a la mujer -en aquel entonces era menor de edad, tenía sólo 16 años- ante su asistido: “Yo fui la personas que le presenté a Diego”, enfatizó.

Luego se defendió: “Yo no vi que se drogue, no vi que Diego le pegue. No vi nada”. El viernes pasado, Mavys dijo ante la Justicia argentina todo lo contrario: contó que junto a otras personas compartió con él el plato donde aspiraban cocaína.

MIRÁ LA ENTREVISTA EXCLUSIVA. Carlos Ferro Viera intenta justificar cómo llevó a Mavys Álvarez ante Maradona.

En Boca y en Punta del Este

Ferro Viera vivió más de cinco años al lado de Maradona. Junto a él atravesó la última etapa en Boca Juniors, el fatídico episodio de Punta del Este y la estadía que el astro futbolístico realizó en Cuba para curar su adicción a las drogas. Durante aquella época fue señalado de facilitarle la cocaína al hombre nacido en Villa Fiorito.

“No solo fui compañero de la droga y de la joda y de las minas, sino que fui amigo de él”, dice.

Hoy, convertido a la iglesia evangélica, es uno de los personajes más comentados de la serie Maradona: Sueño Bendito (Amazon), que relata la vida de exfutbolista. Ferro Viera asegura que hace más de seis años que no consume drogas.

Leé también: “Yo tenía 16 años cuando Diego Maradona me llevó a la droga”: el crudo relato de la cubana Mavys Álvarez

¿Quién es Carlos Ferro Viera?

—¿Cómo te definirías?

—Carlos Ferro Viera es empresario y publicista. Yo tuve dos etapas: la primera que me dediqué al espectáculo, que fue de los 20 años a casi los 30 y pico. Manejé casi toda la noche platense. Después dejé eso, una época que me cansé, me cansé un poco de tanta noche. Y empecé con la publicidad.

—En La Plata se te conocía como “El rey de la noche”, ¿era realmente así?

Fue la prensa la que me puso ese apodo. Yo tenía a mi padrino que era Juan Carlos Morales, un empresario que falleció, tenía una confitería bailable muy importante que se llamaba Macondo. Él era de traer muchos artistas y yo aprendí mucho de él. Acá en La Plata me decían Charly.

Ferro Viera junto a Gerardo Romano, el actor que interpreta su papel en la serie Sueño Bendito (Foto: Reuters).

—¿Cómo era la noche en aquel entonces?

—No existían los free pass, la gente pagaba la entrada y listo. Otro momento del país. No había número artístico que no tuviera mi sello detrás. Traje a Los Galancitos, Soda Stereo, el Indio Solari.

—¿Por qué dejaste?

—Porque me cansé de la noche y empecé con la publicidad. Me fue exitosamente bien con eso: hice campañas políticas, tuve varias cuentas. Hice publicidad institucional y empresarial. Empecé a manejar toda la publicidad de la ciudad. Incluso trabajé con Antonio Cafiero durante su gobernación en la Provincia de Buenos Aires.

Su vínculo con Diego Maradona

—¿Cómo conociste a Maradona?

—Mi vínculo con Diego comienza cuando estuve detenido por la causa “Ricos y Famosos”, de la Costa. Del juez Hernán Bernasconi, no sé si se acuerdan. Caigo detenido yo ahí, estaba en Dolores, y al tiempo cae -por otra causa, que era la del jarrón, el famoso jarrón- Cóppola. Ahí lo conozco a Guillermo en la cárcel. Yo me pongo a ayudarlo, a estar con él. Estaba hacía seis meses detenido y era un “preso viejo” como se dice ahí, en la jerga de la cárcel. Entonces me puse a ayudarlo.

Carlos Ferro Viera, en Cuba, junto a Fidel Castro (Foto: Carlos Ferro Viera)

—¿Maradona iba a visitarlo?

—Sí, y Guillermo le hablaba mucho de mí a Diego; yo les hacía de mozo cuando iba a visitarlo. Para poder estar en sus fiestas personales y familiares hacía de mozo. Tenía soltura en el penal, entonces le pedí al director que me dejara y lo atendía. Cuando salí, a Guillermo lo llevaron al penal de Devoto. Me acuerdo que un día le metí un (teléfono) StarTac en la cárcel.

—¿Y cuando saliste qué pasó?

—Me fui de La Plata porque era una época difícil. Estaba muy marcado y señalado. En ese momento me defendía Fernando Burlando. Me fui a vivir a Buenos Aires, a Posadas 1414. Después Diego vivió conmigo ahí casi un año y medio. Ni venía a La Plata. También llevaba a la madre de Guillermo a la cárcel, la acompañaba. Lo mismo con Natalia, su hija. Así comenzó el vínculo.

—¿Tu relación con Maradona cómo continuó?

—Bueno, en ese momento empecé a ser su asistente. Ahí no consumía nada, porque había salido de la cárcel. Me tomé unos tiritos en una fiesta, en un cumpleaños de Diego, pero nada. La causa seguía abierta y el juez Bernasconi era terrible.

—¿En qué consistía tu trabajo como asistente?

—Bueno, mirá, él en el año 97 vuelve a jugar en Boca. Estábamos con Guillermo y Claudia en Segurola y Habana. Cóppola le hacía bromas por su peso y Maradona le jugó una apuesta: “Vas a ver que en seis meses estoy jugando en Boca”, le dijo. Y así fue. En seis meses empezó a jugar. Y mi trabajo era el de llevarle el bolso, ocuparme de que no le faltara nada. Él firmó su contrato en el living de mi casa.

Carlos Ferro Viera, en las calles de La Plata: asegura que sigue siendo un empresario y que hace seis años no se droga (Foto: TN).

—¿Cómo fue eso?

—El contrato se firmó con Luis Conde, vicepresidente de Boca. Cobraba US$200.000 por partido. Pero si no jugaba no cobraba. En ese momento las finanzas no estaban bien. Guillermo la peleaba como podía.

—¿Y qué otras cosas hacías? ¿Trámites personales?

—Mil cosas. Viniendo acá a La Plata chocamos con la camioneta y me hice cargo del choque. En ese momento me defendió Fernando Burlando. Yo ponía la cara en muchas cosas. Era una época hermosa en la que no había drogas.

—¿Entrabas al vestuario también?

—Sí, todo, me llevaba al banco de suplentes, a los entrenamientos en Ezeiza. Ahí lo conocí a (Juan Román) Riquelme, era flaquito. Maradona me dijo: “A este chico le falta olla, pero va a ser un crack”. Y no se equivocó.

“Fierrito”: el apodo que le puso Maradona

—Maradona te bautizó con otro apodo…

—Es cierto, me puso “Fierrito”. Él tenía una frase en italiano para cada vez que me pedía algo y se lo conseguía. Por mi efectividad decía: “Fierrito, cento per cento”.

—¿Se drogaban mucho en esa época?

—No, en esa época no había drogas. Por ahí había, como dice Guillermo, algún permitido. Alguna salida, algún boliche, alguna noche, pero no: Diego se había puesto totalmente las pilas, estaba entrenando, y estaba muy bien en la casa.

—¿Pero vos sí te drogabas al lado de él?

—Yo sí tomaba un poco más. Consumía. Diego no, le daba al deporte.

—¿Y después?

—Después bueno, Claudia empezó a tener cierto recelo conmigo porque realmente nos empezamos a drogar, ir de fiestas, y él ya faltaba a la casa o se quedaba a dormir en mi casa y todas esas cosas. Por supuesto, a cualquier mujer no le simpatizás.

—Ahí fue cuando le dio el doping positivo en Boca y tuvo que dejar de jugar.

—Sí.

—¿Qué recordás de ese episodio?

—Cuando le dio positivo el doping yo estoy detrás de él, bajando en el túnel con una campera. Justo él estaba en mi casa esa noche; estábamos de fiesta en mi casa. De ahí en adelante creo que fue lo que lo llevó a meterse más en la droga. La depresión de todo eso. Ahí se peleó con Claudia.

“Estaba tan enfermo por la droga como él”

—Siempre te señalaron como la persona que le facilitaba la droga a Maradona

—Con respecto a la droga, lo quiero dejar totalmente claro: nunca fui dealer, no era el que le proveía nada porque no tenía necesidad. Yo me he comido dos propiedades estando al lado. Maradona en esa época no tenía un peso, no facturaba.

—¿Y cómo conseguían la droga?

Muchas veces la compraba yo, a veces la traía otra gente amiga. Aparte, a veces la traía él, a veces íbamos juntos a buscarla. Hemos ido al Bajo Flores junto a buscarla con la camioneta. Hemos corrido esos riesgos, porque ir con Maradona era correr esos riesgos. Pero yo me drogaba tanto o quizá más que él, eh.

El empresario platense fue denunciado por Mavys Álvarez por trata de personas (Foto: Carlos Ferro Viera).

—¿Estabas tan mal?

—Yo no era una persona pública y por ahí no se notaba tanto, pero estaba tan enfermo por la droga como él.

—El entorno de Maradona siempre fue criticado, sobre todo después de su muerte. ¿Qué podés responder?

—No hay nada que hablar del entorno nuestro. Pudimos tener fallas como todos, pero lo cuidamos, lo asistimos. Estaba el doctor (Alfredo) Cahe, Guillermo constantemente. En Cuba lo atendía el médico de Fidel Castro, el doctor (Pedro) Llerena, el director de La Pradera. Y quiero mostrar una foto, ¿puede ser?

—Sí.

—Quiero mostrar una foto de Diego en Cuba, para que vean la equivocación de la gente que dice: “Diego en Cuba no se recuperó”. Sí se recuperó. Este es el Diego de Cuba, miren. Este es el Diego de Cuba, ¿no se recuperó? Llegó muerto allá. ¿El entorno no lo recuperó? ¿No lo ayudamos a recuperarse? El Diego de 2005 fue el mejor Diego.

“Este es el Diego de Cuba, ¿no se recuperó? Llegó muerto allá”, dijo Ferro Viera (Foto: Carlos Ferro Viera).

—Pero ustedes ya no estaban.

—Claro, los únicos que no estábamos con él éramos Guillermo y yo. Ahí estaba Gabriel Buono, Claudia, las hijas. No se le puede echar la culpa al entorno. Diego era un tipo muy difícil, debo ser una de las pocas personas que él no echó. No tengo memoria de que me haya echado nunca, al contrario, cuando me fui estuvo un año llamándome.

—¿Discutían mucho con él?

—Yo tuve muchas agarradas. Además no era un adolescente. No le estoy echando la culpa a nada de él, pero no hay nada que hablar del entorno nuestro, pudimos tener fallas como todos pero te repito: lo cuidamos y lo asistimos.

“No había manera de decirle que no a Maradona”

—¿Era difícil lidiar con Maradona?

—Yo no tengo nada malo para decir de él. Lo quiero mucho, él me dio muchas oportunidades. Había momentos que resolver que no eran fáciles, pero jamás podría haber enojado con él.

—¿Momentos como cuáles?

Como que rompa un celular a las 3 de la mañana en Estambul y nos pida que consigamos otro. No había manera de decirle que no o hacerle entender que no se podía. Había que conseguir un teléfono como sea.

—Después acusó a Guillermo Cóppola de robarle dinero…

Qué le iba a robar Guillermo si no había nada para cobrar. Cuando volvimos de Cuba tuve que viajar a La Plata a pedirle US$25 mil a Fernando Burlando. Le pedimos un auto y se lo devolvimos destrozado.

Leé también: Romina Ricci contó que Diego Maradona la abordó en un boliche y la quiso llevar a Cuba

—¿Cómo es tu situación actual?

—Estoy bien, con varios proyectos.

—¿Y con las drogas?

—Hace seis años que yo no me drogo. Me convertí a la iglesia cristiana. Era católico y me convertí a la iglesia cristiana. La Iglesia universal. Estuve en la cura de los vicios, soy referente en todo el país de la cura de los vicios, me curé, me sané milagrosamente. Lo mío fue un milagro. Soy un testigo presente de esto. Todos podemos salir de este flagelo. Yo estoy los domingos en la cura de los vicios, la gente que tiene (adicción) al alcohol, la pornografía, las drogas. Así que se sale, si uno quiere se sale.

—¿Nunca volviste a consumir?

—Yo no consumo más nada, estoy bien. Y pido disculpas y perdón a todo aquel que pude haber herido o lastimado por el tema de mi consumo y las drogas.

Leé también

Dieron de baja los teléfonos y se mudaron: la vida que tuvieron que inventarse los empleados de la funeraria que se sacaron fotos con el cuerpo de Diego Maradona

Nelson Castro reveló que Diego Maradona fue enterrado sin el corazón

La increíble historia de la Ferrari Testarossa negra de Diego Maradona

La línea 141 es un servicio telefónico de primera escucha y asistencia inmediata, anónima y gratuita sobre consumo problemático de sustancias https://www.argentina.gob.ar/jefatura/sedronar.

Articulos relacionados