el-lado-desconocido-de-paul-walker:-sonaba-con-ser-biologo-marino,-disfrutaba-del-surf-y-le-fascinaban-las-artes-marcialesEspectáculos 

El lado desconocido de Paul Walker: soñaba con ser biólogo marino, disfrutaba del surf y le fascinaban las artes marciales

El actor de “Rápido y Furioso” murió hace 8 años en un accidente. Cómo fue su paso por el cine y el recuerdo de sus seres queridos.

Paul Walker tenía 40 años cuando murió. (Foto: Reuters)

“La vida es una osada aventura o no es nada”. La frase de la escritora Helen Keller todavía repica en su perfil de Twitter. Paul Walker la escribió como una reflexión más en el océano algorítmico de las redes sociales, unos meses antes de morir en un trágico accidente. Con el tiempo, esas palabras se convirtieron en la síntesis de su existencia: un actor al que todo el mundo adoraba, que disfrutaba cada partícula de oxígeno que respiraba y con intereses muy nobles que iban más allá de Hollywood.

La figura de la saga Rápido y Furioso, que murió el 30 de noviembre de 2013 a los 40 años, era un fanático de la fauna marina, su ídolo era el explorador francés Jacques-Yves Cousteau, hacía surf desde muy chico, practicaba jiu-jitsu y hasta tenía una profesión frustrada: estudió para ser biólogo marino.

Leé también: La hija de Paul Walker se casó y Vin Diesel la llevó al altar

Cómo fue la vida de Paul Walker antes de “Rápido y Furioso”

Paul Walker nació el 12 de septiembre de 1973 en Glendale, California. Hijo de un exluchador de catch y una modelo, se crió en un gran entorno familiar y fue muy unido a sus cuatro hermanos Caleb, Cody, Ahlie y Amie.

Desde muy chico siempre le gustaron los deportes acuáticos y por eso practicó surf en las playas de California. También, hizo pequeños papeles en la serie de Michael Landon Camino al cielo y en la comedia Throb.

Paul Walker, junto a uno de los autos que usó en “Rápido y Furioso”. (Foto: Universal)

Tras graduarse en 1991 en el secundario, empezó a estudiar en la universidad y, en las horas libres, desarrolló una actividad que lo empezó a ubicar cada vez más en el radar de Hollywood: el modelaje. Eso lo llevó a tener castings muy seguido.

Así consiguió varios papeles durante la década del ‘90 en novelas y sitcoms como The Young and the Restless, Who’s the Boss? y I’m Telling! Su despegue definitivo como “galancito” fue en 1998 en el magnífico film Pleasantville, donde compartió set con Reese Witherspoon y Tobey Maguire.

La llegada de Paul Walker a la saga “Rápido y Furioso”

En una entrevista con la revista Automobile, Walker contó cómo fue el origen de Rápido y Furioso. Tras su participación en la película Sociedad secreta (The Skulls), en 2000, bajo las órdenes de Rob Cohen nació el concepto del film.

“Estaba trabajando en esa película, cuando el estudio, el productor y el director me preguntaron qué quería hacer después. ‘Quiero hacer una película en la que compita con autos o ser un policía encubierto’. Combinaron las dos cosas y así es como surgió Rápido y Furioso”, comentó.

Paul Walker, en un freno de “Rápido y Furioso 6”. (Foto: Universal)

De esta forma se convirtió en Brian O’Conner. El detective se mezcla en una banda de piratas del asfalto fanáticos de la velocidad para desbaratar sus negocios, pero termina siendo muy cercano a su líder, Dominic Toretto.

No hay nadie del elenco de la saga que recuerde mal a Walker. Cada integrante del staff demuestra, todo el tiempo, hasta el presente, lo buena persona que era. “Paul era esa clase de tipo que solo ama”, dijo Michelle Rodriguez, en una entrega de premios de hace algunos años.

La amistad de Paul Walker con Vin Diesel

Esa sensación la llevó a otro nivel Vin Diesel, su coestrella. La figura excluyente de la saga se convirtió en un vocero de la vida de Walker. En cada aniversario especial que hay de lo que fue la vida de su amigo lo recuerda con un posteo en las redes. Lo llama “Pablo”, en castellano, como lo nombraba en los sets donde se conocieron.

La relación con Diesel fue tan especial que el actor que encarna a Toretto fue una de las personas que crío a la hija de Walker, Meadow, después del trágico accidente. Tan cercano y sólido fue el vínculo, que la llevó al altar: la chica se casó este año, en una ceremonia muy emotiva.

Vin Diesel y Paul Walker, los grandes referentes de “Rápido y Furioso”. (Foto: Universal) Por: Universal

Walker tuvo a su hija a los 25 años, fruto de su relación con la modelo Rebecca McBrain. Si bien hasta los 12, Meadow vivió con su mamá en Hawaii, Walker se hizo cargo de ella a tiempo completo pocos años antes de morir. “Mi corazón estuvo desesperado mucho tiempo. Desde que está conmigo, es la mejor pareja que tuve”, contó Walker, en su momento, al sitio EW.

Pero Diesel no fue el único que tenía una conexión especial con Walker. Con Tyrese Gibson, que trabajó con él en varias de la saga desde +Rápido +Furioso, construyó una amistad única.

“Nos llevábamos muy bien. El problema era que nos llevábamos tan bien que nos divertíamos la mayor parte del tiempo cuando estábamos trabajando”, recordó Walker durante una entrevista promocional del film en el ciclo Total Request Live, de MTV.

Paul Walker quería ser biólogo marino y tenía como ídolo a Jacques Cousteau

El fanatismo de Paul Walker por los autos y la velocidad es muy conocido. Su vida cinematográfica y su trágico desenlace, de hecho, se relacionan con esto. Pero hay un costado de sus intereses poco explorado en lo que se recuerda de él: siempre quiso ser biólogo marino al igual que el francés Jacques-Yves Cousteau.

Su fanatismo por Cousteau lo dejó expresado en varias entrevistas y quedó estampado en un tuit que publicó en febrero de 2013. En el mensaje, subió una foto junto al hijo del biólogo.

Paul Walker, junto al hijo de Jacques-Yves Cousteau. (Foto: Twitter @RealPaulWalker)

“Conozcan a la leyenda, Jean-Michel Cousteau, hijo de mi ídolo de la niñez, Jacques Cousteau”, escribió, acompañado de una foto junto al ambientalista y donde la sonrisa lo desbordaba.

Cuando estudió en la universidad eligió esta carrera, que no pudo terminar debido a que su trabajo terminó siendo otro. Walker nunca descuidó su deseo de tener contacto con el agua y la fauna marina.

Leé también: Vin Diesel explicó por qué se peleó con Dwayne Johnson en “Rápido y Furioso”.

En una entrevista en 2011, por el lanzamiento de una de las fragancias del perfume Davidoff, habló de esta fascinación: “En un primer momento pensé en hacer una película, pagar mis préstamos, volver y terminar la carrera. Pero (el trabajo) nunca se detuvo. La pasión por la biología marina sigue ahí y todavía encuentro otras formas de cumplirla”, aseguró.

A Paul Walker le fascinaba la fauna marina, las artes marciales y el océano

El océano era una de sus debilidades. Es así como en 2005, ya como una estrella internacional, protagonizó Azul extremo, con Jessica Alba, porque lo dejaba “estar mucho tiempo en el agua”.

El surf me tranquiliza. Siempre fue una especie de experiencia zen para mí. El océano es tan magnífico, pacífico e impresionante. El resto del mundo desaparece para mí cuando estoy en una ola“, comentó en un reportaje que le hizo la revista Dark Horizons, en 2001.

Paul Walker era fanático del surf. (Foto: captura del documental “I Am Paul Walker”)

Pero no solo de ese deporte acuático era fanático Walker. También hacía artes marciales y otras prácticas más extremas como el parkour. De más joven descubrió el jiu-jitsu y en los últimos años de su vida empezó a entrenarlo. Esta disciplina la desplegó debido a su trabajo en el film Brick Mansions, que se estrenó poco después de su muerte.

“Estuve corriendo tanto que parece que me convertí en un mono. Soy un tipo bastante ágil, especialmente por ser más alto y haber practicado artes marciales desde los 13 años, pero el parkour es uno de esos deportes que desearía haber descubierto antes. Cuando mi sobrino me lo mostró por primera vez, pensé, “maldita sea, soy demasiado mayor para esto’”, relató en una entrevista que le hizo la revista GQ.

Cuándo y cómo murió Paul Walker

A medida que fue pasando la década de 2000, la saga de Rápido y Furioso se expandió. La ganancia en la taquilla de la franquicia se multiplicó y la popularidad de sus protagonistas se disparó. Paul Walker estaba en el punto más alto de esa fama cuando tuvo el accidente fatal el 30 de noviembre de 2013.

El choque sucedió luego de un evento de su propia fundación Reach Out Worldwide. Walker se subió como acompañante al Porsche Carrera GT 2005 que manejaba su amigo Roger Rodas. De acuerdo a la investigación policial el auto circulaba a una velocidad cercana a los 160 kilómetros por hora cuando se incrustó contra un poste de luz y varios árboles en la calle Hércules del barrio Valencia de Santa Clarita.

Paul Walker y Vin Diesel, en la saga “Rápido y Furioso”. (Foto: Universal)

La tragedia fue demoledora para todos los que rodeaban a Walker, tanto para su familia, sus amigos y sus compañeros de elenco. El actor estaba en un break de las grabaciones de Rápido y Furioso 7 en el momento de su muerte.

El film se pudo completar debido a que los realizadores cambiaron el guion y llamaron a los hermanos de Walker para que lo reemplacen en algunas secuencias. Esas imágenes se terminaron de procesar a través de técnicas CGI.

En el documental I Am Paul Walker, Tyrese Gibson da la clave de por qué nadie podía salir de su asombro ante la desgracia. “La razón por la que estábamos devastados por la muerte de Paul era porque fue el tipo más simpático de la Tierra”, sostuvo.

El final de esa película es uno de los homenajes más emotivos que se recuerde en Hollywood a la memoria de un actor: en la escena, mientras Toretto gira el camino hacia la derecha con su coche, O’Conner se va con un auto de color blanco hacia el otro lado. Todo un símbolo.

Una frase que escribió Paul Walker poco antes de morir. (Foto: Twitter @RealPaulWalker)

Con la canción “See you again” de Wiz Khalifa de fondo, el personaje de Vin Diesel dice: “Antes decía que vivía mi vida medio kilómetro a la vez y creo que por eso éramos hermanos, porque vos también”.

Leé también: “Rápido y Furioso” cumple 20 años: el origen de Dominic Toretto, romances en el elenco y la tragedia que marcó a la saga.

Rob Cohen dijo en el documental sobre la vida de Walker que el cine “no pudo capturar todo lo que significó”. “Era un tipo que podía tomar a la vida en sus propios términos y encontrar alegría en todo”, recordó.

Parafraseando a la frase de Helen Keller, su vida fue una osada aventura.

Articulos relacionados