monopolizo-el-saxo-en-el-rock,-se-fue-a-vivir-a-espana-y-el-instrumento-desaparecio:-con-ustedes,-¡el-gonzo!Espectáculos 

Monopolizó el saxo en el rock, se fue a vivir a España y el instrumento desapareció: con ustedes, ¡El Gonzo!

Tocan Los Barreiro en un boliche de Colegiales. Cien personas. En un momento Pachi, el cantante, un tipo que si fuera pelirrojo bien podríamos confundir con Pipo Cipolatti, anuncia: “Tenemos una sorpresa: recién llegado de España, con todos nosotros, ¡¡El Gonzo!!”

Fiummmm, el nombre nos viaja hacia una madrugada perpetua, a Los Twist de La dicha en movimiento, al sonido de determinado instrumento. Recordamos cuando todo -todo, todo- era “sAxo, droga y rock&roll”.

En el boliche hay gente de esta tribu que le pone nombre a sus jopos y patillas. Pensamos en el Gonzo con el look de Travolta en Grease el compadrito.

El Gonzo estuvo en todas partes al mismo tiempo. Durante los consagratorios ’80 su nombre iba en una coupé descapotable. Le puso garganta al arcoíris entero del rock nacional. Un auténtico monopolio. Anoten: Los Twist, Fricción, Memphis La Blusera, colaboraciones con Virus, Fontova Trio, Soda Stereo, Sumo, Viuda e Hijas de Roque Enroll, Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. Etcétera.

Adiós jopo ochentoso. Hola look hipón. El Gonzo, Gonzalo Palacios. Foto: Maxi Failla

Eso sí, parece otro. Sale al escenario hippón– a los 58. Recién llegado de España y actuando en un bar donde pasan la gorra. Imposible reconocerlo. Esperamos nuestro turno para pedirle un autógrafo.

Hola mis amigos, soy El Gonzo de Los Twist

-¿Cómo te presentarías para los que no te conocen?

-Bueno, ese es tu trabajo.

Es verdad. Ficha Técnica. Nombre de nacimiento: Gonzalo Palacios. Otros nombres: El Gonzo. Nacimiento: 4 de enero de 1963, Buenos Aires, Argentina. Ocupación: Saxofonista. Años activo: 1980-presente. Género: Rock, Blues, Rythm & Blues, Pop, New Wave.

Por su intensa actividad y su participación en un importante número de discos fundamentales es considerado como una de las fuerzas motrices de la renovación del rock argentino durante los años ’80.

Gonzalo Palacios ” El Gonzo”, figura fundamental del rock y pop argentino de los ’80. Foto: Maxi Failla

-Tocaste con todos, después te fuiste a vivir a España y es como que el saxo desapareció del género…

-Me fui por primera vez en el año ’91.Te agradezco el cumplido, pero asociar mi partida a una extinción del saxo de rock es darme una importancia que no tengo. Por otro lado Emilio Villanueva, Willy Crook, Sergio Dawi y otros estuvieron muy activos durante los años ’90. El saxo no desaparece del blues, el funk o el rock and roll, pero en el pop fue una moda, como toda moda pasó y en algún momento volverá como nostalgia o revival.

-La viuda de Kurt Cobain dijo: “Sinceramente el saxo no tiene nada que hacer en el rock”.

-Todos decimos tonterías alguna vez, pero la ignorancia mezclada con la soberbia es un cóctel peligroso que nos lleva a hablar de más, siempre. Me temo que lo digo por propia experiencia. Incluso aceptando la visión de que el rock and roll se inventa a mediados de los cincuenta, la evidencia nos dice que el saxo es previo a la guitarra eléctrica como instrumento fundamental del género.

La mayor parte de los elementos del rock and roll ya están presentes en el rythm and blues de la década anterior, donde el saxo es el rey. Y durante los primeros años de lo que oficialmente se llamó Rock and Roll, como mínimo el saxo está a la par de la guitarra eléctrica en la mayoría de las formaciones. En fin…

Gonzalo Palacios ” El Gonzo” dice que eligió el saxo porque sonaba fuerte . Foto: Maxi Failla

-¿Por qué elegiste ese instrumento?

-Paradójicamente, durante mi adolescencia yo escuchaba mayormente guitarristas y rock de guitarras. Mi instrumento era la flauta, muy difícil de tocar y especialmente muy difícil de amplificar. El día que me crucé con un saxo me resultó fácil, natural y sobre todo sonaba realmente fuerte.

Y no menos importante, encontré que permite ciertos gestos técnicos con los que imitar a una guitarra eléctrica… que luego se entera uno que está imitando a un saxo (¿hola? ¿Courtney? ¿estás ahí?), así que al día siguiente fui corriendo a sacar un saxo en cuotas y aquí estamos…

-Willy Crook (QEPD) decía que aprendió a tocar el saxo por interés. El saxo de Pettinato en Sumo no acababa nunca. En realidad, querido Gonzo, nadie tiene la menor idea de cómo definir el estilo de un saxofonista. ¿Nos ayudás?

-No puedo estar más en desacuerdo: tenés tantos elementos o más que los que necesitás para hablar del estilo de cualquier otro instrumentista. Es cuestión de adquirir la cultura necesaria, conocer de estilos musicales, poder dar las referencias adecuadas -lo que suele ser el camino más fácil-, saber alguito de música y ser capaz de describir con cierta poética.

Desde el principio

-Formaste parte de Los Twist “línea fundadora”…

De cuando Los Twist vendían 200 mil copias, con el Gonzo Palacios en el saxo.

-Supongo que se puede decir así, sí. Lo que yo recuerdo es que más allá de las bromas, las mistificaciones acerca de fechas fundacionales y las respuestas ingeniosas, lo que finalmente cristalizó como Los Twist fue un desgajamiento del Ring Club, un concepto y una serie de primeras canciones que tenía Daniel Melingo y que evolucionó a lo largo de meses, tal vez un año. Yo acompañé y puse mi impronta desde el principio.

Creo que el hecho de haber sido el único músico que permaneció y se puso la camiseta a lo largo de ese período, previo incluso a que conociéramos a Pipo, hizo que al momento de conformarse la “delantera” definitiva, el saxo tuviera el protagonismo que tuvo en el sonido de Los Twist.

-¿El primer disco de Los Twist, “La dicha en movimiento”, es uno de los discos más vendidos del rock nacional?

-Creo que nunca sabré las verdaderas cifras de ventas de La dicha… Había en su momento muchos rumores acerca de que se vendían más copias de las que se declaraban. Se supone que como mínimo se vendieron 200.000, un número impresionante en su momento, sobre todo para el álbum debut de unos desconocidos. Y suficiente como para que todas las discográficas salieran a buscar a los “próximos Twist”.

-Los Beatles recurrieron poco al saxofón…

-Poco pero recurrieron: Lady Madonna y You Know my Name incluyen solos, y luego el saxo aparece en cinco o seis temas más, como parte de una sección de vientos.

-¿Tenés alguna teoría al respecto?

-Sí, tengo: Los Beatles escuchaban música de Estados Unidos pero eran ingleses, y del norte, o sea que continuaban una línea que pasaba por Lonnie Donegan y The Shadows, todo guitarras. Ellos se dirigían a una generación de jóvenes que identificaba el sonido del saxo y de los metales en general, con la música que escuchaban sus padres. Sumale que George Harrison hacía solos de guitarra memorables.

-¿Si tuvieras que elegir un amigo músico?

-Cometería una injusticia, seguro. Tengo muchos y muy buenos amigos, no me sobra ninguno.

El Gonzo” Palacios dice responder al estereotipo del músico: vago y mal entretenido. Foto: Maxi Failla

-¿Alguna vez pensaste en dejar de tocar?

-No, jamás. En todo caso tengo planes B para cuando ya se me haga cuesta arriba colgarme un saxo, pero dejar de tocar, inconcebible.

-¿Trabajaste de otra cosa para vivir?

-Para vivir no. El verano anterior al primer disco de Los Twist atendí el kiosco de la 3 y 105 en Villa Gesell. Y de adolescente un tiempo limpié vidrieras. Todavía conservo gran estilo y muñeca con el secador. Dicho esto, respondo perfectamente al estereotipo del músico: vago y mal entretenido.

Un mundo de ilusiones

-¿Te desilusionó el mundo de la música?

El Gonzo, su saxo, Pipo Cipolatti, Daniel Melingo y compañía.

-Siempre supe y asumí que es un mundo de ilusiones. Lo que ves arriba de un escenario, en un video, incluso en este reportaje, es una ilusión y está bien que así sea, es una convención que aceptamos todos y es lo que vamos a buscar a un teatro o a una sala de conciertos.

En todo caso algunas personas me pueden haber decepcionado, como yo habré decepcionado a otras. Luego, o mejor dicho y primero que nada, está La Música con mayúsculas, que es más grande que lo que vos llamás “el mundo” pero que yo llamaría “el ambiente”. Y La Música, lejos de desilusionarme, me dio mucho más de lo que jamás imaginé me fuera a tocar, incluso tal vez demasiado pronto.

-Volviste a la Argentina. ¿Qué te trae por acá?

-La última vez que estuve en Argentina fue justo antes de la pandemia. A fines del 2019 volví a juntar mi grupo, “El Gonzo”, hicimos algunos conciertos y los grabamos con la idea de hacer un disco en vivo y volver a las tablas al año siguiente. Pero el año siguiente fue el año que no se nombra y quedé varado en Menorca desde entonces.

De todas maneras la banda mantuvo la cohesión y la actividad creativa a la distancia, en formatos que hasta entonces no habíamos considerado. Ahora que las restricciones son menores volví para retomar por el camino presencial.

Fue una suerte haber contado con la posibilidad de trabajar a distancia, pero nos gusta ensayar, componer y grabar estando todos en la misma habitación.

Por otro lado firmamos contrato discográfico con Acqua Records y hay que estar para la promoción de los temas que se van publicando. De hecho nuestro primer single Pick Up the Pieces está disponible en todas las plataformas digitales desde anteayer. Estamos especialmente contentos de haber contado con Mario Breuer para la mezcla y el mastering.

El plan es lanzar tres o cuatro singles más y luego editar el álbum completo en vinilo. Entonces, si nada se tuerce, el próximo otoño estaremos publicando una bonita selección de temas abarcando desde blues hasta funk, pasando por el rythm and blues, soul y algunas cosas más.

Y con una formación de lujo. Permitime nombrarla: Alejandro Ridilenir en guitarra, Daniel Castro en bajo, Fernando del Castillo a la batería, Fabián Prado en órgano, Gustavo Ridilenir en flauta y saxo y Santi Castellani en trombón.

-¿Qué hiciste en España todos estos años?

-Dar servicios musicales, básicamente. Entretener a la juventud que trasnocha y de vez en cuando girar con músicos como Javier Vargas, para despuntar el vicio del blues. Te puedo asegurar que como buen migrante hice absolutamente de todo e incrementé mi ya abundante colección de situaciones absurdas, parte esencial de la vida del músico.

Pero la verdad es que cuando pienso en actuar haciendo lo mío, el público que visualizo es el americano en general, especialmente el argentino, y también el inglés. Tal vez por desconocimiento o por idiosincrasia no termino de conectar con el público español, como si no supiera a donde apuntar el tiro. Me refugio en el trabajo de estudio y la producción.

-¿ El trap podría usar saxo?

-No veo límites en el trap.

-¿El mejor grupo que integraste?

-No soy muy amigo de los rankings pero te contesto igual: En el pasado Los Twist, en el presente El Gonzo.

“El Gonzo” Palacios acaba de editar un single con su banda y espera por sacar un disco de vinilo. Foto: Maxi Failla

-Ahora que pasó de moda ¿quién fue el mejor saxofonista del pop?

-Repito, no soy amigo de los rankings.

-¿Por qué se puede prescindir de tu instrumento?

– Te pregunto yo: ¿cuáles son los instrumentos imprescindibles…?

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados