por-que-hay-tan-pocas-mujeres-en-las-carreras-de-informaticaTecnología 

Por qué hay tan pocas mujeres en las carreras de informática

A nivel global, el protagonismo de las mujeres en el área tecnológica sigue siendo reducido, lo que representa una problemática económica y social a largo plazo de la cual no está exenta la Argentina.

El mayor inconveniente es que no se dispone una cantidad suficiente de mujeres vinculadas con la tecnología para cubrir la cada vez más elevada demanda de profesionales del sector.

Se calcula que solo 3 de cada 10 mujeres en el mundo estudian carreras STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas). Cifra que desciende hasta el 8% en carreras de Ingeniería y el 3% en aquellas relacionadas con tecnologías de la información.

Uno de los principales obstáculos por los que las mujeres no eligen estudios relacionados con la programación o informática son los estereotipos de género.

El desafío es lograr un equilibrio entre hombre y mujeres. Foto: Juan M. Foglia

Las jóvenes se encuentran con barreras para orientarse a disciplinas STEM desde temprana edad, ya que existen estereotipos de género que afectan su confianza e interés en el ámbito científico y tecnológico y que llevan a que pocas lo elijan al momento de estudiar una carrera universitaria o insertarse laboralmente.

Según el estudio Women in the digital Age, incorporar a más mujeres en empleos digitales tendría un beneficio para la economía de hasta 16 billones de euros anuales para el PIB conjunto de la UE.

A esto se le suma la poca visibilidad que en consecuencia tienen las mujeres que se desempeñan en estos ámbitos refuerza los sesgos de género respecto a lo que las mujeres pueden o no hacer, y retroalimenta un círculo vicioso.

A su vez, la poca presencia de mujeres en el ámbito de la ciencia y tecnología brinda menos modelos a seguir para las niñas y jóvenes, lo que de algún modo reduce las posibilidades de desarmar los obstáculos en las trayectorias de quienes estudian y trabajan en ese campo.

Techo de cristal

El llamado techo de cristal, es decir, las barreras invisibles que se dan en las organizaciones y que dificultan e incluso en algunos casos impiden que las mujeres que lo deseen alcancen puestos directivos o de mayor responsabilidad.

Lo que traducido en número indica que, el porcentaje de hombres que ocupan cargos de primer nivel sea del 93% frente un 7% de mujeres, según cifras de la más reciente edición del Total Remuneration Survey de la consultora Mercer.

Hay pocas mujeres en carreras tecnológicas. Foto EFE

En un segundo plano, se habla también del “suelo pegajoso”: la barrera que se deriva del cansancio que experimentan muchas mujeres por el hecho de estar realizando, los días laborables, una doble jornada, la de su ámbito laboral y la de su ámbito doméstico.

El ámbito STEM se continúa percibiendo como eminentemente masculino. De hecho, como señala el Libro blanco del desarrollo español de los videojuegos, las tecnologías están social y culturalmente definidas como masculinas y las competencias tecnológicas son entendidas como competencias propias del género masculino.

Uno de los casos más evidentes de discriminación por parte de la Inteligencia Artificial se dio con Amazon hace unos años, cuando tuvo que retirar un software de reclutamiento de trabajadores por discriminar de sus ofertas en puestos técnicos a las mujeres.

La razón de este comportamiento se debía simplemente a que el sistema de IA aprendió de los perfiles de solicitantes de empleo en los últimos años, que eran predominantemente masculinos. Por ello, es fundamental contar con una base de datos actualizada, representativa de todos los perfiles y que no esté sesgada, pues de ella se alimentará y aprenderá la IA.

Con información de La Vanguardia.

SL

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados