todos-le-dicen-te-quiero-al-genioEspectáculos 

Todos le dicen te quiero al genio

Gustavo Santolalla

Yo a Charly lo quiero muchísimo. Es uno de los más grandes artistas que ha dado nuestro país y el rock en nuestro idioma. Desde siempre, es un gran amigo. Yo lo conozco de antes que fuera Charly, de cuando Sui Generis tenía tres integrantes. Su mamá, que trabajaba en radio, lo trajo a un show de Arco Iris. Ahí estaba paradito. Éramos tan hippies, que decíamos que sí alguien quería subir a tocar alguien que lo haga. Se subió Tanguito. Se subió Roque Narvaja. Y se subió un Charly pequeño. Después verlo en Adiós, Sui Generis me voló la cabeza. Cuando me gane el Oscar, tenía programado un homenaje en Argentina desde antes que eso sucediera, y Charly no andaba muy bien justo: vino perfecto y tocó conmigo. En otro momento que estuvo muy mal, pidió hablar con León, con Nito y conmigo. Él sí está más allá de todo. Es la Academia García del Rock. Pero hay uno solo. Uno solo se tira. Uno solo está más allá del bien y del mal. Todo lo que nos ha dado … Solo desearle bendiciones.

Julio Bocca

Muchas felicidades, Charly. Ojalá pases un día hermoso como te mereces: con el cariño, con el respeto, que te mereces. De Charly creo que uno lo ha comenzado a escuchar de siempre, desde Sui Generis. He tenido la fortuna de hacer un videoclip, en el cual estaba Charly con Celeste Carballo, que fue El día que quieras, y fue una experiencia increíble. En Bocca Rock hice uno de sus temas, Rasguña las piedras, que era fuerte para interpretarlo todas las noches. Esos son mis recuerdos. Mis felicidades. Mis momentos donde uno ha llorado con su música. Desearte un feliz cumpleaños. Te quiere aquí, Julio Bocca. 

Jorge Serrano

Se cumplen los 70 años de Charly García, un músico indestructible, un músico genial, argentino, con un talento y una profundidad en su conocimiento único de lo que es la música. Canciones hermosas y una carrera inmensa. Es una de las personas más importantes de la música popular argentina. Celebro sus 70 años y espero que cumpla 70 más.

Ironías, amor, locura y muerte: las frases más brillantes y polémicas de Charly García

 

Mercedes Morán


Para mí Charly fue el artista que me introdujo en el rock argentino cuando yo era muy joven. Me parece un músico extraordinario y si bien está absolutamente reconocido, creo que cuando pase el tiempo vamos a cobrar dimensión real del impresionante músico que es. Cuando mis hijas crecieron y empezaron a interesarse por el rock se los mandé como referencia. Si bien tanto el Flaco Spinetta me acompañó desde muy joven, como después empecé a seguir por supuesto y admirar muchísimo a Fito, para mí Charly es como el padre del corazón de todos ellos. Sinceramente creo que es del único músico argentino del que tengo toda su obra, inclusive antes de estas facilidades que nos dan ahora todas estas plataformas como Spotify. De cuando teníamos discos tengo toda su colección. Para mí es un artista maravilloso que me ha acompañado toda mi vida. Es uno de esos artistas amigos, que ellos no se enteran que son tus amigos, pero que vos los sentís como tales, porque me acompañó con su música en diferentes momentos de mi vida muy importantes e inolvidables.

Antonio Ríos

Para mí Charly García es un ícono del rock,  de lo más grande que hay. Es muy, pero muy bueno.

José Miguel Onaindia

Charly estuvo presente desde mi infancia porque era el hermano mayor de un compañero de la escuela primaria, Enrique García. Poco después comenzó a ser una figura de la música y a convertirse en  uno de esos artistas que trascienden una época. Un clásico contemporáneo.

Ya consagrado compuso una de las mejores bandas sonoras del cine argentino, Pubis angelical de Raúl de la Torre, sobre la novela de Manuel Puig. Allí lo encontré en la misma admiración por uno de los escritores más originales de nuestra literatura.

Christian Basso*

Además de haber sido muy generoso conmigo, de haberme permitido tocar en su banda, haberme elegido entre tantos músicos posibles: con apenas 19 años estaba tocando con gente que yo admiraba, eso se lo debo a él. Yo iba a ver a Charly de chico. Me colaba con mis amigos en los conciertos de Obras, entrando por las canchas de tenis. La verdad es que ha sido un gran maestro para mí, mi carrera le debe mucho a Charly. La música de Charly es compleja en un nivel muy alto en términos de composición, tiene mucha fantasía.  De cada canción podés aprender un recurso, yo les recomiendo siempre los  músicos que toquen los temas de Charly, que no son fáciles, pero la dificultad que presentan trae aparejado un rédito desde el conocimiento y esa esencia que tiene su música, tan única. Sus letras también tienen una lucidez increíble, siempre tan ácido, certero, sagaz… Una maravilla.

*Bajista de Fricción y La Portuaria, integró Las Ligas (Calamaro, Melingo, Coleman, Samalea, después Páez y Aznar), banda de Charly de fines de los 80.

Iván Noble

Hablar de Charly García es como hablar de Maradona, de Orson Welles, de Picasso. Es muy difícil agregar algo que no esté dicho. Yo me dedico al oficio de hacer canciones y estoy seguro de que no me habría dedicado a esto si no hubiera escuchado a Charly. 

Es una parte fundamental de mi educación sentimental, simplemente porque me encontré con sus discos en casa de mis viejos y me atrapó. Pasé de escuchar a Abba a los 10 años a encontrarme con Charly a los 12, y eso educa, forma. Lo único que tengo es gratitud para Charly, igual que para toda la gente que hace la vida más hermosa. Suena cursi pero es así, hay gente que embellece la vida. Es uno de los argentinos que ha embellecido la vida cultural de este bendito país.

Julieta Ortega

¿Qué se puede decir de Charly García que no se haya dicho? Charly es Buenos Aires, es el Obelisco y la 9 de Julio. A la vez es McCartney, para mí tiene la misma habilidad de Paul. A mí me gustan mucho los Beatles y McCartney tiene la habilidad de hacer canciones profundamente hermosas y a la vez tan simples, como si fueran canciones de cuna de niño, fáciles de aprender y melodías perfectas. Todo eso también tiene para mí las canciones de Charly García y es el más grande. Creo que van a pasar muchísimos, pero muchísimos años hasta que nazca un músico que se le acerque. Es el músico más grande de todos. Su música atraviesa generaciones, eso es lo maravilloso que tiene. En sus recitales podés ver un pibe de veinte años, como un hombre de más de cincuenta y cinco, ambos conmovidos. Hay muy pocos músicos que logran eso en la gente.

Doce himnos inolvidables de Charly García para escucharlo siempre y un bonus track

 

“Pipi” Piazzolla

Charly García es un fenómeno, uno de nuestros más grandes exponentes a nivel musical. A mí me impactó mucho en mi adolescencia, sobre todo por el contenido melódico, como estaban armados sus temas. Eran obras de arte sus letras. La verdad es que por todos lados me pegó. Siempre desde el comienzo de su carrera hasta sus últimos discos hay perlas que disfruto mucho. Con el grupo Escalandrum (Damián Fogiel, Nicolás Guerschberg, Gustavo Musso, Martín Pantyrer y Mariano Sivori) estamos preparando para su cumpleaños número setenta un clip tocando su tema No soy un extraño que lo estrenaremos justo a las doce de la noche y un minuto. Ojalá que lo disfrute: somos grandes admiradores de su música.

Manuel Moretti *

Llegué tarde a Charly García, porque en la época de Sui Generis yo estaba más encandilado por Miguel Abuelo y el Spinetta de Artaud. Recuerdo la primer gran sorpresa en los años 80, estando en Junín, cuando escuché No me dejan salir y no entendí tanto pero lo disfruté mucho. Intuitivamente percibí que ahí había un nuevo lenguaje. Después escuché muchos discos de Charly que conmovieron mi sistema nervioso, lo sentí como un artista sumamente profundo, sumamente sintético y sumamente fresco, con una facilidad única para las conducciones armónicas y melódicas y una lírica que cuando la escuchaba me ponía en otro lugar. Y eclosionó todo cuando lo veo por primera vez en el Teatro Gran Rex presentando Cómo conseguir chicas. Abrieron con Nos siguen pegando abajo, un tema de Clics modernos, y todavía recuerdo como me conmovió. Me di cuenta de que Charly es el autor nacional que más me conmueve. Es  mi pequeño Dios el queridísimo Carlitos Alberto García Moreno.

*Estelares

Graciela Borges

Su limpio y maravilloso corazón

Es tanto, tanto lo que yo puedo contar sobre Charly; todas las cosas están llenas de amor. Charly es en mi vida como un faro; él me llama “mi ángel”, y yo lo amo con todo el corazón. Lo conocí un día hace muchos años, pero no soy muy buena para los días, los números. Me encanta la frase que dice “sólo recuerdo la emoción de las cosas”. Recuerdo muy bien encontrarnos con Raúl de la Torre y empezar a hablar con Charly de Pubis angelical [película de 1982, con Borges, Alfredo Alcón y Pepe Soriano]. Raúl era perfeccionista con sus películas: primero Charly hizo la música de Pubis angelical, esa música maravillosa, y después le pusieron la imagen encima. Ahí hubo una química enorme y seguimos juntos en tantas, pero tantas, cosas.

Charly tiene algo que no tiene ningún ser humano más claramente que él: es un niño. Todo lo que él hace, todas las cosas que a él le pasaron, de pérdidas, de ganancias, de tristezas, pasan porque en el fondo él es un niño puro que va mirando y aceptando lo que ve y de pronto se da cuenta de que se equivoca y vuelve, pero siempre te protege.

Nos han pasado cosas graciosísimas: hemos vuelto un día haciendo un documental desde José Ignacio, en un auto mío que era un Peugeot que tenía el techo abierto, y yo manejaba concentradamente, porque el camino es de piedritas. Y de pronto, miro al costado y veo que Charly no está: se había subido al techo, con las piernas para atrás como una bandera.

Los horarios son mortales para Charly. Me llamó un día, en medio de la mañana: “Mi ángel, mañana grabamos La hija de la lágrima”. Yo, feliz por ser la hija de la lágrima. Íbamos a empezar a las dos de la tarde; empezamos a las dos de la mañana. Todo es así, todo es así.

Una vez que él volvió de reestablecerse hicimos un picnic: nos fuimos con una canastita a Palermo, a las nueve o diez de la noche. Él había puesto galletitas, caviar, que no nos gusta a ninguno de los dos. Pero resulta que todos los taxistas que venían de atrás, nos reconocieron, paraban y nos miraban, y no nos dejaban tener nuestro picnic.

Cuando fuimos a Búzios juntos, él iba por Rua das Pedras con una guitarra y la gente, obviamente, lo reconocía. Y entraba a los lugares y tocaba y cantaba desde esa parte de su corazón que es la más limpia que yo he conocido. 

Ahora él tiene este ángel al lado, esta mujer increíble en la vida de Charly, un ángel protector porque lo adora, lo acompaña, lo ayuda. Siempre hay que nombrar a Mecha, Mecha, Mecha, Mecha. En las buenas, en las malas, Mecha, la luminosa, la cariñosa, la genial, la musa. Pero Charly no es esa cosa fácil. Es alguien distinto en esta vida. Es el más grande. No hay nadie en la música de muchas partes del mundo, de América, seguro, que tenga la calidad y la grandeza de Charly. Es alguien insuperable. Traspasará caídas de nueve pisos, piletas de natación, pulmonías, y decidirá el día en que irse. Creo que no va a decidir por mucho tiempo irse, por lo menos es mi esperanza. Lo oscuro y lo claro, todo siempre nace de su limpio y maravilloso corazón.

También te puede interesar

Articulos relacionados