el-cara-a-cara-entre-leandro-santoro-y-maria-eugenia-vidal:-anibal-fernandez,-deuda-y-acusaciones-cruzadasPolítica 

El cara a cara entre Leandro Santoro y María Eugenia Vidal: Aníbal Fernández, deuda y acusaciones cruzadas

Los candidatos Leandro Santoro y María Eugenia Vidal protagonizaron este miércoles en el debate de los aspirantes a una banca en la Cámara de Diputados por la Ciudad un intenso cara a cara en el que intercambiaron preguntas y respuestas, con los polémicos mensajes de Aníbal Fernández, la deuda externa y otras acusaciones cruzadas como eje.

El sistema, novedosos en el formato de debates en la Argentina, indicaba que uno de los candidatos debía elegir a otro para ponerse con él o ella, frente a frente en dos atriles especialmente ubicados en el centro del estudio de la señal TN.

Entonces, la ex gobernadora bonaerense eligió dirigir sus preguntas al candidato del Frente de Todos, a quien abordó desde el tema de la seguridad.

“Hay preocupación por seguridad. La pelea con el narco es difícil, lo sé mejor que nadie. Lo que pasó esta semana con el tuit de Aníbal cruzó un límite. ¿No crees que Alberto (Fernández) y Cristina (Kirchner) tienen que pedirle la renuncia?”, disparó Vidal.

Santoro, atento a la pregunta y pensativo para brindar la respuesta, se mostró evasivo y replicó: “Es una discusión que debo dar adentro de mi espacio político. No corresponde que lo haga acá. Pero también Nancy Pazos dijo que (Mauricio) Macri siguió a sus hijos. Eso es más equivocado que un tuit“.

El debate entre los candidatos de las principales fuerzas políticas despertó atención y en el ida y vuelta, fue el turno de la referente de la oposición, quien le recordó que es querellante en esa causa por presunto espionaje.

Pero el candidato oficialista decidió contraatacar rápidamente: “Se armaron siete bases de la AFI en su territorio cuando fuiste gobernadora. Aníbal estuvo muy mal, con los hijos no hay que hacer nada. Por eso Nancy tuiteó después lo de sus hijos”.

La respuesta de su adversaria política fue tajante: “La diferencia es que Macri no es Aníbal“, a la que le siguió un tímido “Ya lo sé” de Santoro.

De vuelta en sus ubicaciones originales, fue el turno del proveniente de la UCR de elegir a qué candidato someter a una pregunta, y decidió intercambiar roles con Vidal, por lo que, sonrisas de por medio, volvieron al centro de la escena.

Santoro le enumeró los montos y las fechas de los pagos de deuda externa que deberá hacer el Gobierno, que superan los 44.000 millones de dólares y remató: “¿Cómo se imaginaban que se pagaba esto?”

La ex mandataria provincial le respondió que “para quien no tiene crédito, nunca hay deuda posible de pagar”.  Y agregó que si Cambiemos hubiese ganado las presidenciales en 2019, “el mundo que si confiaba en nosotros, nos hubiera dado crédito y, por supuesto, hubiéramos tenido mejores plazos, lo que no ocurre con el “tu gobierno”, destacó.

“Habla de la inflación a la que nos están llevando. La negociación con el Fondo ya lleva dos años. No hay plan ni rumbo. Hay cosas que bajan un escalón, que tienen que ver con la moralidad: olivosgate, vacunatorio. No escuché perdón, y son inmorales”, dijo.

Santoro, aprovechó su chance de repreguntar y acusó al espacio político de Vidal: “Se fugaron un PBI, se fugaron un PBI. Hacemos esfuerzos por renegociar una deuda que no sabemos donde está. Nos tenés que ayudar, María Eugenia porque este problema de la deuda externa no solamente va a afectar al gobierno de Alberto sino a los próximos gobiernos”.

La candidata no desoyó el sorpresivo pedido de Santoro, pero al mismo tiempo aprovechó para deslizar otra crítica a la actual gestión.

“Inflación y deuda es un problema de todos. Pero la responsabilidad de gobernar hasta 2023 es de ustedes“, devolvió Vidal, para apuntar que “dos de cada tres dólares” que se tomaron de deuda durante la gestión de Macri “fue para pagar deudas anteriores entre registradas y no registradas que dejó Cristina”.

Mientras Santoro movía la cabeza como diciendo “no” y cerraba los ojos, la ex gobernadora le indicaba que al momento de asumir el gobierno de Cambiemos, la Argentina tenía una deuda de 240.000 millones. “La deuda, Leandro, no es hija de la fuga es hija del déficit y cuando llegamos había 5,8 de déficit. De la misma manera que había un Indec mentiroso que escondía a los pobres que no te decía cuál era la inflación, cuál era la desocupación, de la misma manera había deudas ocultas”, concluyó.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados