estrenos-de-cine:-con-la-epica-medieval-de-“el-ultimo-duelo”-y-la-tension-de-“historia-de-lo-oculto”Espectáculos 

Estrenos de cine: con la épica medieval de “El último duelo” y la tensión de “Historia de lo oculto”

El film de Ridley Scott ofrece una acción espectacular, con un despliegue de un relato íntimo. Además, la propuesta original de Cristian Ponce, entre el policial y el thriller político.

Estrenos de cine: con la épica medieval de “El último duelo” y la tensión de “Historia de lo oculto” (Foto: prensa).

El último duelo ★★★★

En la Buenos Aires cada vez más llena de una oferta cultural diversa, sucede por estos días, en la Sala Lugones, el ciclo dedicado a Akira Kurosawa. Acaso, el más “americano” de los directores de cine japonés, sobre todo después del estreno de Rashomon (1950). La película, con la estrella Toshiro Mifune, que se estructuraba en base a cuatro versiones distintas de un mismo hecho, una violación, según la contaran los distintos personajes.

Setenta años después, Ridley Scott cita ese clásico. Así como también su propia carrera, iniciada con la excelente Los Duelistas (1977). Aquel film en el que dos hombres (Harvey Keitel, Keith Carradine) viven una serie de encuentros, por supuesto violentos, como les pasa, en El último duelo, los personajes de Adam Driver y Matt Damon.

Lee también

Son 150 minutos de lo que se intuye como una épica medieval de acción espectacular. Pero que, aún con esa acción presente, se trata, más bien, del despliegue de un relato íntimo. Una verdad y sus distintas versiones, sobre lo que llevó a que esos dos hombres, Jean de Carrouges (Damon) y Jacques Le Gris (Driver), se enfrenten en combate mortal. El último duelo es una historia acerca de cómo se llega a la violencia en un mundo hiperviolento. Uno a la Game of Thrones (sin elementos fantásticos) donde la brutalidad es norma.

Junto al extraño, y rubio, Ben Affleck (que escribió el guion junto a Damon y Nicole Holofcener), y la británica Jodie Comer (Killing Eve) como Marguerite, el elenco interpreta a los involucrados que alternarán su mirada de lo que llevó las cosas hasta ahí. Cuando una especie de amistad entre los dos hombres derivó en rivalidad y, finalmente, cuando Marguerite le cuente a su marido que el otro la violó, en una cuestión de vida o muerte.

Jodie Comer como Marguerite de Carrouges (Foto: prensa).

De manera notable, Scott y su equipo de actores-guionistas construye una película a la antigua, en la que los efectos especiales están a un costado y el placer de la narración en el centro. Capaz de meterse, a través de un texto basado en hechos reales, sucedidos hace varios cientos de años, en temas de agenda actual. Como los abusos y sus efectos, o la urgencia por una verdad que puede tener consecuencias pero es mejor que el silencio. Un feminismo, que puede percibirse algo forzado, dadas las circunstancias históricas, pero invita a una mirada moderna. Mientras guarda la potencia del enfrentamiento entre dos hombres como una apuesta visual que vale la pena ver.

Historia de lo oculto ★★★ ½

En blanco y negro, con encuadres cambiantes, entre el policial y el thriller político. Y paranormal. Con humor y horror. Todo eso y más puede apuntarse en las primeras notas de esta original película de Cristian Ponce que se estrenó en el Festival de Cine Fantástico de Sitges y estrena ahora (en Netflix desde el viernes 15). El debut en el largo de ficción de un realizador conocido por su trabajo en animación, como la serie web La frecuencia Kirlian.

Lee también

En Historia de lo oculto hay una trama, tan enrevesada y llena de nombres que cuando alguien suelta la frase “no se entiende nada” parece que habla de la película misma. Pero es posible dejarse llevar, renunciar a la aspiración de comprender detalles para sorprenderse con algunas buenas ideas. De un noir, estructurado en una noche, durante la que se emite el último programa de 60 minutos, un periodístico de investigación con un conductor tipo Bernardo Neustadt. Es el último programa porque el show fue cancelado, luego de meterse demasiado en las tramas de corrupción política del gobierno. Y es un programa especial, en el que se revelará un secreto mayúsculo. Con invitados que pueden confirmar la existencia de una suerte de logia empresarial vinculada a la brujería.

Claro, la asociación de un brujo en las altas esferas de la política remite a los años oscuros de la política argentina. Pero esa no es la única referencia en una historia que transcurre a mediados de unos años ochenta imaginarios, en los que Malvinas es un resort turístico publicitado en televisión, se estrenó El bebé de Rosita y El exorcista con Andrea del Boca. Ponce se toma las cosas en broma y en serio.

En “Historia de lo oculto” está la tensión puesta en el equipo de productores del programa que trabaja a contrarreloj mientras está al aire para llegar a tiempo de exponer las pruebas (Foto: prensa).

Por eso, la tensión —aunque no entendamos bien cuál ni de qué se trata— está puesta en el equipo de productores del programa que trabaja a contrarreloj mientras está al aire para llegar a tiempo de exponer las pruebas. Lo que inscribe a la película en otro subgénero, film de periodismo. El grupo, tres hombres y dos mujeres, una de ellas desde la calle, trabaja desde una casa semiclandestina. Con miedo a ser descubiertos, como militantes de izquierda en tiempos en que el brujo signaba con sangre el destino del país. Por momentos, con la cabeza cubierta como detenidos-desaparecidos.

Sí, un material estremecedor. Y desconcertante, pues Ponce, con valiosa libertad y desprejuicio, lo cruza con elementos oníricos, fantásticos, lyncheanos. Probablemente, con demasiados elementos juntos. Sobre la noche extraña de estos personajes. Acechados por amenazas que vienen de afuera y quizá también de adentro, luego de consumir una sustancia alucinógena. Mientras al programa que producen le quedan cuatro minutos de aire.

Articulos relacionados