las-motos-como-armas:-en-longchamps-los-jovenes-tomaron-una-avenida-y-hacen-peligrosas-carrerasSociedad 

Las motos como armas: en Longchamps los jóvenes tomaron una avenida y hacen peligrosas carreras

Las juntadas de adolescentes en la calle Chiesa siempre fueron moneda corriente, pero ahora, en la post pandemia, todo parece haberse descontrolado más. Sin controles, sin barbijos, los chicos prefieren la clandestina antes que el boliche, porque pueden hacer lo que quieren.

En Longchamps, un grupo de jóvenes realiza peligrosas maniobras en moto en plena avenida. (Foto: Captura Telenoche)

La flexibilización de la cuarentena post PASO denota una clara imposibilidad de volver a las restricciones de antes ya que sería muy complicado hacer que la gente se amolde de nuevo a estas. Los jóvenes se volvieron a adueñar de las noches en provincia de Buenos Aires y lo único que importa es qué hacer el fin de semana, con todo lo que eso conlleva, el lugar, los gastos y con quién o quiénes.

En Longchamps, partido de Almirante Brown, la avenida Doctor L. Chiesa siempre recibió a las juntadas de los adolescentes que hacían tiempo antes de ir al boliche. Sin embargo, durante la pandemia este punto se volvió predilecto y decenas de chicos se juntan viernes y sábados para hacer la previa. Lo más curioso, y por curioso no deja de ser peligroso, es el desfile de las motos que hacen stunt y carreras en la avenida. Este tipo de práctica consta en hacer contraexplosiones para que desde los caños de escape salgan ruidos que emulan tiros. Los motociclistas parecen kamikazes y nombran sus propios “trucos” como suicidas.

En Chiesa se puede encontrar de todo, desde gauchos que llegan a caballo con una botella en la mano, hasta una caravana de autos festejando una despedida de solteros. Los que más sufren de este corsódromo son los vecinos que lindan con la avenida. Después de cientos de denuncias, el viernes pasado la policía se hizo presente y mediante un operativo cerrojo sacó a todas las personas que rompían con el silencio de Longchamps. Más allá de esto, nada detuvo a los chicos y el sábado se volvieron a juntar, pero esta vez ante la atenta mirada de un patrullero en una de las esquinas.

Los boliches volvieron a abrir tanto en Provincia como en Capital, pero pareciera que dejaron de ser una opción ante el surgir de las fiestas clandestinas. ¿Boliche o clandestina? La respuesta es clara, clandestina. Los precios de los establecimientos bailables se fueron por los aires, desde la entrada hasta las consumiciones y este punto es fundamental para que los jóvenes elijan armar sus propias fiestas donde lo único que tienen que llevar es lo que quieran tomar.

Tras la pandemia, muchos jóvenes prefieren las juntadas en la calle o clandestinas a que ir al boliche, ya que es más caro. (Foto: Captura Telenoche)

La cuarentena quedó en el olvido, el barbijo en un sábado por la noche en Almirante Brown es inexistente, después de mucho tiempo aislados, todo parece ir volviendo a esa vieja normalidad de la que tanto se ha hablado.

Articulos relacionados