discusion-con-el-fmi-por-las-tasas:-el-gobierno-dice-que-se-pueden-negociar,-pero-siguen-las-dudasEconomía 

Discusión con el FMI por las tasas: el Gobierno dice que se pueden negociar, pero siguen las dudas

El directorio ejecutivo del Fondo Monetario Internacional rechaza discutir un pedido de Argentina de alivio de la sobretasa de interés que el país paga por su préstamo récord, lo que significa un revés para el Gobierno, informó la agencia Bloomberg. 

Fue en una revisión informal,  aunque Argentina todavía espera que tomen la iniciativa como parte de la revisión formal. Fuentes cercanas al Gobierno señalaron, sin embargo, que durante esos encuentros preliminares hubo un “apoyo incremental” a una reforma de las sobretasas.

La agencia Bloomberg reportó que, en una reunión informal celebrada el mes pasado, la junta directiva del organismo rechazó una propuesta para discutir el alivio temporal de la sobretasa, que son las comisiones cobradas a los países que usan ampliamente las líneas de crédito del Fondo.

La información, dijo la agencia, trascendió de personas con conocimiento directo del asunto, que pidieron no ser identificadas porque eran conversaciones privadas.

Ante una consulta de Clarín, desde el Fondo señalaron que “no comentan” sobre supuestas filtraciones de las reuniones informales del board en las que se trazan “visiones preliminares” que luego pueden ser sometidas a consideración en reuniones formales del directorio.

Desde el equipo económico rechazaron la información e indicaron que lo que dice el cable de Bloomberg “no tiene sustento alguno”. “Lo que dice el cable de Bloomberg no tiene sustento alguno, inclusive no presenta fuentes”, indicaron a este medio. Y agregaron: “El FMI manifestó que no hay definiciones y el Ministerio de Economía lo mismo”.

Fuentes cercanas al Gobierno dijeron que en una reunión informal que el board mantuvo a mediados de septiembre la propuesta de revisar las sobretasas logró un “consenso incremental importante” de 16 de las 24 sillas del directorio para seguir avanzando hacia una revisión formal, que podría ser en diciembre, dependiendo de la agenda del Fondo.

Sin embargo, las fuentes evitaron mencionar cuáles eran los países que se resistían a la medida, un detalle que no es menor porque por ejemplo un veto de EE.UU. (el país con mayor presencia en el Fondo) haría naufragar cualquier iniciativa.

La novedad surge en momentos en que el ministro Martín Guzmán está en Washington para la Asamblea anual del organismo y el Banco Mundial, que comienza hoy, y para continuar las negociaciones con el equipo técnico del FMI.

Este lunes se reúnen con el staff que sigue el caso argentino, Julie Kozack y Luis Cubeddu, y mañana martes se encuentra con la jefa del Fondo, Kristalina Georgieva.

Argentina, el mayor deudor del FMI, propone que los países queden exentos de pagar los sobrerecargos en medio de la carga financiera y económica de la pandemia. Pero los otros países miembros de la organización con sede en Washington no vieron razones para avanzar la idea, que ahora es poco probable que se vuelva a discutir en el corto plazo, dijo Bloomberg.

El Gobierno ha presionado para bajar la sobretasa como una forma de reducir los costos financieros del préstamo récord de 44.000 millones de dólares que el Fondo otorgó en 2018.

El Fondo cobra una tasa de 200 puntos básicos, o 2 puntos porcentuales, sobre los préstamos pendientes por encima del 187,5% de la cuota de un país, creciendo a 300 puntos básicos si un crédito permanece por encima de ese porcentaje después de tres años.

El FMI ha defendido las sobretasas aplicadas a las líneas de crédito, y su portavoz, Gerry Rice, dijo que ayudan a fortalecer el balance del Fondo. “Son una parte muy importante del marco de análisis de riesgo, porque permite que el Fondo siga siendo prestamista de última instancia en tiempos de crisis”, dijo Rice durante una rueda de prensa en mayo.

Rice agregó que estos intereses, además, contribuyen a reforzar los recursos del organismo y a prestar apoyos a países que se ven excluidos de los mercados de capital, como es el caso de Argentina.

El Gobierno busca promocionar este reclamo en la Asamblea ya que que cuenta con el aval del grupo G 24, que incluye a México e India. También se entusiasmaba con un visto bueno de Georgieva, pero ahora la funcionaria pierde peso ya que está en la cuerda floja por un escándalo cuando era jefa del Banco Mundial.

La última revisión de esta herramienta por parte de la organización tuvo lugar en 2016, y algunas de las personas que siguen el tema también dijeron a Bloomberg que hay poco interés por una evaluación exhaustiva de este tema que tanto importa a la Argentina.

SN

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados