en-medio-de-un-tembladeral-por-su-situacion,-kristalina-georgieva-recibe-a-martin-guzmanEconomía 

En medio de un tembladeral por su situación, Kristalina Georgieva recibe a Martín Guzmán

El ministro de Economía Martín Guzmán se reunirá este martes en Washington con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, justo cuando la jefa del organismo, considerada una aliada para el Gobierno, está en severos problemas por un escándalo que puede costarle el puesto.

El directorio ejecutivo del FMI estuvo reunido este domingo por separado con Georgieva y con abogados de la compañía que investigó el caso y que alega que la búlgara, cuando era jefa del Banco Mundial, presionó a su equipo para que cambiara unos datos para beneficiar a China. El viernes ya había tenido una sesión de 5 horas.

El board estuvo deliberando inusualmente un domingo hasta entrada la noche en Washington, pero decidió aplazar una resolución sobre el futuro de Georgieva.

En un comunicado emitido por un portavoz pasadas las 23, hora argentina, el directorio ejecutivo dijo que se volverá a reunir con Georgieva y representantes de la firma “para clarificar detalles”. “El directorio ejecutivo tuvo un progreso significativo” en el proceso, con el objetivo de “concluir muy pronto” su consideración sobre el tema.

Según la agencia Reuters, se volverían a encontrar este lunes. El apuro es porque justo esta semana comienza la Asamblea Anual del FMI y el Banco Mundial y ministros de Economía y jefes de Bancos Centrales de 190 países se reúnen en forma presencial y virtual, entre ellos el ministro Guzmán que ya está en Washington. El board busca tomar una resolución antes de que ella comience a liderar paneles y discusiones a nivel global.

Pero más allá de lo que los 24 directores ejecutivos decidan, el escándalo que rodea a Georgieva será protagonista en esta Asamblea. La investigación alega que la búlgara, como CEO del Banco Mundial en 2017, aplicó una “presión indebida” sobre el personal para alterar datos en el ranking “Doing Business” –una lista de competitividad de los países para hacer negocios– con el objetivo de elevar a China del puesto 85 al 78 en el ranking global y así beneficiarla.

Georgieva niega enérgicamente las acusaciones, pero ha evitado mencionar públicamente el tema. Revistas especializadas como The Economist han señalado que debería renunciar. El Financial Times dice que la credibilidad de la directora se verá perjudicada en posibles decisiones futuras, sobre todo las que involucren a China.

Otros, como el Premio Nobel Joseph Stiglitz, y el gobierno de Alberto Fernández creen que todo es una lucha de poderes alentada por grupos financieros que buscarían frenar algunas de las iniciativas de Georgieva.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, será recibido este martes por el FMI. Foto Télam

Guzmán llega en medio de este clima tenso. El ministro se quedará en la capital estadounidense hasta el jueves no solo para esa reunión global sino también para continuar las conversaciones para la refinanciación del préstamo de 44.000 millones de dólares de 2018.

Desde hoy el ministro mantendrá, junto con el presidente del Banco Central Miguel Pesce, encuentros técnicos con el staff del FMI, encabezados por Julie Kozack y Luis Cubeddu para un nuevo programa que reemplace al stand by otorgado durante la gestión de Mauricio Macri.

Pero, además, desde el ministerio de Economía anunciaron que el martes por la tarde Guzmán se reunirá con Georgieva, un encuentro que el Fondo también confirmó.

Escándalo y complicación

El escándalo que involucra a la jefa del Fondo es una complicación adicional para la Argentina, que mira con preocupación esta crisis. El Gobierno considera que una salida de Georgieva podría perjudicarlo en las tratativas para obtener un préstamo de Facilidades Extendidas porque han entablado una buena relación con ella.

Además, la búlgara estaría en sintonía con algunas de las demandas argentinas como el pedido de reducción de sobretasa.

Según consignó el Financial Times, Georgieva habría conseguido el apoyo en el board de Francia, Gran Bretaña, Alemania, Italia, Rusia y China, lo que le daría cierto alivio a su situación. Además, la mayoría de los países en desarrollo de África y de América Latina apoyan la continuidad de Georgieva por haber piloteado el reciente aumento del capital del FMI, que les significó una inyección importante de divisas.

Sin embargo, Estados Unidos, que con un 16,5% es el principal accionista del Fondo, evitó definirse y solo dijo que su responsabilidad es “defender la integridad de las instituciones financieras internacionales”. Japón también tendría dudas.

El respaldo de los europeos es fundamental para Georgieva, pero necesita el aval fundamental de Washington, que por ahora parece esquivo.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, en un encuentro previo con Kristalina Georgieva, ahora cuestionada en el FMI.

Si el board no toma una decisión y deja el “caso Georgieva” abierto, restará atención a la resolución de otras cuestiones. Pero incluso si retiene el cargo, la crisis planteada en torno suyo socavará su credibilidad y sus márgenes de acción. En este marco, es claro que la búlgara tiene otras preocupaciones más importantes que negociar con Argentina.

DS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados