ajedrez-en-el-gp-de-turquia-de-formula-1:-bottas,-ganador-perfecto;-hamilton,-furioso-y-verstappen,-liderDeportes 

Ajedrez en el GP de Turquía de Fórmula 1: Bottas, ganador perfecto; Hamilton, furioso y Verstappen, líder

El finlandés Valtteri Bottas conquistó el Gran Premio de Turquía de la Fórmula 1, su primera victoria de la temporada, en una carrera afectada por una llovizna persistente en que la dupla de Red Bull completó el podio, con lo que Max Verstappen recuperó la ventaja al frente de la tabla general del campeonato sobre el británico Lewis Hamilton, que cruzó la meta en quinto lugar y vivió una jornada de furia con el equipo Mercedes.

En un día sólido para Red Bull, Verstappen terminó en el segundo puesto y el mexicano Sergio Pérez fue tercero en el circuito Intercity Istanbul Park de Estambul. El resultado puso al neerlandés adelante de Hamilton en el torneo por seis puntos con seis carreras restantes. Charles Leclerc, de Ferrari, se llevó el cuarto lugar.

El campeón defensor Hamilton perdió puntos valiosos al ingresar a los boxes para un cambio de neumáticos cerca del cierre, pese a que dijo a su equipo que prefería quedarse en la pista aún corriendo en el tercer lugar.

Bottas delante del pelotón, seguido por Verstappen. Foto ANDREJ ISAKOVIC / AFP

Bottas finalmente se sintió cerca del triunfo cuando rebasó a la Ferrari de Leclerc a unas 12 vueltas de la meta para asegurar la décima victoria de su carrera y la primera desde que se llevó el Gran Premio de Rusia en septiembre del año pasado (debió esperar 22 competencias para subirse de nuevo a lo más alto del podio).

El finlandés, en su última temporada con Mercedes antes de unirse a Alfa Romeo el año próximo, coronó su actuación registrando la mejor vuelta en el circuito de 5,3 kilómetros bajo un cielo gris y una llovizna que varias veces amagó con detenerse y que obligó a los pilotos y a los equipos a jugar una verdadera partida de ajedrez.

Fue perfecto lo de Bottas. Ya desde el inicio, aguantando bien en la largada a Verstappen y sosteniendo un ritmo que le permitió nunca correr riesgos contra el neerlandés. 

El saludo entre Bottas y Verstappen. Ambos se fueron satisfechos. Foto EFE

En esos primeros tramos, Hamilton comenzaba a remontar desde el 11° puesto. Apenas el japonés Yuki Tsunoda (AlphaTauri), que iba 9°, le ofreció cierta resistencia: el británico lo pasó recién en la octava vuelta. Luego, fue sobrepasando vehículos como si fueran verduras en un palito de brochette. Para la vuelta 15 ya había superado a Lance Stroll (Aston Martin), Lando Norris (McLaren) y Pierre Gasly (AlphaTauri) para ubicarse quinto.

Para el giro 20, Hamilton era el más rápido de la pista, aun con el desgaste que habían sufrido sus neumáticos al exigirlos de forma distinta al resto de los pilotos (la mayoría buscaba los sectores húmedos, mientras él en su afán de avanzar tenía que ir por donde mejor le sentara a sus intenciones de sobrepaso).

En la vuelta 22 Daniel Ricciardo (McLaren) fue el primero en detenerse en boxes. Su equipo le había dicho que la diferencia entre seguir con los intermedios y cambiarlos por un juego nuevo podía ser significativa. Sin embargo, con el correr de las vueltas quedó demostrado que eso no era del todo cierto. Tal vez allí, con ese dato, Hamilton comenzó a tejer su estrategia.

Intentó por todos los medios, el británico, superar a Checo Pérez en el giro 35 y ambos ofrecieron una batalla encarnizada y de lo más emocionante de la gris jornada turca en ese momento, que vale la pena repasar.

De inmediato, Red Bull y Verstappen movieron su ficha: fueron los primeros en parar en boxes para reemplazar el juego de intermedias. Eso obligó a Bottas a hacer lo propio un giro más tarde (vueltas 37 y 38), mismo camino que tomó Pérez. Vale recordar que en este caso no había obligación: la reglamentación solo exige cambiar los neumáticos cuando se corre con gomas slicks.

Leclerc había quedado como líder provisorio, pero Bottas completaría su impecable faena superándolo en la vuelta 47. Luego de ser sobrepasado, el monegasco, que ya venía hablando con Ferrari de las bondades de seguir o cambiar sus gomas, decidió parar, lo que dejó el podio provisorio completado por Verstappen y Hamilton. ¿Se venía una batalla por el segundo lugar?

No sucedió. El heptacampeón mundial, en franca disidencia con su equipo, entró a boxes en el giro 51. La parada no revistió problemas (2,3 segundos) pero lógicamente el camino a los pits lo retrasó y tanto Leclerc como Pérez lo superaron, dejándolo quinto, lo que causó la furia de Hamilton con sus ingenieros.

Rápidamente, el británico se dio cuenta de que no podría luchar por sobrepasar a nadie más y terminó, por el contrario, cuidándose de no ceder ante Gasly.

Bottas cerró su destacada actuación con el récord de vuelta, Verstappen abrazó el negocio de ser segundo y arrebatarle la punta del campeonato a Hamilton y Pérez tuvo su premio por aquella gran defensa ante el británico con el tercer lugar.

La próxima carrera será el Gran Premio de Austin (Texas), el domingo 24 de octubre.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados