economistas-presagian-medidas-populistas,-pero-con-limites-por-falta-de-financiamientoEconomía 

Economistas presagian medidas populistas, pero con límites por falta de financiamiento

Los economistas creen que, tras los resultados de las PASO, el Gobierno impulsará medidas populistas en el corto plazo, con la idea de inyectar dinero en los bolsillos de los sectores más golpeados. De hecho, ya se esperan anuncios para esta semana. Sin embargo, advierten que el Poder Ejecutivo enfrentará límites en esa tarea. Y que, más tarde o temprano, deberá buscar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“El Gobierno va a tomar medidas populistas, Seguramente pongan plata en la calle de acá a noviembre, que es lo que saben hacer. Habrá medidas para que crezcan los préstamos bancarios, más planes, más de eso, controles de precios para la Inflación”, supone Miguel Kiguel, ex subsecretario de Finanzas y director de la consultora Econviews.

“Van a poner plata en el bolsillo de la gente durante estos próximos 60 dias, pero siempre en el marco del limite de la restricción financiera, dada por el limite del financiamiento monetario dado por la carta orgánica del Banco Central y por lo que puedan conseguir de financiamiento neto en el mercado local”, según Federico Furiase, director de la consultora Anker Latinoamérica.

Economista Miguel Kiguel. Foto Juano Tesone

La alternativa de la radicalización es nostalgia pura. Volver a una épica post 2009 (el Gobierno perdió las legislativas, pero ganó las presidenciales de 2011) es imposible, porque las condiciones básicas no existen”, dice Ricardo Delgado, presidente de Analytica.

“No hay capacidad alguna para financiar ni en pesos ni en dólares, por lo cual no se puede hacer ninguna política expansiva de gasto, porque la demanda de pesos ya está en el límite y los dólares, a diferencia de 2009, ya no están en las reservas”, explica Delgado, que también fue subsecretario de Coordinación de la Obra Pública entre 2016 y 2019.

La suposición de ciertos sectores privados es que el Gobierno incrementará los importes de planes sociales y de asistencia, jubilaciones. aumentará los sueldos del sector público, todo para lograr un repunte del consumo que mejore las chances del oficialismo de cara a las elecciones generales.

Ricardo Delgado, de Analytica.

Las políticas expansivas implicarán mayor emisión monetaria. Los economistas dudan que haya margen para esa estrategia. “Se puede complicar el acceso al financiamiento, el rollover de los vencimientos de la deuda del Tesoro”, observa Delgado. De vuelta, trazando una analogía con el kirchnerismo de 2009, agrega que “las cajas que tenían antes ya no están disponibles, no están las AFJP, que luego se transformaron en el fondo de garantía de la ANSES. No hay nada de eso”.

Después de las elecciones, los economistas consultados suponen que llegará el “momento de la verdad”, que es alcanzar un acuerdo con el FMI. “Va a hacer falta reacomodar precios relativos (tarifas, naftas, tipo de cambio), porque el Banco Central no tiene reservas. Creo que se va a un acuerdo porque no queda otra. No hacerlo es ser un paria. A pesar de todo, no vamos a llegar a ese punto”, sostiene Kiguel.

“Lo más deseable sería avanzar en un acuerdo con el FMI, tratando de acordar con la oposición. Ese acuerdo va a tener que pasar por el Congreso, como lo pide el FMI. Eso va a permitir bajar expectativas privadas devaluatorias, evitar sobresaltos violentos en el tipo de cambio, También servirá con una política inflacionaria mediocre pero que no estalle”, Delgado.

“No veo que se rompa con el FMI”, augura Furiase.

Federico Furiase Foto: Luciano Thieberger.

Los próximos dos años de la gestión de Fernández son una incógnita, que comenzará a resolverse si se alcanza un entendimiento con el FMI. “Dentro de ese acuerdo, una de las variables clave será el nivel de las reservas, será una de las condicionalidades del acuerdo“, puntualiza Delgado.

“El acuerdo con el FMI va a ser más complicado porque el nuevo director, Ilan Goldfajn. es un economista muy ortodoxo”, observa Kiguel.

Presidente del Banco Central de Brasil (posee esa nacionalidad y la israelí), Kiguel lo pinta como “el (Federico) Sturzenegger de Brasil: muy duro con las tasas de interés y la Inflación. No va a haber un programa light. Vamos a ver si es con (Martín) Guzmán, al que conocen. Es un diálogo dificil, pero encaminado. No es sencilla la negociación y más si es una persona nueva que puede contrariarla un poco más”, describe sobre un escenario de un eventual reemplazo de Guzmán en el ministerio de Economía.

NE

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados