triunfo-opositor-y-euforia-en-los-mercados:-ahora-los-analistas-se-preguntan-como-sigue-la-peliculaEconomía 

Triunfo opositor y euforia en los mercados: ahora los analistas se preguntan cómo sigue la película

El resultado de las PASO ya empieza a ser digerido. Por el mercado, con una euforia al menos inicial. Igual, ya se sabe que los inversores votan todos los días. Pero es obvio que los datos del escrutinio cayeron bien. Los consultores que miran un poquito más allá de las cotizaciones se llenaron de interrogantes, o de incertidumbre. Es porque empiezan a preguntarse cómo reaccionará la alianza gobernante frente a una derrota que parecía difícil de imaginar, al menos por su magnitud, tan sólo al mediodía del domingo electoral.

La euforia y los interrogantes tienen un punto de intersección. Si las respuestas que da el Gobierno de acá al 14 de noviembre defraudan, la suba de hoy puede ser el desplome de mañana.

La paradoja se plantea como interrogante: ¿puede hacer algo el Gobierno que mejore sus posibilidades electorales sin que los mercados lo vean como una temida “radicalización”?. Aceptará el Instituto Patria alguna dosis de ortodoxia, justo ahora? Difícil.

El Gobierno, además, enfrenta los dos meses hasta las elecciones del 14 de noviembre con la incertidumbre cambiaria y un delgado colchón de reservas realmente utilizables. Se sabe que en tiempo de elecciones, la cuestión dólar pasa a primer plano.

El lunes el blue retrocedió unos centavos. ¿Durará?

Un tema recurrente, que aparece como prioritario, es el acuerdo con el Fondo Monetario. Se viene diciendo, de manera informal, que falta poco, que se está cerca. Los analistas no lo creen, pero si así fuera, ¿Bajo qué condiciones se firmaría. Lo aceptará el kirchnerismo duro. Se puede seguir adelante sin acuerdo?

Para Andrés Borenstein, de la consultora Econviews, Alberto Fernández no la tiene fácil. “No creo que puedan evitar un acuerdo con el FMI. Porque sin plata, radicalizarse puede terminar muy mal. No hay que perder de vista que a este Gobierno le quedan dos años de mandato. En los próximos dos meses puede pasar cualquier cosa, pero luego me parece que no tienen muchas opciones”.

En medio de los rumores de recambios en el Gabinete, y específicamente del cargo de ministro de Economía, Borenstein pide calma. “Lo ideal sería que Martín Guzmán siga el porque ya tiene muchas discusiones encaminadas. Pero a esta altura no estoy seguro de nada.”

Fernando Marengo forma parte de la conducción de la consultora de Ricardo Arriazu. Arriazu, la semana pasada, había insinuado, aunque él personalmente no lo creía, que los mercados subían por un rumor que decía que tras las PASO “Sergio Massa asumiría como jefe de Gabinete y Martín Redrado como ministro de economía”.

Se verá qué hay de cierto. Tal vez la respuesta llegue en las próximas horas, o no llegue nunca.

Pero Marengo, más allá de ese rumor, trazó este cuadro.

“Antes de las elecciones yo venía diciendo que había dos escenarios, uno de no acuerdo con el FMI, seguido de crisis económica, social y política. El otro escenario era de acuerdo con el FMI y ello implica ajuste de tarifas, gasto de capital controlado y definición de política cambiaria”.

Dicho esto, Marengo reconoce que había que esperar la respuesta del mercado al escenario del acuerdo: “hay que ver si genera confianza o no”. En el primer caso, dice, el Gobierno se ata al acuerdo con el FMI, pero se come la recesión en 2022 con fuertes presiones sociales.

“También puede ser que firme con el FMI pero se desvíe de las metas, pida un perdón (waiver) pero se queda sin recursos para financiar el mayor déficit que genera el relajamiento del ajuste”. Marengo concluye: “Para definir esto creo que hay que esperar unos días para ver quién se hace cargo del Ejecutivo desde hoy, Alberto o Cristina o Massa y peronismo? Creo que eso definirá por qué escenario transitaremos en el futuro.

Hay otro interrogante. ¿Qué hará la oposición, ganadora en las urnas pero sin responsabilidades ejecutivas?

Un referente económico de Juntos por el Cambio, que pidió no ser nombrado, reflexionó ante la consulta de Clarín.

“No veo al Gobierno haciendo un giro drástico, creo que de acá a las elecciones van a gastar y emitir, no imagino que aceleren las discusiones con el FMI en estos dos meses ni creo que al propio FMI le interese apurarse”.

Sobre un posible llamado al diálogo, la fuente señaló: “Tendrían que convocar con un programa económico serio y creíble. Si es así, vamos a estar”

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados