“meteoro”-y-un-peugeot-308,-los-consejos-de-larreta-y-el-abrazo-a-manes:-secretos-del-triunfo-de-santilliPolítica 

“Meteoro” y un Peugeot 308, los consejos de Larreta y el abrazo a Manes: secretos del triunfo de Santilli

  • Ya está, ahora…  ¿qué tipo de campaña querés que haga? 

  • Tenés que caminar, todo el día en la calle, recorré, recorré y recorré. Esa tiene que ser tu campaña. Y tiene que ser una campaña con propuestas. No te enganches en las agresiones. Tenés que contar lo que hiciste en seguridad e instalar el tema de la educación como hicimos en la Ciudad. 

Diego Santilli recién daba sus primeros pasos como precandidato y se reunió a solas con Horacio Rodríguez Larreta. El jefe de Gobierno venía de convencer, tras una ardua negociación, a Jorge Macri de bajarse y despejarle el camino al “colorado”.  

A partir de allí Santilli armó una estructura de campaña en la que se combinaban caminatas y recorridas con reuniones con vecinos, incluso algunas ásperas. Todo con el afán de recorrer la mayor cantidad de municipios posibles antes de las PASO de las ocho secciones electorales.  

Para ello, uno de los hombres de su máxima confianza, el vicepresidente de la Legislatura porteña, Agustín Forchieri, puso a disposición su Peugeot 308 y a un chofer: Ignacio “Nacho” Fiorito, a quien bautizó “Meteoro”. Calles de barro, tramos de ruta en mal estado y horas arriba del auto sumaron kilómetros. Hasta las PASO Santilli llegó a recorrer 13.800 kilómetros y 82 municipios. Solo su amigo el jefe del bloque del PRO, Cristian Ritondo, llegó a un par de ciudades más, sin ser candidato.  

Entre sus recuerdos más cercanos: una reunión en Bahía Blanca a sala llena, otra cumbre con más de 500 vecinos de La Matanza con Toty Flores, candidato a concejal de JxC, o 1.500 que por Zoom en Mar del Plata se sumaron a un encuentro.  

Nunca me pasó, en toda mi vida, que haya una fila de tres cuadras de gente esperándome para escucharme hablar”, plantea ante sus íntimos “el colorado”, con una emoción que le duró casi un día después de los primeros resultados que le llegaron cuando aguardaba en el Salón Vonharv el domingo por la noche. Santilli esperaba “una derrota digna”: un dígito de diferencia, lograr recortar la diferencia que había sacado Axel Kicillof en 2019. “Es histórico, el peronismo unido nunca perdió así”, repetía horas después de conocidos los números oficiales.  

La seguridad y la educación fueron sus ejes centrales de campaña y sumó las propuestas para Pymes y para el campo con el eje economía como un tema clave.  

Este domingo Santilli había desayunado en Tigre con el candidato local, Segundo Cernadas, y se fue a votar a media mañana con sus ahijadas que votaban en el mismo colegio. Luego se fue a acompañar a su mujer, Analía Maiorana, a sufragar y se quedó descansando en familia. Por la tarde- noche emprendió el viaje a La Plata.

El objetivo era, además de ganar las PASO, lograr una foto de unidad. No había sido fácil convencer a Facundo Manes. Horas antes tuvo que llamar personalmente a Gastón Manes, el hermano del neurocientífico, para que puedan cerrar la foto final en el salón la Enramada de Gonnet. La discusión previa había tenido muchos interlocutores.

La unidad siempre fue clave para él y también para Larreta. De hecho, la semana previa el “colorado” había pensado en tener su búnker en Costa Salguero, junto con los precandidatos, pero a pedido de Manes terminó instalándose en La Plata para tener esa imagen de unidad ansiada.  

Aunque prácticamente no participó de la campaña, ese domingo a la tarde se lo vio enchufado a Jorge Macri, incluso dando órdenes. El jefe de la campaña, Néstor Grindetti, de Lanús, recibía datos de su jefe de gabinete, Diego Kravetz, junto al diputado provincial Adrián Urreli, quien fue el armador de la Tercera Sección Electoral, en el sur del conurbano, donde el FdT realizó su peor elección en muchos años: 42% a 32%.  

Julio Garro, el intendente de La Plata, fue quien estuvo con la fiscalización minuto a minuto y le pidió a la diputada Silvia Lospennato que colabore con un grupo de abogados con el tema para el PRO.

Dos parábolas curiosas de las primarias: el jefe de la campaña de Manes, Manuel Terradez, venía de trabajar con María Eugenia Vidal en Provincia para el PRO, y enfrentó al partido amarillo; mientras que Lospennato fue la histórica asesora de Emilio Monzó, tercero en la boleta del neurocientífico y fiscalizó para la lista que estaba enfrente. 

Así 38.700 fiscales en toda la Provincia habían sido desplegados con un sistema de relevos por posibles casos de Covid o contactos estrechos. La mayoría de ellos, voluntarios. Un 10% aproximadamente se les pagaba $2.500 y una vianda (a cargo del encargado del territorio), en especial en lugares inhóspitos o escuelas con historias terribles de irregularidades y votaciones en cadena. En Moreno y Merlo, por caso, hubo que reforzar dos semanas antes la cantidad de fiscales. En La Matanza no hubo problemas: habías 600 dirigentes extra para cubrir todas las escuelas incluso con dos o tres fiscales extra, más los que estaban en las mesas.  

Con todo, solo en La Plata se instalaron mil mesas testigo. Mientras que en el primer piso del VIP de Costa Salguero, el equipo de Larreta iba cargando las mesas testigo de Ciudad y Provincia. Por ello cerca de las 21 horas el resultado a favor comenzaba a sorprender. El grupo más cercano al “colorado” no salía de su asombro: sus bocas de urna los daban abajo por pocos puntos.  

En números: la victoria en la Primera Sección Electoral, en el norte y oeste del conurbano, fue clave. Allí JxC derrotó al FdT y en la Tercera, el sur del conurbano, el corazón kirchnerista, a menos de diez. Pensando en la interna: Santilli ganó en cuatro secciones: Primera, Tercera, Segunda (Zárate, San Nicolás, con la ayuda de Ritondo y el diputado provincial Matías Ranzini, y de los Passaglia respectivamente) y Octava (La Plata) mientras que el neurocientífico se impuso en el interior bonaerense, con menor densidad poblacional pero una gran injerencia de los intendentes radicales. 

Paralelamente, en esas horas información a diario en el grupo de Whatsapp “Los cinco fantásticos” en las que está el propio candidato con Ritondo, Grindetti, Garro y Diego Valenzuela de Tres de Febrero. 

Diego Santilli

Los primeros diez municipios que mayor porcentaje de votos le dieron al “colorado” fueron: 1. San Isidro 2. Vicente López 3. Campana 4. Tres de Febrero 5. General Rodríguez. 6. Tigre 7. Lanús 8. San Martín 9. Pilar 10. Quilmes. 

Por otro lado, si se toman en cuenta los 50 municipios más importante (87% del padrón bonaerense) Santilli ganó la interna en 45 municipios (85% del padrón) con una diferencia promedio de 10,92 puntos. Por su lado, Manes ganó cinco municipios grandes por una diferencia promedio de 6 puntos, según datos oficiales.  

Con los números ya puestos en las marquesinas de la televisión, Santilli viajó del salón Vonharv a La Enramada para el discurso final. Estaba emocionado. Quiso, horas antes, que Larreta viaje hasta La Plata a compartir ese momento en el escenario con él.

No había tiempo físico: el jefe comunal venía del festejo con Vidal y ambos tenían planificado ir a la foto de la mesa nacional de JxC. Pero la promesa de festejar juntos no se cortó: como en todas las elecciones desde hace años cenaron, tarde, juntos. Cuando había pasado la medianoche Larreta lo esperó, con un grupo de candidatos porteños, en un reconocido restaurant de Retiro. El “colorado” llegó con su mujer a saludar a su amigo. Ambos habían ganado.  

CP

Articulos relacionados