el-halo,-heroe-de-la-formula-1:-salvo-la-cabeza-de-hamilton-de-ser-aplastada-por-el-auto-de-verstappenDeportes 

El halo, héroe de la Fórmula 1: salvó la cabeza de Hamilton de ser aplastada por el auto de Verstappen

Es poco estético, probablemente. Pero su seguridad es incontrastable. Y este domingo, en un accidentado y polémico Gran Premio de Italia, en el mítico circuito de Monza, volvió a dar pruebas de su utilidad. El halo, la gran figura de la decimocuarta fecha de la Fórmula 1. El héroe que le salvó la vida a Lewis Hamilton al evitar que su cabeza fuera aplastada por el auto de Max Verstappen.

Apenas ingresó de su primera parada en boxes, Hamilton (Mercedes) se tiró a la izquierda, la parte de afuera de la pista en ese sector final de la recta principal. Seguramente vio por el espejo a Verstappen (Red Bull) y quiso ganar la posición para evitar ser superado por el neerlandés. Y como quien acelera cuando ve la luz amarilla del semáforo, Max no quiso perder la chance de superarlo y fue a fondo.

Así, Verstappen pisó los pianitos y se fue contra el Mercedes, tocándolo de costado. Cuando la rueda trasera derecha de su monoplaza tocó la trasera izquierda del auto de su rival, su Red Bull se elevó y pasó por encima de Hamilton, protegido afortunadamente por el poco atractivo pero efectivo halo.

El surgimiento

El halo del Mercedes de Hamilton en 2019. Foto ANDREJ ISAKOVIC / AFP

Desde hacía tiempo la Federación Internacional de Automovilismo tenía claro que algo se iba a implementar para reforzar la seguridad de los pilotos. Pero hasta bien entrados los últimos meses de 2017, la decisión no se había tomado.

El halo resultó el favorecido en la elección. Sin éxito, también se intentó con una pantalla transparente -a grandes rasgos, una suerte de “parabrisas”- frente al piloto, denominada Aeroscreen, y luego con el “escudo”, un elemento similar.

Sin embargo, por la falta de tiempo para estudiarlo en las pistas y las opiniones negativas que había suscitado el escudo en sus pocas pruebas (Sebastian Vettel aseguró bajarse mareado por ver a través del vidrio), se volvió a la idea original del halo, probado por la mayoría de los equipos en buena parte de 2016.

El halo parte de los laterales del cockpit y se cierra frente al piloto por encima de sus ojos, con un fino soporte que queda justo en el medio del campo visual del conductor. El exjefe de tecnología de Mercedes, James Allison, había puesto en contexto el poder de protección del elemento: “Por cómo se ha reforzado el chasis, podría soportar el peso de un colectivo de dos pisos“.

El halo del Red Bull de Verstappen. Foto AP/Luca Bruno

Los que seguían oponiéndose, más allá de los aficionados que encontraban lo peor del halo en su “fealdad”, eran los propios corredores. Cuando Verstappen había cuestionado su utilidad, aseguró: “Si hay partes de los coches volando, no servirá para proteger al piloto”.

En su momento Kevin Magnussen, hombre de Haas, no pareció tan interesado en sumar otro componente de seguridad. “Cierto riesgo forma parte de la imagen de la Fórmula 1″, declaró a principios de 2018.

Hasta el mítico Niki Lauda había sido categórico al expresarse sobre el halo: “Los coches ahora son tan seguros y el riesgo que queda es tan pequeño que esta decisión no es buena para la Fórmula 1. Es una reacción exagerada respecto a la seguridad”.

De todos modos, no todas las voces estuvieron en contra. Vettel, de hecho, también con este protector sintió rara la vista -“fue como manejar bizco”, explicó- pero se puso en la vereda de enfrente al resto: “Sería de tontos e ignorantes no utilizar algo así”. Quedó demostrado.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados