desde-el-facundo-hasta-argiropolis:-todos-los-libros-que-escribio-sarmientoSociedad 

Desde el Facundo hasta Argirópolis: todos los libros que escribió Sarmiento

Así como lo fue la educación y la política, la literatura fue una parte muy importante en la vida de Domingo Faustino Sarmiento. De vasta lectura durante los 77 años que vivió, quien fuera maestro, gobernador y presidente, decidió volcar lo que pensaba, sentía y vivía en varios de los libros que publicó.

Lee también

Su “carrera” como escritor comenzó en el año 1843 con el libro “Mi defensa”, un texto en el que Sarmiento se concentra en la necesidad de aclarar ante la opinión pública ciertas acusaciones que lo hacían aparecer como responsable de acciones criminales. Allí cita y comenta lecturas específicas que lo han marcado en lo personal, y lo ayudaron a inscribir su propio nombre.

Pero su boom literario llegó dos años después, con un libro que causó muchísimo revuelo en la época y que a día de hoy sigue siendo motivo de discusión en infinidad de escuelas, universidades y bibliotecas. “Civilización y Barbarie”, también llamado como “El Facundo” se escribió en 1845 y reflejó la ideología de Sarmiento en todo su esplendor.

Civilización y barbarie: la explosión del Sarmiento escritor.

En las más de 250 páginas que tiene el libro, Sarmiento cuenta la vida de Facundo Quiroga, un militar y político gaucho miembro del Partido Federal, que se desempeñó como gobernador y caudillo de la provincia de La Rioja durante las guerras civiles argentinas en los años 1920 y 1930.

Pero más allá de la historia de Facundo, la obra resulta interesante -y lógicamente polémica- por su análisis del desarrollo político, económico y social de Sudamérica, de su modernización, sus potenciales y diversidad cultural. Constantemente Sarmiento compara a lo que él llama “civilización” del concepto de “barbarie”.

Civilización y Barbarie, una de las grandes obras de Domingo Faustino Sarmiento.

El “Padre de las aulas” deja claro en esta obra que la civilización se manifiesta en Europa, Norteamérica, las ciudades, los unitarios, el general Paz y Rivadavia, mientras que la barbarie se identifica con América Latina, España, Asia, Oriente Medio, el campo, los federales, el caudillo Facundo Quiroga y Juan Manuel de Rosas.

Según Sarmiento, “en Facundo Quiroga no sólo se ve a un caudillo, sino también una manifestación de la vida argentina, consecuencia de la colonización y de las peculiaridades del terreno”. Finalmente, el libro cierra con un último capítulo en que expone su visión de un futuro argentino bajo un gobierno unitario.

Lee también

Argirópolis: un libro cargado de ideología

Esta obra, publicada en 1850, también generó un gran revuelo en aquellos años y derivó en una discusión sobre los diferentes modelos de país. La misma consiste en una ciudad imaginaria pensada por el propio Sarmiento, que también le puso el título de “capital de los estados confederados del Río de la Plata”.

Sarmiento propone ubicar a reemplazar la isla Martín García, ubicada en el Río de la Plata cerca de la confluencia del río Paraná con el río Uruguay, por Argirópolis. Esto constituiría un punto de unidad entre las provincias interiores de Argentina, y aseguraría el progreso y la pacificación de esta región del país, asolada por los enfrentamientos entre unitarios y federales.

En el libro expone una serie de propuestas que le dan forma a su ciudad imaginaria:

  • Sarmiento, quien ya había viajado varias veces a Estados Unidos, indica que nuestro país debería seguir el ejemplo de los norteamericanos en la construcción de su federación, en la que la capital, Washington D. C., no depende de ningún estado.
  • Al situar la capital en una isla, el objetivo es que, por su situación geográfica, ésta gane independencia con respecto a los estados miembros. La organización de una buena defensa militar también es posible.
  • Al hacer independiente la isla de la Confederación Argentina, Uruguay y Paraguay, estos tres estados pasan a estar en un plano de igualdad en las negociaciones sobre navegabilidad de los ríos.
Lee también
  • Al situar la capital en territorio neutral no se da preferencia a las ciudades rivales de Buenos Aires y Montevideo.
  • Facilitaría la devolución de la isla por parte de sus ocupantes franceses.

Todas las obras de Domingo Faustino Sarmiento

  • Mi defensa, 1843.
  • Facundo o Civilización y Barbarie, 1845.
  • Vida de Aldao, 1845.
  • Método gradual de enseñar a leer el castellano, 1845.
  • Viajes por Europa, África y América, 1849; Autobiográfica.
  • De la educación popular, 1849.
  • Argirópolis, 1850.
  • Recuerdos de provincia, 1850; Autobiografía.
  • Campaña del Ejército Grande, 1852.
  • Las ciento y una, 1853; serie de epístolas dirigidas a Juan Bautista Alberdi.
  • Comentario a la Constitución de la Confederación Argentina, 1853.
  • Memoria sobre educación común, 1856.
  • El Chacho, 1865; sobre el caudillo riojano Ángel Vicente Peñaloza.
  • Las escuelas, bases de la prosperidad, 1866.
  • La infancia y educación de Abraham Lincoln, 1873.
  • Conflicto y armonías de las razas en América, 1883.
  • Vida de Dominguito, 1886; sobre su hijo adoptivo, muerto en la Guerra de la Triple Alianza.

Articulos relacionados