torres-gemelas:-el-impactante-relato-de-la-azafata-de-uno-de-los-aviones-que-se-estrelloSociedad 

Torres Gemelas: el impactante relato de la azafata de uno de los aviones que se estrelló

A casi 20 años de la peor tragedia que vivió Estados Unidos en los últimos años, el atentado a las Torres Gemelas sigue dando tela que cortar. En las últimas horas se conoció la conmovedora conversación que tuvo la azafata Betty Ong con Nydia González, la jefa de operaciones de American Airlines (AA), durante esa mañana del 11 de septiembre de 2001, minutos antes de que el avión se estrellara.

En la comunicación se la escucha advertir que “la cabina no responde. Alguien fue apuñalado en clase ejecutiva y creo que han echado un gas porque no podemos respirar. No lo sé. Me parece que nos están secuestrando”, en el inicio de su comunicación, a las 8:20. 

Ong era una de las azafatas del vuelo AA11, que salió de Boston y se dirigía a Los Ángeles. Este era el primero de los dos que hace 20 años terminaría impactando contra el World Trade Center de Nueva York.

“La cabina no responde. Alguien fue apuñalado en clase ejecutiva y creo que han echado un gas porque no podemos respirar”, Betty Ong.

La preocupación de Ong estaba en que no podía comunicarse con la cabina y no entendía qué pasaba en la clase turista. “Creo que los hombres están ahí arriba (en la cabina). Es posible que se hayan colado. Nadie puede llamar a la cabina. Ni siquiera podemos entrar”, le contó a Nydia González, la jefa de operaciones de American Airlines.

La conversación se cortaba permanentemente. “¿Qué está pasando, Betty? Betty, habla conmigo. Betty ¿estás ahí? ¿Betty?”, preguntaba con desesperación González que ya sabía que pasaba algo raro esa mañana.

Betty Ong tenía 45 años el día del atentado. Era nativa de San Francisco, con ascendencia de Asia. Hacía más de 10 años que trabajaba en la industria y ese día, con su llamada a tierra, fue la primera persona en alertar a las autoridades sobre los secuestros de los aviones.

“Betty, habla conmigo. Betty ¿estás ahí? ¿Betty?”, Nydia González, la jefa de operaciones de American Airlines.

“No podemos respirar en la cabina, alguien roció con gas o algo parecido”, se escucha decir. En otro momento de la conversación relata: “Alguien está llamando a un médico y no podemos conseguir un médico”. 

Cuatro minutos después de está conversación el avión giró 100 grados hacia el sur. Así se confirmó la sospecha de que había sido secuestrada y que iba rumbo a Nueva York. Un rato más tarde estalló contra el World Trade Center de esa ciudad, como parte del atentado que  generó alrededor de tres mil muertes.

AR CP

Articulos relacionados