luego-de-6-anos-de-espera,-el-poder-ejecutivo-reglamento-la-ley-de-prevencion-del-suicidioSociedad 

Luego de 6 años de espera, el Poder Ejecutivo reglamentó la ley de prevención del suicidio

La Ley de Prevención del Suicidio fue sancionada en marzo de 2015, pero debió esperar más de seis años para ser reglamentada por el Poder Ejecutivo, que recién este viernes terminó de darle forma a la legislación. Expertos advierten que la pandemia del coronavirus tuvo y tendrá efectos negativos sobre los índices de suicidios.

Lee también

En coincidencia con el Día Mundial para la Prevención del Suicidio, el Gobierno publicó este viernes en el Boletín Oficial el Decreto 603/2021 de reglamentación de la Ley Nº 27.130. La norma declaró de interés nacional la atención biopsicosocial, la investigación científica y epidemiológica, la capacitación profesional en la detección y atención de las personas en riesgo de suicidio y la asistencia a las familias de víctimas del suicidio.

La ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, participó esta tarde del acto de presentación de la reglamentación de la Ley y celebró lo importante de “haber podido cumplir este compromiso pendiente de reglamentar esta Ley, en este día, con el trabajo de muchas áreas involucradas, con un consenso muy grande y con el compromiso de trabajar para implementarlas”.

Vizzotti advirtió que “la pandemia va a tener un impacto negativo en la salud mental y en el índice del suicidio. De ahí la importancia de trabajar muchísimo para prevenirlo y acompañar a la personas que tienen ideas suicidas y para acompañar a sus familias”.

A su vez, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) informó que cada año, más de 700.000 personas se quitan la vida tras numerosos intentos de suicidio, lo que corresponde a una muerte cada 40 segundos y que “los suicidios son prevenibles con intervenciones oportunas”, para las cuales es fundamental “un enfoque multisectorial” y así mitigar los factores de riesgo, reducir los medios de suicidio y potenciar los factores de protección, fomentar la resiliencia, que pueden “reducir de manera eficaz las tasas de suicidio”.

En su campaña de concientización, el Ministerio de Salud detalló que los signos de alerta son: persistencia de ideas negativas, dificultad para comer, dormir y trabajar, desesperanza, llanto inconsolable, repentino cambio de conducta. Y se puede colaborar en la prevención reconociendo estas señales, mostrando interés y apoyo, respetando las diferentes expresiones de sentimientos, eliminando prejuicios.

En esa línea, el subsecretario de Gestión de Servicios e Institutos del Ministerio de Salud, Alejandro Collia, coordinador del acto, aseguró que “la Argentina tiene alrededor de 10 muertes cada 100 mil habitantes por año” por suicidio, y precisó que -según un informe de Unicef- “entre 2010 y 2019 tuvimos unos 31 mil suicidios”.

Luisa Brumana, representante de Unicef, y Eva Jané Llopis, representante de la OPS en la Argentina, expresaron la satisfacción por esta reglamentación a la que consideraron “un gran hito en la salud pública del país”.

Brumana recordó que el suicidio pasó “a ser la primera causa de muerte en la adolescencia en la Argentina superando los accidentes viales”, que “el 20% de estos son entre jóvenes entre 10 y 14 años”, y acotó que “que por cada suicidio consumado ocurren entre 20 y 30 intentos”.

Reducir el estigma en relación al suicidio, y hacer una acción bien coordinada”, son, para la representante de Unicef, fundamentales para el abordaje de la problemática.

Eva Jané Llopis, representante de la OPS en la Argentina

La pandemia ha amplificado los factores de riesgo ante el suicidio: trastornos mentales, pérdida de empleo, crisis económica y abusos son algunos de los factores que incidieron

Para la representante de la OPS en el país, también son alarmantes las cifras: “¿Cómo puede ser que una persona muera por suicidio en el mundo cada 40 segundos?”, cuestionó Llopis, y agregó que “acá, en la Región, son casi unos 100 mil los casos de suicidio, y los intentos pueden haber sido muchos más”, lamentó. Llopis observó que el suicidio entre niños y adolescentes “está muy asociado al uso del alcohol y las drogas ilícitas. Uno de cada 5 suicidios está asociado a este tema”, señaló.

Finalmente advirtió que “la pandemia ha amplificado los factores de riesgo ante el suicidio: trastornos mentales, pérdida de empleo, crisis económica y abusos son algunos de los factores que incidieron”.

Dónde llamar para pedir ayuda

Asistencia telefónica gratuita a personas en crisis o con riesgo de suicidio 135 desde Buenos Aires o bien 011-5275- 1135 o 0800-345-1435 desde todo el país, línea a cargo de la organización no gubernamental Centro de Asistencia al Suicida (CAS).

Articulos relacionados