formula-1:-una-liebre-se-salvo-de-milagro-de-ser-pisada-por-el-williams-de-nicholas-latifiDeportes 

Fórmula 1: una liebre se salvó de milagro de ser pisada por el Williams de Nicholas Latifi

La Fórmula 1 llegó a Monza, con Valtteri Bottas dominando la sesión de clasificación que se disputó este viernes y lo tendrá a la cabeza en al grilla de partida para la carrera sprint de este sábado, por delante de su compañero Lewis Hamilton y Max Verstappen, escolta y líder del campeonato respectivamente.

Pero por fuera de los pilotos y sus bólidos, la protagonista del día en el arranque del Gran Premio de Italia fue una liebre. Sí, en medio de una vuelta rápida que realizaba Nicholas Latifi, a bordo de su Williams número 6, el animal se cruzó en medio de la pista salvándose de milagro de ser pisada por el canadiense, que la esquivó con una maniobra apenas perceptible.

La repetición, en cámara lenta, muestra cómo Latifi aminora su marcha y el pequeño mamífero, que alcanza el medio metro de largo, sale ileso por centímetros en su desesperada marcha por atravesar el asfalto y volver a los bosques del célebre autódromo, inaugurado en septiembre de 1922.

Este pequeño ejemplar de liebre europea, que alcanza los 60 kilómetros por hora de velocidad, salvó su vida de milagro en una zona por donde los autos vuelan a máxima potencia tras atravesar una de las curvas.

Otros casos similares

Son famosos los casos en que las pistas son invadidas por intrusos del reino animal. Años atrás, en el Gran Premio de Singapur, Max Verstappen estuvo a punto de impactar a un reptil. “¡Hay un lagarto gigante en la pista!”, alcanzó a decir el neerlandés, atónito por lo que había visto desde su butaca.

La anécdota se convirtió en tragedia en 1987, cuando en el Gran Premio de Bélgica el sueco Stefan Johansson atropelló un ciervo previo a la última curva. El piloto salió ileso, no así el pobre animal y el monoplaza que conducía el escandinavo. “Si el ciervo hubiera golpeado 30 centímetros más al centro del coche, habría impactado mi cabeza, no hay duda al respecto; tuve suerte de salir con vida“, afirmó tiempo después. Más cerca en el tiempo, en el GP de Austria, en 2001, el colombiano Juan Pablo Montoya también estuvo a punto de impactar con un venado.

De acuerdo a los entendidos, los animales que más frecuentemente suelen irrumpir en las carreras de Fórmula 1 son las gaviotas. Y para muestra basta recordar lo que le pasó a Sebastian Vettel, cuando tuvo que detener su marcha en Mónaco para no pisar a una de ellas y perdió la carrera. Un cuidado que no tuvo el español Fernando Alonso: en su debut corriendo en Indy Car, atravesó a dos de esas aves a más de 350 kilómetros por hora.

La liebre de Latifi, en Monza, corrió mejor suerte. Y todos felices.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados