el-nuevo-leo-messi:-el-crack-de-las-emociones-que-llega-liberado-a-su-gran-sueno-mundialDeportes 

El nuevo Leo Messi: el crack de las emociones que llega liberado a su gran sueño Mundial

Lo del Maracaná fue un desahogo; lo del Monumental, una liberación. Por eso lloró Lionel Messi instantes después de marcarle tres goles a Bolivia y de recibir repetidas ovaciones de los hinchas. “Están mi mamá y mis hermanos en la cancha”, dijo y las lágrimas le brotaron. Esa familia, los Messi-Cuccittini, tuvo que pasar varias sobremesas y vacaciones masticando bronca por las críticas y las burlas de unos pocos que parecían millones. Pero ya no hay dolor. La Pulga ganó una bendita copa y se la vino a ofrecer a los argentinos que la recibieron con agrado. Y ahora queda lo mejor: llegará suelto al Mundial de Qatar, sin deudas por saldar, y transitando su mejor momento desde que debutó en la Selección Mayor en 2005.

El tiempo pone todo en su lugar. También suele exponer varias cuestiones. El Mundial de Rusia 2018 fue frustrante para Argentina. Incluso se podría escribir papelonesco. Messi y los jugadores de peso llegaron a la cita enemistados con el cuerpo técnico que comandaba Jorge Sampaoli.

“Hubiese sido justo que quedáramos afuera en la primera fase porque no estábamos bien”, se sinceró hace unos días Angel Di María, el segundo más ovacionado por el público en el Monumental. Tras la derrota con Francia, el sentir popular era unánime: habíamos dejado escapar la última oportunidad con Messi en un alto nivel. “A Qatar llegará con 35 años y jugando en un nivel más bajo”, se pensaba. Ahora, a más de tres años de aquella falsa profecía, la Pulga no deja de batir récords y continúa tan fino como siempre. Ni siquiera ha perdido la capacidad de gambetear en velocidad, con la pelota cortita al pie, dando pasos cortos y regalando la sensación de que va en el aire.

Messi, tras el llanto, celebra como un nene con sus compañeros. Foto: AFP

Es cierto que es otro Messi el que se observa por estos días, dentro y fuera de la cancha. Aunque ojo: cuando tiene el balón en los pies, es el mismo de siempre. Se conoce: los años parecen no pasar para el mejor del mundo. Pero ahora tiene otra conexión cuando el partido no pasa por su zurda. Ya no se lo nota caminar con la cabeza gacha cuando la pelota está fuera de su alcance, está más predispuesto a presionar y es la voz autorizada del plantel, cuestión que antes no le resultaba agradable. Contra Bolivia, sin ir más lejos, trotó varios metros para reprocharle a De Paul una salida por abajo que casi culmina en gol de la visita. La sensación es que Messi ya no se desconecta de los juegos y que lo vive con concentración plena los 90 minutos, porque eso es lo que le pide el equipo.

Afuera también está más distendido. Hace un par de meses decidió volver a manejar sus redes sociales sin esperar la autorización de algún community manager. “Qué hermosa locura!!! Esto es increíble. Gracias Dios!!! Somos campeones la con… de su madre!!!!!!”, escribió minutos después de la obtención de la Copa América en Brasil. Esa publicación cuenta con casi 22 millones de likes. Además, en sus cuentas oficiales suele mostrar cuestiones de la intimidad, como la relación con su compañera Antonela Roccuzzo o la crianza de sus hijos, Thiago, Mateo y Ciro.

“Soñé muchísimo con este día y gracias a Dios llegó. No tengo palabras para agradecerles por todo el cariño recibido. Qué noche hermosa, lo disfruté muchísimo. Inolvidable”, fueron las palabras de Messi para describir lo que vivió en la fría y lluviosa noche de Núñez. Fue una jornada de celebración y de un mensaje contundente: no se quedará en los laureles, tal como había pedido el entrenador Lionel Scaloni. La Selección pasó por arriba a Bolivia y el zurdo rosarino brilló. Con el hat-trick superó a Pelé para convertirse en el máximo anotador de un seleccionado sudamericano (79 contra 77).

Messi y su rol indiscutido como líder de la Selección. Foto: Reuters

Siempre es interesante revisar los números de Messi. La Conmebol publicó una nota en donde destaca que Leo le convirtió a 29 equipos diferentes, siendo Bolivia el más batido, con 8 goles. El listado sigue con Brasil, Chile, Paraguay, Uruguay (5) y Venezuela (4). Más precisiones: la Pulga anotó sus goles en Mundiales (6), Eliminatorias (26, es el máximo goleador en la historia, supera por uno a su amigo Luis Suárez), Copa América (13) y amistosos (34).

El dato sorpresivo se encuentra al repasar qué futbolista fue el que más lo asistió. Gonzalo Higuaín es quien está a la cabeza con 7 pases, seguido por Carlos Tevez y Sergio Agüero, ambos con 6 habilitaciones.

Ahora Messi ya está en Francia y esa es otra historia que tendrá que empezar a escribir. Por delante le espera una liga dura desde lo físico y poco competitiva desde lo deportivo. Buscará su lugar en el PSG, ese equipo repleto de estrellas que va por la esquiva Champions League. Pero la Pulga se adaptará a su nueva vida consciente de que en la Selección está tan bien como nunca. La única mala noticia parece ser que falta algo más que un año para el Mundial. Y ahí hay que sumarle los méritos al entrenador Lionel Scaloni.

El tercero contra Bolivia. De rebote y a cobrar. Foto: Xinhua.

“Es importante lo que Leo transmite en los compañeros, que sienten admiración. Creo que él siempre ha sido igual, solo que ahora se ganó y se magnifica todo”, lo elogió el DT nacido en Pujato tras la victoria contra Bolivia. Y agregó: “Ama estar en la Selección y tira con sus compañeros, porque si viene con esas ganas es el primero en llegar. Hay que ver cómo se entrena y se cuida, es un espejo para sus compañeros. Si el mejor de todos los tiempos hace eso, los demás lo tienen que hacer”.

De todos los Messi brillantes que han convivido en Messi, ahora asoma el liberado. Y sí, eso es un notición pensando en Qatar 2022.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados