viento-a-favor-para-acciones-y-bonos-argentinosEconomía 

Viento a favor para acciones y bonos argentinos

Aunque el viernes hayan cerrado en baja, la recuperación de las acciones argentinas desde el mes pasado parece una tendencia consistente. Sin mayores explicaciones en la coyuntura local, los analistas de la City ven en esta suba un componente externo, que pese a las correcciones, continuará jugando a favor de los papeles argentinos.

El mercado global pareció no asustarse en los últimos días con un incremento de la inflación más rápido de lo proyectado y esto da aire para las economías emergentes y le sirve a Argentina para subirse a “la fiesta de liquidez” que vive el mundo luego de la pandemia.

En su última rueda, el principal indicador de la bolsa porteña cayó 3% y borró casi todas las mejoras que había alcanzado en los días previos. Sin embargo, si se aleja la lente de esta foto puede verse que desde abril el índice S&P Merval experimenta una tendencia alcista, que le sirvió para pasar de la marca de las 46.000 unidades a fines del primer trimestre del año hasta superar las 66.000 en la segunda semana de junio. Medido en dólares, el índice Merval pasó de los US$ 250 hasta superar los US$ 400 la semana pasada.

El rebote sirvió para que las acciones argentinas en Wall Street cambiaran de signo en sus rendimientos acumulados en lo que va de 2021 y pasaran a acumular ganancias de más de 47% en dólares.

Los analistas del sector financiero coinciden en que la caída del viernes era una toma de ganancias esperable y se animan a decir que hay más espacio para que los papeles argentinos extiendan las subas. Al mismo tiempo, para que los bonos argentinos en dólares también continúen con su recuperación: en lo que va del mes, los títulos de más larga duración mejoraron hasta casi 10%, todos los que fueron reestructurados en 2020 presentan subas en lo que va del mes, aunque algunos aún no pudieron borrar los rojos acumulados en los primeros cinco meses del año.

A nivel global sigue soplando un viento que impulsa esta hipótesis. El jueves pasado se conoció el dato de inflación de Estados Unidos que, si bien fue más alto de lo que proyectaba el mercado, no impactó en las cotizaciones globales. Esto puede ser un buen indicador para la recuperación de los activos locales: las tasas del Bono del Tesoro a 10 años bajaron 10 puntos básicos y se ubican en su menor nivel en los últimos tres meses, los precios internacionales de las materias primas mantuvieron su sesgo alcista y la deuda de los países emergentes permaneció con signo positivo.

“Si pudiésemos proyectarla en el tiempo, esta respuesta de mercado al dato de inflación es la mejor posible para nuestro país: no amenaza vía un apretón monetario los altos términos del intercambio, deja correr por un tiempo un nivel de inflación internacional elevada con tasas de interés reales negativas”, dijo José Echagüe, jefe de estrategia de Consultatio. 

El próximo miércoles, el mercado internacional estará atento a la reunión de la autoridad monetaria de Estados Unidos. La apuesta de los inversores es que la Fed mantenga su política monetaria actual, porque considera que los efectos de la inflación son temporales. Luis Palma Cané, de Fimades, afirmó: “Parecería que el escenario inflacionario es positivo y que no deberíamos esperar mayores sobresaltos en los próximos meses”. El mismo día, a nivel local se conocerá la inflación doméstica.

Al mismo tiempo, la recuperación de la economía brasileña impulsa a su mercado de acciones y “derrama” en el de Argentina. Aunque en la última rueda, el Bovespa haya cerrado en baja y arrastrado en cierta medida a los activos locales, las expectativas sobre el país vecino siguen siendo positivas. “Con la vacunación avanzando y la economía en franca recuperación, las acciones brasileñas siguen sobresaliendo en el mundo emergente. Mantenemos nuestra visión positiva hasta tanto veamos un cambio en el contexto global”, señalaron analistas de Delphos. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados