quien-es-clara-kovacic,-la-actriz-argentina-que-interpreta-a-gustavo-cerati-en-una-pelicula-de-terrorEspectáculos 

Quién es Clara Kovacic, la actriz argentina que interpreta a Gustavo Cerati en una película de terror

Muchos recordarán el hecho por haberlo presenciado y otros dirán haberlo visto sin que esto sea cierto. En una de las presentaciones en el Estadio Obras de Llegando los monos, el segundo álbum de Sumo, en agosto de 1986, un chico muy parecido a Gustavo Cerati, lookeado como él en esa época, con esos raros peinados nuevos que tan bien describió Charly García, subió al escenario con una guitarra eléctrica de juguete y fue presentado por Luca Prodan como “Cerati, músico invitado”.

El muchacho era, en realidad, el hermano de Mirta Bogdasarián, la dueña de la disquería de Hurlingham donde se comercializaba Corpiños en la madrugada, el cassette debut de Sumo. A Gustavo Cerati el hecho le pareció una falta de respeto, y así lo manifestó en una entrevista radial, tal como se detalla en Libertad divino tesoro, la biografía de Luca escrita por Oscar Jalil.

Otra suerte corrió, ya en 1999, Gracias… Totales!!! Tributo Bizarro a Soda Stereo. Con el trío ya separado, el sello independiente Dulce Limón publicó un disco de veintidós canciones de bandas under punk, metaleras y thrashers de la Argentina, Colombia y Chile como Timmy O’Toole, Asesino Serial Hawaiano o Darkness, entre otros. La tapa del CD, que por estos días cotiza a casi tres mil pesos en el mercado de coleccionistas por estar fuera de catálogo, mostraba a Cerati, Zeta Bosio y Charly Alberti con sendas crestas mohicanas, en una intervención de la ilustración del primer disco de Soda.

Sin encasillamientos: Clara Kovacic se fue a estudiar a Nueva York, formó un grupo de hip hop y grabó un disco en forma independiente. /Foto Lucía Merle

En este caso, la movida, que fue con fines benéficos, ya que se donó todo lo recaudado por las ventas a la escuela de frontera Nª 401, del kilómetro 13 de Ruta 19 en Wanda, en la provincia de Misiones, tuvo la bendición del propio Cerati. “Lo único que me ha gustado de lo que se hizo con Soda Stereo es el Tributo Bizarro. Fue lo mejor que se hizo. El Tributo Bizarro fue algo hecho con ganas y desde el corazón”, dijo en la época de la publicación de Ahí vamos, tal como se puede leer en el libro Cerati: Conversaciones íntimas, de Gustavo Bove.

Por esto último, es lícito especular que, de estar entre nosotros, Gustavo Cerati hubiera aprobado el papel de Clara Kovacic en la película Lennons, de José Cicala. En esta comedia fantástica bizarra Clara, apodada por los fans del cine de terror en nuestro país como la Scream Queen Argentina, se pone en el papel de Cerata, la líder de Las Soderas. Sí, un trío femenino inspirado en Soda Stereo para un film ya entró en la recta final de su filmación.

Pero la historia de Clara va más allá de esta historia. Un punto de partida posible es su estadía neoyorquina de un año al haber terminado el colegio secundario, una década atrás, para ir a estudiar actuación, viviendo en un convento en la zona de Chelsea. “Si estás en Nueva York tenés que absorber todo lo que puedas, porque está todo ahí”, dice, mientras apura una infusión al aire libre, con la luz del mediodía pegándole de lleno, en la zona de Vicente López.

Clara dice que su papel como “Cerata” le permitió sacar afuera toda su parte musical. /Foto Prensa

Al volver a Buenos Aires, Clara estudió composición musical en la UCA y formación actoral con Inés Estévez y, en paralelo, hacía publicidades para ganarse la vida. Pero su mejor recuerdo de esa época es otro. “Teníamos un grupo de danza hip hop, y hacíamos shows tipo intervenciones en boliches como el Roxy y un montón más. Nos llamábamos Las Pibas Chorras. El hip hop recién arrancaba acá. Daba clases, y tenía un grupito de nenitas de diez años como alumnas que son las que hoy están bailando hip hop a pleno, influencers que tienen miles de seguidores”.

Pero, como notarán, lo suyo no es quedarse en un solo lugar. Por eso mismo, en 2016, Clara editó de manera independiente Cantando al cielo, su estreno discográfico. Según cuenta, “Lo hice de manera muy casera. A mí me gustan mucho los ‘unplugged’, y en ese momento estaba incursionando en algo más melódico, tipo cantautora. Ahora quiero rehacerlo con canciones nuevas y, al mismo tiempo, todavía más simple: despojarme de todo y dejar sólo la base con la que compuse. Ojo: escucho el disco y me encanta, pero me gustaría despojarlo más. Soy muy fan de Regina Spektor, y sus canciones son así. O los temas menos conocidos de Rosalía, donde solo está acompañada por guitarra y coros. Para mí eso es divino”.

Entonces, ¿cómo se lleva la cantante que quiere sonar solita con su alma con la Scream Queen Argentina de las películas de terror actuales, cómo maneja Clara ese ying y ese yang, esos dos universos? “Tuve mucho tiempo una banda de metal sinfónico. Y en ese entonces había gente que se me acercaba y me decía: ‘Vos nos tenés un perfil metalero’. Yo soy Clara, no soy un perfil. Soy lo que me sale. Me encantan las películas de terror, me encanta el metal y me encantan muchas cantantes populares”.

Para generar miedo, según Kovacic, nada mejor que la realidad. /Foto Lucía Merle

La segunda parte de la respuesta merece que la protagonista narre su derrotero desde sus inicios a la actualidad. “Cuando hacía publicidad, hubo un actor que me recomendó para una película que fue Abrakadabra, que fue la primera película de terror que hice. Al tratarse de cine independiente se necesitan actores que puedan resolver todo súper rápido. El terror es un género en el que si vos no das algo real, se pierde todo. Hay que generar miedo, y no hay nada más terrorífico que la realidad“, dice Clara.

Por cierto, ese parece ser el juego que más le gusta jugar. “Ese dinamismo me encanta, y creo que de ahí se generó un boca en boca para trabajar con todas las personas que trabajé. El apodo surge de los fans, de una película que filmamos durante la cuarentena que se llamo La parte oscura, que grabé desde casa con mi celular. Es la historia de una chica que comienza a experimentar parálisis de sueño y termina con una posesión infernal. Y a eso hay que sumarle que, durante la cuarentena, se estrenaron en total seis películas del género en donde actúo. El apodo para mí es un honor”.

Así es como llegamos a Lennons, y la comparación entre Clara como un Gustavo Cerati ochentoso y Cate Blanchett en la piel del Bob Dylan modelo 1966 en I’m Not There de Todd Haynes (2007) es ineludible. Incluso en los alias de ficción de cada una: Cerata y Jude Quinn, respectivamente.

Clara admite, como corresponde, haber visto el film. “Tenemos caras parecidas para interpretar personajes similares, porque ese Dylan y el Cerati de los ’80 tienen puntos en común como sus rulos y ciertos gestos”, dice, y es más que explícita al recordar el momento en el que le ofrecieron el papel: “Cuando me propusieron el personaje me caí de culo, porque soy muy fan de Soda Stereo”.

Sin caer en la maldición del spoiler, la actriz entonces adelanta un poco de la historia del largometraje. “La historia está ambientada en unos años ’80 argentinos y mundiales alternativos. Un hijo de un doble de riesgo es abandonado por tragedias familiares descubre a una persona idéntica a John Lennon. Y se inventa un negocio al decir que traerá a John Lennon a la Argentina, ya que Lennon aún está vivo. Así Canelón (así se llama el personaje, que lo hace Gastón Pauls) contrata a Las Soderas y yo le enseño música a este doble de Lennon”, resume.

Cerati, para mí, es un personaje que tiene todos los colores. Tenés al tipo al que le decían maestro, el que sacó líneas de ropa, al fiestero que le gustan las modelos… Era una persona completamente ecléctica. A mí me gustó tomar todo el lado musical ochentas canchero que tenía, con esos pelos, con los ojos pintados, medio The Cure. Jugué con eso a la hora de componer mi personaje y lo bueno fue que incluí todo mi lado musical”, afirma.

Mientras su papel en Lennons empieza a ser pasado, Clara Kovacic se prepara para rodar en Chile y completar su trabajo protagónico en “El desarmadero”, junto a Luciano Cáceres. /Foto Prensa

A Lennons todavía le quedan unas pocas jornadas de rodaje, que serán completadas en estas próximas semanas. Su fecha de estreno, y mucho más en estos tiempos de pandemia, con los cines que no abren sus puertas ni siquiera con aforo reducido y protocolos, es incierta.

Por lo pronto, a Clara el futuro la encontrará más que ocupada: en breve estará en Chile filmando Muertas vivas, una peli de zombies apocalípticos dirigida por Sandra Arriagada. Luego, abril y mayo la tendrán en sendas películas de género, y también como protagonista de El desarmadero, junto con Luciano Cáceres, quien también la acompaña en Lennons.

“Ya veré cuando me llaman para una comedia romántica”, concluye la Scream Queen Argentina, entre risas que poco tienen que ver con el terror y mucho con su simpatía.

Mirá también

Mirá también

E.S.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados