10-grandes-momentos-en-la-historia-de-los-globo-de-oroEspectáculos 

10 grandes momentos en la historia de los Globo de Oro

Los premios Globo de Oro tienen una reputación más descontracturada que la formal que suele sobrevolar en los Oscar, por lo que sus ceremonias suelen estar teñidas de episodios entre hilarantes e incómodos que han quedado retratados en los mejores momentos en la historia de este galardón.

Los Globo de Oro son entregados desde 1944 por la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA; por sus siglas en inglés) en reconocimiento a la excelencia de profesionales en cine y televisión, tanto en los Estados Unidos como a nivel mundial.

La ceremonia anual, en la cual los ganadores son premiados, forma parte de la temporada de premios cinematográficos, cuyo inicio tiene lugar entre octubre o noviembre del año anterior, para finalizar entre febrero o marzo con la  entrega de los Premios Oscar.

La gala de los Globo de Oro se realiza desde 1961 en el Hotel Beverly Hilton de Los Ángeles, donde los invitados disfrutan de una cena mientras se desarrolla la ceremonia, regadas con bebidas alcohólicas, por lo cual se han dado situaciones en las que algunas celebridades han subido ebrias al estrado a presentar o a recibir un premio.

Amy Poehler y Tina Fey volverán a ser las anfitrionas en los Globo de Oro.

En los últimos años se han multiplicado las presentaciones con tono transgresor, como las que llevaron adelante el comediante y presentador británico Ricky Gervais, o las encarnadas por las actrices Tina Fey y Amy Poehler, quienes en 2021 serán nuevamente las anfitrionas en una ceremonia distinta: será virtual por la emergencia sanitaria generada por el coronavirus.

Diez grandes momentos en los Globo de Oro

Las premiadas estaban en el baño

En 2001, Renée Zellweger recibía de manos de Hugh Grant el premio a la mejor actriz de comedia por su papel en Persiguiendo a Betty. La actriz llegó al escenario después de unos momentos de tensión en los que ninguno de los presentes sabía dónde estaba. Había ido al baño a retocarse el maquillaje justo antes de que se presentara el rubro en el que estaba nominada por si tenía que subir al escenario como así ocurrió, y no se dio cuenta del tiempo transcurrido.

Renée Zellweger y un momento incómodo en 2001: cuando la anunciaron como ganadora, estaba en el baño. (AP).

Lo mismo sucedió tres años antes con la actriz Christine Lahti, quien también estaba en el baño cuando Michael J. Fox y Laura San Giacomo leyeron su nombre como mejor actriz dramática en una serie de televisión. Hasta Robin Williams salió durante un minuto al escenario para intentar salvar la situación del desastre. Por fin, Lahti apareció para recoger su reconocimiento por su trabajo como actriz en la serie Chicago Hope.

La simpática acidez de Tina Fey y Amy Poehler

De Leonardo DiCaprio a George Clooney, pocos en Hollywood se salvaron de los chistes de las presentadoras de la edición de 2013. La fama de estos dos actores les hizo convertirse en de centro de las bromas  por su conocida incapacidad de mantener relaciones sentimentales con mujeres de su edad.

En 2015 fueron más lejos aún, tanto que Fey abrió el discurso con un “buenas noches y bienvenidos, pandilla de niños malcriados, mínimamente talentosos y despreciables”. Los blancos de las bromas fueron (nuevamente) Clooney y su boda, el líder supremo de Corea del Norte, o incluso Bill Cosby por la acusación de abusos sexuales que pesaba por entonces sobre él.

Ricky Gervais, al límite

El británico Ricky Gervais, creador de la comedia The Office, fue una repetida figura como anfitrión de los Globo de Oro, y por lo general aplicó discursos corrosivos, con chistes y referencias que no siempre despertaron risas. Su última aparición fue en 2020, en una de sus exposiciones más limítrofes.

En 2020, Ricky Gervais subió con un vaso de cerveza y arremetió con un discurso lleno de acidez. (AP)

“Fue un gran año para las películas de pedófilos: Leaving Neverland… Los dos Papas”, fue uno de los tantos y letales comentarios de Gervais. Pero eso no fue nada: también se burló del mismísimo Martin Scorsese por sus declaraciones contra Marvel y sobre el poderío de Netflix.

La cara de Jonathan Pryce dejó en claro que al actor protagonista de Los dos papas no le gustó nada el comentario del anfitrión de la gala. Las cámaras ubicadas en el salón del Beverly Hills Hotel captaron la reacción de los famosos sentados en sus mesas, como Tom Hanks o DiCaprio, ante los duros comentarios de Gervais, conocido por su ácido y venenoso humor.

Jack Nicholson subió empastillado

En 2001, Jack Nicholson recibía un premio por protagónico en About Schmidt. Subió al escenario más ingenioso de lo habitual, con anteojos de sol y una calma algo extraña. Comentó la nueva nariz de Nicole Kidman, que le entregaba la estatuilla, agradecía a sus compañeros -llamando a Kathy Bates la Bates Motel- y aseguraba sentirse decepcionado porque él siempre pensó que estaban filmando una comedia (y el premio era en la categoría de drama).

Jack Nicholson y Nicole Kidman, el año en que el actor se tomó un Valium. (AFP)

Ese tono de voz tan bajo acabó por tener una explicación: Nicholson reconocía haberse tomado un Valium antes de la gala. Y tan contento. No es el único que subió al escenario del Beverly Hilton Hotel algo afectado, pero sí quien lo reconoció abiertamente.

Jodie Foster salió del closet

Tras años de especulaciones sobre su orientación sexual, Jodie Foster recibió en 2013 el premio Cecil B. DeMille (en reconocimiento a su carrera) y aprovechó para contar que estaba soltera. En el monólogo, la actriz admitió ante el público que se sentía orgullosa y que no callaría nunca más ante algo que no se había atrevido nunca a decir en público.

Foster dijo que quería confesar algo. “Algo que nunca he dicho antes en público, una declaración por la que estoy muy nerviosa, aunque seguro que no tanto como mi publicista”, añadía. Y al final lo soltó: “Estoy soltera”. Risas. “Bueno, no es verdad, pero sí, pero bueno”.

Jodie Foster durante la ceremonia de los Globo de Oro de 2013.

Aun dentro de su bajo perfil, la actriz aceptó su condición sexual sin decir la palabra clave y defendiendo en su discurso el valor de la “privacidad”. Desde ese día la actriz se dejó ver con su pareja y sus hijos en público.

Elizabeth Taylor se pasó de copas

Fallecida en 2011 a los 79 años, Elizabeth Taylor fue una gloria de Hollywood, con una carrera marcada por la adicción al alcohol. En 2001 protagonizó un episodio recordado por la borrachera que tenía cuando tuvo que entregar el Globo de Oro a la Mejor Película Dramática.

Primero abrió el sobre con el ganador antes de anunciar a los nominados. En ese momento, el presentador Dick Clark salió en su auxilio, explicándole (no sin esfuerzo, ya que ella estaba en otra cosa) lo poco que debía hacer. Y cuando mencionó las películas nominadas, su vocalización oscilante no dejaba lugar a dudas de que tenía varias copas de más.

Meryl Streep arremete contra Trump

Meryl Streep, con nueve estatuillas, una de las más ganadoras de la historia de los Globo de Oro, junto con Barbra Streisand. En 2017 recibió el premio honorífico Cecille B. Demille. Y ofreció un discurso excepcional, en el que eligió como blanco a Donald Trump, quien acababa de ganar las elecciones y se aprestaba a asumir la presidencia de los Estados Unidos, aunque nunca lo mencionó.

“Estamos en esta sala los segmentos más agraviados: Hollywood, extranjeros y la prensa”, dijo la actriz. El discurso fue seguido con un pedido a la prensa para que mantenga su libertad y en el final recordó a la recientemente fallecida Carrie Fisher, su “querida princesa Leia”.

Kristen Wiig, Steve Carell y el lado oscuro de las animaciones

También sucedió en 2017. Kristen Wiig y Steve Carrell (ambos coprotagonizaron Mi Villano Favorito 2 y 3) fueron los encargados de presentar el premio a la mejor película animada. una categoría alegre y divertida que los dos comediantes convirtieron en un momento de irónica (e hilarante) tristeza al recordar los filmes de dibujos que los habían marcado y relacionarlos con hechos presuntamente trágicos en sus vidas.

Carell recordó que tras salir del cine para ver Fantasía sus padres se separaron, y Wiig contó cómo vio ‘Bambi’ después de sacrificar a sus tres perros. La actriz se vio tentada en un momento.

Kirk Douglas, un presentador centenario

En 2018, Kirk Douglas acababa de cumplir 101 años. Subió al escenario entre una gran ovación acompañado por su nuera Catherine Zeta-Jones (la esposa de Michael Douglas) para presentar el premio a Mejor Guion. Sólo esbozó unas pocas palabras, y se justificó con una frase que despertó risas: “Soy un poco viejo, quisiera hablar pero nadie me entendería”.

Kirk Doulglas y Catherine Zeta-Jones en los Globo de Oro de 2018.

Pero antes de revelar el ganador, el público se puso de pie y le regaló un aplauso cerrado al protagonista de “Senderos de Gloria” (1957) o “Espartaco” (1960), que apareció en el escenario en silla de ruedas y protagonizó uno de los momentos más emotivos de la noche.

Kirk Douglas ganó un Globo de Oro al mejor actor de una película dramática por su interpretación de Vincent van Gogh en “El loco del pelo rojo” (1956) y en 1968 recibió el Cecil B. DeMille en reconocimiento a su carrera. Falleció el 5 de febrero de 2020, a los 103 años.

Bette Midler le puso calor al discurso

En 1980, Bette Midler recibió el Globo de Oro a la Mejor Actriz Revelación (una categoría ya inexistente) por la película ‘La Rosa’ (1979) y subió al estrado a recibirlo en clave sexual. Primero se tomó los pechos y soltó su frase “te voy a dar yo dos buenos globos de oro”. Después intentó meterse el premio en la boca y agradeció haber tenido la oportunidad de entablar relaciones con la prensa extranjera.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados