Secretos de Estado: cuando el culebrón le gana al thriller políticoEspectáculos 

Secretos de Estado: cuando el culebrón le gana al thriller político

Fue concebida y anunciada como un thriller político, como una ficción capaz de zarandear a los poderes de turno. Pero entre aquellas primeras notas en las que se hablaba de la idea madre de esta serie y lo que finalmente llegó a la pantalla pasó el suficiente tiempo como para que el registro de Secretos de Estado cambiara por completo. Tanto, que lo que iba a ser el contenido pasó a ser el marco. ¿El marco de qué? De un culebrón, similar a los que hasta hace poco llegaban enlatados a la Argentina para animar las tardes de la TV abierta.

Newsletters Clarín

Lo más leído del día | Enterate de que se habló hoy para no quedarte afuera del mundo

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Y corresponde decir que no se trata de un género menor, ni mucho menos. Sólo que, enfocados en este caso, si analizáramos esta serie española como un thriller que intenta mostrar la otra casa del poder, deberíamos decir que no cumple los objetivos. Pero corresponde también decir que se debe evaluar lo que finalmente se ve: y, como culebrón, se defiende.

No es la típica receta del chico rico que se enamora de la muchacha pobre que se refugia en la cocina, o del chofer que cae rendido ante los pies de la niña rica de la casa. Aquí el cruce de vínculos y triángulos -que no tardan en mutar en otra formas geométricas- se da en el riñón del poder español.

Estrenada en Telecinco en febrero de este año, acaba de llegar a la Argentina: esta semana se verá el tercero de los 13 capítulos (va los martes a las 21, por los canales 201 y 1201 de DirecTV) y está disponible en streaming a través de DirecTV Go.

Matrimonio y algo más. El del presidente Alberto Guzmán (Emmanuel Esparza) y Ana Chantalle (Miryam Gallego).

Como si la fachada de la Moncloa pudiera derribarse conceptualmente, la lupa temática se para sobre la vida íntima de Alberto Guzmán, el presidente del Gobierno, interpretado pro Emmanuel Esparza. Pintón, carismático, sostenido de cerca por su gran amigo Guillermo Gutiérrez Casas, que ocupó ese mismo cargo hasta hace poco, el flamante líder español cae en una trampa de la que el espectador es testigo ni bien comienza el primer capítulo: mientras está en un hotel con Paula Campillo, su amante -que además es su jefa de comunicación-, toma cianuro diluido en su copa de champagne. Lo quieren matar, pero el presidente no se rinde.

Mirá también

Sus mujeres fingen dolor, pero las actrices que componen esos personajes son lo suficientemente sólidas como para soltar en esa escena pequeñas dosis de cinismo que aviven al público: tanto su amante (interpretada por Michelle Calvó) como su su esposa, Ana Chantalle (una ambiciosa primera dama amparada en el oficio de Miryam Gallego), asoman como las estrategas de lo que se cuece bajo las sábanas -literalmente- de la cama del presidente.

Evidentemente, uno puede imaginar que en el boceto inicial de Secretos de Estado hubo una intención de mugre a la vista, de corrupción descubierta, de chanchullos difíciles de ocultar… Pero terminó imponiéndose el relato de las relaciones, con la majestuosidad de los escenarios como telón de fondo. Entonces, lo que podría haber sido un dato pintoresco (por ejemplo, la hija descarriada del presidente enamorada del Jefe de Seguridad de la familia) se encolumnó entre los pilares del cuento. Ni hablar del vínculo sorpresivo entre el policial que investiga el caso y la principal acusada (la amante… ¿aliada con la esposa?), o de esa misma esposa como rival de su marido en una elección, o del crimen al que acusan al fiel asesor Guillermo, una vez que descubren muerto, en su propia cama, a su novio, al que mantenía oculto.

No sabremos si los secretos iniciales de esta serie eran más de Estado que de familia, pero lo cierto es que el resultado final desembocó en un culebrón convencional, con secretos develados cada dos o tres escenas. Y eso siempre seduce a la aguja del rating.

Ficha

Calificación: Buena

Drama Protagonistas: Emmanuel Esparza y Miryam Gallego Creador: Frank Ariza Emisión: Martes a las 21 por OnDirecTV (canales 201 y 1201) y, vía streaming, en DirecTV Go.

Articulos relacionados