Nicolás Blandi, en noche de resurrección y gritoDeportes 

Nicolás Blandi, en noche de resurrección y grito

Nicolás Blandi estaba en una suerte de limbo extraño para lo que había significado en los últimos tiempos para San Lorenzo. Sin la titularidad y hasta sin siquiera concentrarse, como le había sucedido el sábado pasado, ante Rosario Central. Incluso, existió la chance en la semana de que el centrodelantero volviera a ver a sus compañeros por televisión. Sin embargo, saltó al campo de juego y volvió a sentirse vivo.

Después de una gran maniobra individual de Víctor Salazar por la derecha, que terminó con el ex Central entrando al área de Arsenal, Blandi se zafó de la marca de Fabio Pereyra y aprovechó cuando Franco Sbuttoni salió de la cueva para intentar detener al lateral del equipo de Juan Antonio Pizzi.

Conectó entonces un remate impecable, casi cayéndose, con muchísima rosca, lo que hizo que la pelota se abriera y resultara imposible de detener para Gagliardo: entró pegadita al poste derecho del arquero, golpeando el costado de la red. Golazo.

En el grito del ex Boca estuvo todo el desahogo por las situaciones de las últimas semanas, en las que parecía haber perdido muchísimo terreno, en parte aquejado por actuaciones que se habían visto en múltiples ocasiones malogradas por problemas físicos y porque sus características no son de las que más seducen a Juan Antonio Pizzi. Desde la llegada del entrenador, de hecho, apenas había jugado 26 minutos. Ahora, va en busca de su revancha. Por lo pronto, su grito en la noche de Sarandí es un buen aliciente.

Articulos relacionados