Detuvieron a dos jóvenes por el crimen del diácono en TemperleySociedad 

Detuvieron a dos jóvenes por el crimen del diácono en Temperley

Dos jóvenes de 19 y 20 años fueron detenidos este martes 11 de junio, acusados del asesinato en Temperley de Guillermo Luquín, el diácono de la parroquia Nuestra Señora del Carmen. Según trascendió, los dos sospechosos son vecinos del barrio y tenían un contacto habitual con la víctima.

Luquín fue hallado sin vida el domingo 9 de junio en su casa ubicada en la localidad del partido de Lomas de Zamora, provincia de Buenos Aires. El religioso de 52 años se desempeñaba, además, como empleado en una sucursal local del Banco Provincia.

Ese día, el sacerdote no concurrió a dar misa y su sobrino de 22 años fue quien encontró el cadáver en la habitación de su casa, según informó la agencia de noticias NA. El joven llamó al 911 y los policías, al llegar, encontraron el cuerpo desnudo, envuelto en sábanas, al costado de la cama, en el piso de la habitación.

En un intento de robo, asesinaron de tres tiros a un sargento de la Gendarmería en Moreno

La víctima presentaba una profunda herida cortante en el cuello y estaba envuelto en las sábanas de la cama, mientras que en la casa no había señales de ingresos forzados o del robo de elementos de valor. Los datos preliminares de la autopsia confirmaron que el religioso fue golpeado con brutalidad en la cabeza y sufrió una fractura de cráneo. Además, habría sido apuñalado cinco veces y una herida en la arteria carótida habría sido la causa de su muerte.

Uno de los jóvenes detenidos. 

En el dormitorio, los investigadores encontraron signos de una disputa física, un cuchillo de cocina junto al cuerpo y una gran mancha de sangre sobre la cama. Los médicos del Same que llegaron a la vivienda del diácono, en la calle Bombero Ariño al 800, señalaron que el cuerpo presentaba un corte en el cuello y se especulaba con que lo mataron durante la madrugada del domingo.

Se cree que tenían vínculo habitual con la víctima. 

Hace días, se dio a conocer a través de las redes sociales una publicación en la que se acusaba al diácono de haber llevado a un menor hasta un lavadero de autos para luego abusar de él. No obstante, no hubo denuncia formal. La investigación quedó a cargo de la fiscalía N°6 de Lomas de Zamora. El expediente, en principio, fue caratulado como “averiguación de causales de muerte” y luego como “homicidio”.

AB/FF

Articulos relacionados