Uber debutó en Wall Street con un tropiezoEconomía 

Uber debutó en Wall Street con un tropiezo

Aunque intentó ser cauteloso con el valor de venta que le puso a su acción, Uber comenzó a cotizar en Bolsa con un tropiezo. La empresa se disponía a realizar este viernes una de las salidas a Bolsa más importantes de la historia, pero los títulos de la compañía arrancaron con una caída de 8 %.

Las acciones de la plataforma tecnológica de transporte Uber llegaron a cotizar a US$ 41,44, frente a los 45 fijados para su salida a oferta pública, para luego recuperarse hasta los US$ 44. En la apertura de la rueda bursátil, las acciones  habían alcanzado los US$ 42, muy por debajo de las estimaciones corporativas.

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Los directivos de Uber planearon originalmente obtener una valuación de US$ 82.000 millones por la colocación de parte de su paquete accionario con la colocación a US$ 45.

Las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China que este viernes llevaban a rojo a los mercados neoyorquinos influyeron en la esperada salida a Bolsa de la tecnológica con sede en San Francisco (California), que regó la Bolsa de Nueva York (NYSE) con 180 millones de títulos, con opción de compra de otros 27 millones.

Además, el ejemplo de su rival Lyft, que se estrenó en el Nasdaq hace menos de dos meses y que desde entonces ha perdido más del 20 % de su valor, lastraba las expectativas sobre la salida de Uber.

El grupo estadounidense cotizará en la Bolsa de Nueva York bajo el símbolo UBER.

Dara Khosrowshahi, CEO de Uber, en la puerta de la Bolsa de Nueva York. Foto: Reuters.

Como lo dicta la tradición, su CEO Dara Khosrowshahi tocó el timbre de apertura en la sesión bursátil de Wall Street.

Mirá también

Luego de años de un crecimiento rápido pero turbulento, marcado por escándalos que han empañado su imagen, como la resistencia de los taxistas o las peleas judiciales contra las normativas locales en la mayoría de las ciudades donde desembarca, como Buenos Aires (en la Argentina, Mendoza es el único lugar donde opera legalmente) la llegada a Wall Street de Uber es mirada con mucha atención en los corrillos financieros y la industria de los vehículos de alquiler con conductor (VTC).

Esta operación supone, por ende, un “momento de la verdad” para Uber, así como para Khosrowshahi, nombrado en 2017 para mejorar una imagen muy degradada por escándalos repetidos, con miras a la introducción en el mercado de valores.

En los documentos bursátiles recientemente publicados como parte de esta oferta pública inicial (IPO por sus siglas en inglés), Uber pronosticó ingresos de alrededor de 3.000 millones de dólares en el primer trimestre de 2019 y una pérdida de casi mil millones.

Conductores de Uber, en la India, contra la empresa en Mumbai. Foto: AFP

La empresa busca diversificarse hacia actividades más rentables: entrega de comidas, monopatines, bicicletas. Su nuevo objetivo es convertirse en el Amazon del transporte.

Entre los muchos “riesgos” financieros actuales y futuros detallados por Uber están la competencia, las amenazas legales y reglamentarias y… los conductores, que se declararon en huelga y se manifestaron el miércoles en varias ciudades de Estados Unidos, argumentando que la salida a Bolsa enriquecerá a accionistas ya ricos, pero ellos mismos no ganarán un centavo.

Para mantener un precio de servicio atractivo y atraer clientes y conductores, Uber ha multiplicado descuentos, promociones y bonificaciones. Esa es también una de las causas de la hemorragia financiera que sufre el grupo desde sus inicios.

La firma, que dice tener 3 millones de conductores en todo el mundo, asegura sin rodeos: “Todavía estamos experimentando descontento (…) de un número significativo de conductores. Especialmente porque planeamos reducir incentivos (financieros) para los conductores, esperamos un aumento del descontento general” de su parte.

Otra amenaza es la posible recalificación por la justicia de conductores como empleados en lugar de trabajadores independientes.

En este frente, Uber informó el jueves que firmó un acuerdo con “una gran mayoría” de casi 60.000 conductores que presentaron demandas por su condición de independientes y que habían presentado procedimientos de arbitraje, es decir, fuera de los juzgados.

Uber, en la Bolsa de Nueva York. Foto: AP

La compañía estima que el monto total de estos acuerdos es de entre 146 millones y 170 millones de dólares.

“Es muy difícil ganarse la vida”, dijo Kevin Killelea frente al edificio de Nueva York que alberga las oficinas de Uber y Lyft. “Podrían tratarnos mucho mejor. Sin nosotros, ni siquiera podrían salir a Bolsa”.

Articulos relacionados