Próximo objetivo feminista: la tecnologíaSociedad 

Próximo objetivo feminista: la tecnología

En América latina, sólo 6 de cada 100 empresas están lideradas por mujeres. En la Ciudad de Buenos Aires, por un mismo trabajo, una mujer cobra un 22% menos que un hombre. A nivel nacional, esa brecha de género se amplía a un 27%. Las cifras son menos alentadoras si se observa las universidades: sólo un tercio de los estudiantes de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, son mujeres. Ante un panorama tan desfavorable para la mujer, surge la necesidad de que las voces femeninas en el ámbito profesional, y sobre todo en el tecnológico, se multipliquen.

En el último tiempo, aparecieron más referentes femeninas cuya labor en el ámbito digital comienza a dejar huella. El martes 23, la Legislatura porteña fue el lugar elegido para difundir esos logros en el evento “Transformando la sociedad: mujeres que lideran la revolución digital”. Allí se distinguió como Huésped de Honor de la Ciudad de Buenos Aires a la experta española en inteligencia artificial Alicia Asín, CEO de Libelium cuya representación en la Argentina la tiene SmartCity TNG.

El evento, organizado por la diputada Natalia Fidel, consistió en una mesa de debate que integraron, además de Asín, la secretaria de Gestión e Innovación Pública de la Nación, María Inés Baqué; y Cecilia Retegui, cofundadora de Zolvers. La mesa fue moderada por María Eugenia Estenssoro, y la secretaria de Cultura y Función pública del Gobierno de la Ciudad, Paula Uhalde.

La primera en contar su experiencia fue Asín que hizo hincapié en la necesidad de que más mujeres se formen en tecnología, para que puedan ocupar cargos directivos. “Los puestos de mayor responsabilidad son empleados por hombres. Tenemos la conciencia suficiente para cambiar eso”, opinó.

Por su parte, María Inés Baqué definió a la tecnología como herramienta de empoderamiento femenino. “ La invitación es mirarla como una oportunidad”, destacó.

Reconocimiento. Asín, fue nombrada Huésped de Honor por su labor al frente de Libelium. Gracias al trabajo en dicha empresa, que se dedica a hacer sensores que conectados a internet permiten obtener y almacenar distintos tipos de datos, Asín fue multipremiada en el mundo. Esos reconocimientos la llevaron a hacer un pedido en tiempos de revolución digital y feminismo. “Seamos compañeras. Nunca permitan que una mujer que tiene una brillante carrera, piense en retrasarla por la maternidad o por su pareja. Tenemos la necesidad de autopremiarnos y la obligación de ser referentes para otras”.

Articulos relacionados